17 de enero de 2018

¿Obligación de pago de los alimentos desde la fecha de la demanda o desde la sentencia?

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado
Especialista en Derecho de Familia


The Dinner Horn (Blowing the Horn at Seaside) Winslow Homer

En los asuntos de derecho de familia la importancia de la rapidez del proceso es crucial, pero es obvio que, por mucho que sea rápido, los meses pasan aún más veloces tanto para el que precisa de alimentos como para el que paga unos alimentos indebidamente, pero el que no paga y espera la resolución puede encontrarse con la sorpresa de tener que pagar los atrasos.

Ante ello, el artículo 148 del Código civil establece la posibilidad de reclamarlos desde la interposición de la demanda, pero para evitar equívocos, hay que tener muy claro dos situaciones bien distintas y no confundir aquellos supuestos en los que los alimentos se fijan por primera vez ( en pleitos matrimoniales o reclamaciones puras de alimentos) de aquellos en los que lo que se discute es su extinción o modificación de la cuantía, tanto para reducir como para elevar los ya fijados previamente en una resolución judicial.

Pues bien, el Tribunal Supremo desde el año 2014, en sus sentencias de 26 de marzo y 19 de noviembre estableció una doctrina jurisprudencial según la cual:
En el primer caso debe estarse a la doctrina sentada en sentencias de 14 de junio 2011, 26 de octubre 2011 y 4 de diciembre 2013 , según la cual "debe aplicarse a la reclamación de alimentos por hijos menores de edad en situaciones de crisis del matrimonio o de la pareja no casada la regla contenida en el art. 148.1 CC , de modo que, en caso de reclamación judicial, dichos alimentos deben prestarse por el progenitor deudor desde el momento de la interposición de la demanda". Sin duda esta regla podría tener excepciones cuando se acredita que el obligado al pago ha hecho frente a las cargas que comporta el matrimonio, incluidos los alimentos, hasta un determinado momento, con lo que, sin alterar esta doctrina, los efectos habrían de retrotraerse a un tiempo distinto, puesto que de otra forma se estarían pagando dos veces. 
En el segundo caso, esto es, cuando lo que se cuestiona es la eficacia de una alteración de la cuantía de la pensión alimenticia ya declarada con anterioridad, bien por la estimación de un recurso o por un procedimiento de modificación, la respuesta se encuentra en la propia STS de 26 de marzo de 2014, Rec. n° 1088/2013 , que, tras analizar la jurisprudencia aplicable, fija como doctrina en interés casacional que "cada resolución desplegará su eficacia desde la fecha en que se dicte y será solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de la interposición de la demanda, porque hasta esa fecha no estaba determinada la obligación, y las restantes resoluciones serán eficaces desde que se dicten, momento en que sustituyen a las citadas anteriormente" . Dicha doctrina se asienta en que, de una parte, el artículo 106 del Código Civil establece que los "los efectos y medidas previstas en este capítulo terminan en todo caso cuando sean sustituidos por los de la sentencia o se ponga fin al procedimiento de otro modo", y de otra, el artículo 774.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que "los recursos que conforme a la Ley se interpongan contra la sentencia no suspenderán la eficacia de las medidas que se hubieran adoptado en ésta", razones que llevan a la Sala a entender que cada resolución habrá de desplegar su eficacia desde la fecha en que se dicte, siendo solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de interposición de demanda (porque hasta esa fecha no estaba determinada la obligación), no así las restantes resoluciones que modifiquen su cuantía (sea al alza o a la baja), las cuales solo serán eficaces desde que se dicten, momento en que sustituyen a las dictadas anteriormente.
Pues bien, siendo dicha doctrina no discutida, el Tribunal Supremo en la reciente sentencia de fecha 20 de diciembre de 2017 (Id Cendoj: 28079110012017100652) analiza un supuesto realmente “novedoso”, por cuanto que, sin modificar la doctrina antes expuesta y que cita literalmente en la sentencia, accede a mantener la retroactividad de los alimentos en un procedimiento de modificación de medidas y que los alimentos fijados se retrotraigan a la fecha de la interposición de la demanda.

La peculiaridad de este asunto no es otra que, el hijo, antes de presentarse la demanda pasa a convivir con el padre, el cual tenía la obligación por sentencia de pagar una pensión alimenticia a la madre.

Por tanto, el Tribunal Supremo entiende, con buen criterio, que en este supuesto no estamos en el caso de una alteración de la cuantía de una previa pensión, sino ante el establecimiento de una nueva pensión alimenticia, esta vez con cargo a la madre, por lo que entiende procede mantener la retroactividad de su pago desde la fecha de la interposición de la demanda.

Nada se dice en la sentencia que comentamos respecto de qué ha ocurrido con las mensualidades que se han devengado durante el proceso judicial y a las que estaba obligado el padre a pagar conforme al 240 de la LOPJ, pero entendemos que al retrotraer los efectos, hay una “compensación” al amparo del artículo 151 del CC, aunque en dicho artículo expresamente se prohíba. ¿Y si le hubieran ejecutado operaría la devolución?. Cuestiones jurídicas que quedan por resolver.

Curioso, pero coherente, y como siempre el Derecho de Familia sigue siendo el más cercano a la realidad social, aunque sigan quedando cuestiones pendientes, pero eso, como dijo Michael Ende: “esa es otra historia”.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

Imagen inicial: Winslow Homer [Public domain], via Wikimedia Commons

9 de enero de 2018

Concurso: diseña la imagen del 14º Congreso jurídico de la Abogacía Icamalaga

Ya tenemos las fechas para nuestro 14º Congreso jurídico de la Abogacía: los días 18 y 19 de octubre en el Palacio de Congresos de Málaga. Os iremos contando todas las novedades aquí, pero antes, nos gustaría recordar con vosotros cómo fue la edición de 2017, celebrada en Torremolinos. 

  

Y como véis, empezamos a ponernos en marcha para octubre de 2018, con el concurso para buscar la imagen de nuestro 14º Congreso jurídico Icamalaga.

¿Qué tenéis  que hacer para participar?
  • Podrá tomar parte en el concurso cualquier persona mayor de edad.
  • El plazo de admisión finaliza el 31 de enero.
  • Se tendrá en cuenta a efectos de fecha de envío, la que figure en el matasellos de correos o control de la agencia de transportes. No se admitirán aquellas que se recepcionen en el Colegio de Abogados de Málaga después del 5 de febrero de 2018 
  • Solo podréis presentar una obra, original e inédita, que cumpla los requisitos señalados expresamente en las bases.
  • Es importante que tengais en cuenta que el cartel debe incluir obligatoriamente los siguientes textos:
14º CONGRESO JURÍDICO DE LA ABOGACÍA
ICAMALAGA 
18 Y 19 DE OCTUBRE DE 2014. 
PALACIO DE FERIAS Y CONGRESOS DE MÁLAGA


  • Las obras serán entregadas personalmente o remitidas, debidamente embaladas, a la dirección:Colegio de Abogados de Málaga. Departamento de Formación y Cultura. Paseo de la Farola, 13. 29016 Málaga. Además, se leerá claro y resaltado en el exterior del embalaje la frase "Concurso Cartel Anunciador 14º Congreso Jurídico de la Abogacía Icamalaga" adjudicándoles un nº de orden a cada uno de los carteles recibidos 
  • ¿Quién formará el jurado?  El jurado estará presidido por nuestro decano, Javier Lara, y compuesto por personas de reconocido prestigio que designará la Junta de Gobierno.La obra ganadora recibirá un premio de 1.000€. 
  • Podéis acceder al texto completo de las bases aquí
Esperamos contar con vuestra participación y os contaremos más novedades sobre el 14º Congreso jurídico Icamalaga muy pronto. 

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer: