25 de enero de 2017

Amanda Knox:presunta inocente



Últimamente se suceden los documentales basados en casos judiciales. En una entrada anterior analizamos el fenómeno O.J. (que en menos de dos años ha servido para crear una estupenda serie documental y otra serie de ficción). La moda ha llegado también a España, donde Movistar+ ha estrenado una serie de cuatro episodios sobre el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

En esta ocasión nos fijamos en el documental Amanda Knox, una producción propia de Netflix. El título, sencillo y directo, es un reflejo de lo que vamos a ver: la visión de la propia Amanda Knox sobre el asesinato de su compañera de piso, Meredith Kercher, en la idílica localidad italiana de Perugia. En 2007 este suceso conmocionó a toda Italia, y puesto que Amanda es estadounidense, y la víctima era británica, el seguimiento mediático tuvo un alcance global.

El documental, de un solo capítulo, ofrece una realización algo plana y su protagonista no consigue transmitir sus emociones, ni siquiera en los momentos más dramáticos, manteniendo una constante ambigüedad durante toda la filmación. Precisamente ese aire frío y distante fue una de las causas por las que Amanda Knox sufrió un terrible juicio paralelo, que recuerda al vivido por Dolores Vázquez en el caso Wanninkhof. La escasa simpatía que despiertan Amanda y Raffaele no puede desviar la atención de las irregularidades cometidas durante toda la investigación y parte del proceso.

La narración omite los testimonios de otras personas relacionadas con el caso y se centra en tres personas, además de Amanda: Raffaele Sollecito, el joven con el que en aquella época mantenía una relación; Guiliano Mignini, el Fiscal jefe, y uno de los principales periodistas que siguieron el caso, Nick Pisa, de The Daily Mail. A través de esas intervenciones podemos trazar los tres ejes de la narración: por un lado, los acusados (Amanda y Raffaele), por otro, la acusación y el poder judicial, y por último, la prensa.

Amanda y Raffaele fueron detenidos en los días inmediatamente posteriores al crimen y condenados un año y medio después a 26 y 25 años de prisión, respectivamente. Una tercera persona, Ruddy Gedde, fue también condenada a 30 años tras identificarse su ADN en el lugar del crimen y en la actualidad es el único de los acusados que continúa en prisión. 


La labor de Giuliano Mignini como jefe de la investigación dista mucho de ser objetiva, como él mismo reconoce en algún momento del documental. Más inquietante aún es la intervención de la prensa. Nick Pisa, lejos de sentir ningún remordimiento por su actuación, recuerda orgulloso su participación en la cobertura del caso como un hito en su carrera. Asistimos estupefactos al momento en que accede sin ningún problema al interior de las dependencias del forense y tiene acceso directo a sus informes. Esto nos da una idea del grado de ineficacia de la investigación, que se revela especialmente grave en lo relativo a la recogida y custodia de las pruebas.

De hecho, ese fue uno de los fundamentos de la sentencia de apelación que absolvió en primer lugar a Amanda y Raffaele, en 2011. El Tribunal Supremo italiano anuló esa sentencia y en 2014 el Tribunal de apelación de Florencia volvió a condenarlos. Por fin, en 2015, el Tribunal Supremo emitió una sentencia de absolución contra la que no cabía recurso alguno.

Entre tanto vaivén judicial, no podemos dejar de preguntarnos y preocuparnos por la víctima y su familia. Meredith Kercher es la gran ausente del documental. En una escena hacia el final, vemos a la madre de Meredith dirigirse sola hacia su casa. Es una buena metáfora de la invisibilidad que a veces, en casos como este, envuelve a la víctima.

Además del documental, existe una más que digna película para televisión: Amanda Knox, presunta inocente (2010) de la que hemos tomado el título para esta entrada, que cuenta en su reparto con nombres conocidos como Hayden Pannetiere interpretando a Amanda, y Marcia Gay Harden en el papel de su madre. Este telefilme nos da una idea más amplia de cómo era la vida de estas jóvenes en Perugia antes de que ocurriese el crimen y también para ver con más detalle las relaciones entre los implicados en un caso del que parece que nunca sabremos toda la verdad.


Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:
- Presuntos culpables. El misterio von Bülow
- Basado en hechos reales: O.J. Made in America

vídeo inicial: youtube-netflix

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!