15 de noviembre de 2016

Cámara o Sala GESELL. Prueba Preconstituida

Autora: Isabel Fernández Olmo
Fiscal Delegada de menores en Málaga

Inauguración de la Sala Gesell en la Ciudad de la Justicia de Málaga.
Foto: Europa Press/ Junta de Andalucía
Desde octubre de 2016, Málaga goza en la Ciudad de la Justicia de las llamadas Cámaras o Salas Gesell (llamadas así en honor a su creador, el psicólogo y pediatra estadounidense Arnold Gesell). Se trata de un recurso especialmente destinado a evitar la victimización secundaria de nuestros testigos menores de edad y otras personas especialmente vulnerables (sobre todo las personas con discapacidad necesitadas de especial protección), incluso a personas mayores de edad, o de violencia de género gravemente traumatizadas, a través de la preconstitución de la prueba. Con ello se previene el peregrinar penoso que sufrían nuestros testigos (especialmente en delitos de especial gravedad, como los delitos de naturaleza sexual) y se evita que la víctima sufra esa espiral en la que se convierte nuestro sistema judicial. En muchas ocasiones estos testigos declaran sucesivamente ante la policía, juez de instrucción, médico forense, psicólogos y en juicio oral. Ahora declararán una sola vez, con los requisitos exigidos por la Ley. Se prevé incluso que estas instalaciones puedan ser utilizadas por los Juzgados de Familia, o el de Incapacidades o el Instituto de Medicina Legal.

Con ello, Málaga se une a las recomendaciones de la Directiva Europea sobre víctimas 2012/29/UE, de 25 de octubre, cuyo art. 27 determina que se realicen las gestiones oportunas para que las referidas Cámaras o Salas entren en funcionamiento a más tardar el 16 noviembre 2015, así como a las exigencias de la Ley 4/2015, de 27 de abril, del Estatuto de la víctima del delito, art. 26, 1 a), que obliga a brindar a los sujetos pasivos especialmente vulnerables de hechos delictivos, un trato específico y que les permitan testificar en condiciones que permitan su efectiva protección frente a las consecuencias de prestar declaración en audiencia pública, así como su privacidad.

¿Cuándo procede?

Nuestro actual marco normativo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal a partir de las últimas reformas (Ley 4/2015, de 27 abril de 2015) admite expresamente la preconstitución probatoria, incluso va más allá que el Estatuto de la víctima:
  • En fase de instrucción: En los art. 433 y 448 (sumario ordinario) y art. 777 (procedimiento abreviado) LECrim.
  • En fase de juicio oral: En el art. 707, 3 LECrim. 
Siendo toda una innovación en este sentido la actual redacción de los artículos 730 y 731 bis LECrim, que permiten reproducirse o leerse en juicio las declaraciones recibidas de conformidad con lo previsto en el art. 448, y sin necesidad por tanto de que el testigo menor de edad o persona especialmente vulnerable tenga que declarar de nuevo. Se incluye en la actual redacción, tanto los casos de imposibilidad material (testigos en el extranjero o que se prevea su muerte o incapacidad física o intelectual), como de imposibilidad legal (personas de especial vulnerabilidad: menores de edad o con discapacidad). Y siendo, totalmente necesario que esas declaraciones preconstituidas se introduzcan en el acto de la vista a través de la reproducción videográfica de la grabación.

Para ello es necesario acreditar que concurre una causa legítima de “imposibilidad legal” (no solo material) que impide su declaración en juicio oral, aunque no es fácil zanjar cual es el límite de edad, tratándose de menores de corta edad (menos de 10 años), parece lógico pensar que su propia inmadurez justificaría su no presencia en el plenario, y a partir de esa edad, sería oportuno que se acompañara con un informe psicológico sobre un posible riesgo para los mismos que desaconsejarían su declaración en el plenario.

Numerosa jurisprudencia europea y nacional venía imponiendo o amparando su práctica:
  • Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 2 de julio 2002 y de 19 febrero 2013 y la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 16 junio 2005 (el importante caso Pupino).
  • STC 57/2013, de 11 de marzo
  • STS, Sala 2ª 96/2009, de 10 de marzo, 290/2012, de 23 de marzo, 470/2013, de 5 de junio, 357/2014, de 16 de abril.
¿En qué consiste?
Sala Gesell. Ciudad de la Justicia de Málaga.
Foto: La opinión de Málaga 

Se trata de una amplia habitación separada por un gran espejo, que distingue dos zonas: cada una de ellas tiene entrada por puertas distintas y acceso por distintos pasillos. Este espejo es unidireccional (sólo desde una de las zonas es posible visualizar lo que ocurre en la otra). La habitación está dotada de toda la tecnología necesaria para su visión y grabación. Las dos zonas son:

  • Zona de exploración, con una decoración agradable, que no recuerda para nada las instalaciones judiciales y es donde se encuentra el menor o persona especial vulnerable junto con el psicólogo o persona experta, en su caso. Es la zona donde se realiza la entrevista, que se encuentra insonorizada, y que tiene un sistema de grabación audio y vídeo, y que permite su conexión con la zona de observación. De tal forma que el testigo declara con total tranquilidad, privacidad, sin contacto visual con la otra zona, en un ambiente relajado. 
  • Zona de observación donde están presentes el juez, el Ministerio Fiscal, el letrado de la Administración de Justicia, el letrado del acusado y el acusado. Esta zona permite incluso, que alguna de las partes esté presente por videoconferencia. Cualquiera de las partes puede interrogar al testigo, aunque en caso de menores las preguntas siempre se formularán a través del psicólogo. De esta forma se salvaguardan los derechos de defensa del acusado y el principio de contradicción y la judicialidad de la diligencia. 

Físicamente está ubicada en las dependencias del Instituto de Medicina Legal. Así, Málaga se une a las escasas ciudades españolas como Pamplona o Valencia que disfrutan de este recurso.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

Imágenes: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!