15 de marzo de 2017

Cómo vencer la falta de tiempo y hacer crecer tu despacho

Autora: Mar Bravo, de Innovassistant



Hace meses que notas que te falta el tiempo y que no llegas a todo. Las tareas se  acumulan en tu escritorio y además de atender a tus clientes tienes que hacer muchas cosas más: responder a miles de mails, hacer las minutas, llevar tu contabilidad, quizás también publicar en redes sociales… Son tareas que suponen un gran volumen de horas a lo largo del día y empiezas a ver que cada vez puedes dedicar menos tiempo a lo que verdaderamente es tu profesión: la abogacía.

¿Te has encontrado en esta situación o actualmente estás en ella? Sí, lo sé, se pasa mal.

Primero, porque ves cómo dedicas muchas horas a tareas que sabes que no deberías estar haciendo tú o que odias hacer y, segundo, porque esto empieza a tener consecuencias en tu despacho y en tu vida personal.

Es una situación muy común en los profesionales que trabajan solos, ya que además de hacer su trabajo tienen que sacar adelante otros ámbitos ajenos a su negocio como pueden ser el marketing o las ventas, a los cuales no solo tienen que dedicarles tiempo en ejecutarlos sino también en formarse ya que muchas veces son terrenos desconocidos para ellos.

Además, suele ocurrir cuando las cosas nos van bien. Llegan por fin clientes al despacho, que empieza a volar casi solo. Sin embargo, a medida que se hace grande, crecen las otras responsabilidades inherentes a un despacho que funciona y que nos quitan tiempo y las ganas.

Te preguntas: ¿Qué puedes hacer en esta situación? Contratar un asistente virtual puede suponer un gran cambio en tu negocio.

Lo primero que te puede venir a la mente es que ha llegado el momento de contratar a alguien. No obstante, quizás no tienes un espacio que ofrecer para que pueda trabajar contigo, pero sobre todo te preocupa la inversión necesaria para contratar a alguien.

Ante estos obstáculos un asistente virtual es la mejor opción. Un asistente virtual es un profesional freelance que te ayuda a llevar tu negocio. Al ser autónomo trabaja de forma remota, desde su casa u oficina, por tanto, no necesita que le proporciones un espacio físico ni un equipo específico, ya que usa el suyo propio. Además, no supondrá una gran inversión porque puedes contratarlo por tareas repetitivas de tu negocio o asuntos puntuales que necesites, dependiendo de tu volumen de trabajo.

De esta manera, contarás con más tiempo para poner el foco en lo verdaderamente importante: tu defender a tus clientes. Y es que piénsalo bien: tú no puedes hacerlo todo, necesitas algo de ayuda para que tu empresa funcione sin que acabes siendo su esclavo y se consuma toda tu energía e ilusión.

En resumen: no trates de hacer el trabajo de todo un equipo de personas, el despacho que soñaste puede verse afectado.


¿Qué puede hacer un asistente virtual por un abogado? Si no estás familiarizado con este término ni sabías de la existencia de este perfil profesional puede que no sepas cómo puede ayudarte. Lo cierto es que el asistente virtual puede darte soporte en muchas áreas de tu día a día, por ejemplo:

  • Administración. Puedes externalizar aquellas tareas diarias que tanto tiempo te consumen como mantener tu correo al día, gestionar tu agenda, recordatorio de plazos, asuntos personales, preparación de presentaciones, moderar comentarios de tu blog, construir y actualizar tu base de datos, preparar presupuestos, enviar minutas o controlar los cobros, entre muchas otras.
  • Marketing. Este área esencial en tu negocio también puedes dejarla en manos de un asistente virtual con total confianza. Se encargará de publicar y programar tus contenidos en redes sociales, atender a las consultas que recibas por estas vías, crear listas de suscriptores con tu gestor de email marketing, crear y programar correos electrónicos para promover contenido, crear newsletters y maquetar, publicar y programar artículos para tu blog.
  • Ventas. Si, como suele ocurrir con los abogados, no te sientes cómodo vendiendo, puedes delegar esta parte a tu asistente virtual, quien te ayudará a marcar objetivos, definir tu plan de acción y a desarrollar estrategias de implementación. También creará procesos efectivos que lleven a tu negocio a alcanzar sus metas y potenciará sus ventas.  
Si crees que tu despacho necesita crecer y dedicas mucho tiempo a tareas administrativas, de marketing, ventas o de gestión, contratar un asistente virtual aunque solo sean unas horas al mes, puede suponer un gran salto cualitativo y te permitirá crecer a la vez que disfrutas del camino.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- Herramientas de gestión: Trello para abogados
- Holocracia: ¿un despacho sin cargos ni jefes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!