7 de septiembre de 2016

La Justicia francesa: breve presentación de sus tribunales


Autora: Lucie Davioud,
Jurista-lingüista y fundadora de Leglosa


Independientemente de que seamos juristas y de que nuestra profesión esté íntimamente relacionada con el Derecho, en ocasiones nos encontramos con que debemos trabajar con un sistema jurídico extranjero. En estos casos, es conveniente conocer al menos cuáles son sus principales características, así como sus similitudes y diferencias con relación al sistema jurídico español.

En concreto, este artículo trata sobre la organización de la Justicia en Francia. Sin embargo, como se trata de un tema muy vasto, empezaremos por presentar y describir someramente cuáles son los órganos jurisdiccionales del país vecino y sus respectivas competencias.

En Francia, la organización de la Justicia está regulada en el Code de l’organisation judiciaire y el Code de justice administrative, que ordenan el sistema judicial y determinados órganos jurisdiccionales administrativos, respectivamente.

La primera diferencia que observamos es que, mientras que en España la jurisdicción ordinaria está dividida en cuatro órdenes jurisdiccionales, Francia cuenta con dos: el ordre judiciaire, en el que se resuelven los conflictos entre particulares y las infracciones de naturaleza penal; y el ordre administratif, en el que se resuelven los conflictos entre particulares y el Estado o la Administración pública. Son dos órdenes completamente independientes el uno del otro, tal y como lo exige el principio de la separación de poderes, en virtud del cual un juez del ordre judiciaire no podrá conocer de asuntos relacionados con la Administración pública.

Asimismo, cada uno de esos órdenes está compuesto por órganos jurisdiccionales (juridictions) de primera instancia, de segunda instancia y de casación —que es el órgano más alto del orden en cuestión—, organizados piramidalmente.

Leglosa

Así, en la base del ordre judiciaire están los órganos jurisdiccionales de primera instancia (juridictions de première instance, también llamadas juridictions de premier degré), que conocen de los asuntos por primera vez. A su vez, estos están divididos en dos grandes categorías: las juridictions civiles (órganos jurisdiccionales civiles) y las juridictions pénales (órganos jurisdiccionales penales).

Las primeras, por su parte, están integradas por el tribunal de grande instance (órgano jurisdiccional común), tribunal d’instance, juridiction de proximité (hasta principios de 2017), tribunal de commerce (se encarga de dirimir los litigios entre comerciantes), conseil de prud’hommes (que resuelve, en el ámbito privado, los conflictos entre el empleador y el empleado nacidos del contrato del trabajo), tribunaux des affaires de sécurité sociale y tribunal paritaire des baux ruraux.

Por su parte, los órganos jurisdiccionales penales son competentes en función de la infracción cometida, dividida en tres tipos según la gravedad: contravention, délit y crime (de la menos grave a la más grave). Desde septiembre de 2003 y hasta 2017, tanto el Tribunal de police (contraventions de 5ème classe) como la juridiction de proximité (contraventions de las primeras cuatro categorías) son competentes para conocer de las contraventions. Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2017, fecha en la que se suprimirán las juridictions de proximité, el tribunal de police recuperará la competencia total en materia de contraventions.
Puede suceder que las partes no estén satisfechas con la resolución dictada por el órgano jurisdiccional competente de primera instancia. En este caso, en principio podrán recurrirla ante la cour d’appel, tribunal de segunda instancia. Este está dividido en varias chambres (salas), especializadas en materias (p. ej., chambre des appels correctionnels, chambre commerciale, chambre sociale, etc.).

Si aún con todo éstas no obtuvieran satisfacción, podrán interponer un recurso de casación ante la Cour de cassation, el Alto Tribunal del ordre judiciaire: es único y se encuentra en París. No se sitúa en una tercera instancia, puesto que su labor consiste en pronunciarse sobre la legalidad de la resolución dictada en última instancia por los órganos jurisdiccionales civiles y penales, y no sobre el fondo del asunto, garantizando así la uniformidad de la jurisprudencia a escala nacional.

El ordre administratif, por su parte, está estructurado de la misma manera que el ordre judiciaire.


Así, en la base encontramos los tribunaux administratifs y cours administratives d’appel, que son los órganos jurisdiccionales de primera y segunda instancia, respectivamente. El Conseil d’État culmina la configuración de este orden: es el Alto Tribunal del mismo.

Sin embargo, y a diferencia de la Cour de cassation, que solo tiene competencia para conocer de los pourvois en cassation (recursos de casación), el Conseil d’État también es competente, por motivos históricos, para conocer de los asuntos en primera y segunda instancia que la ley determine.

Finalmente, concluimos este artículo con el Tribunal des conflits, encargado de resolver los conflictos de competencias que necesariamente van a surgir entre los dos órdenes jurisdiccionales antedichos, determinando cuál de los dos es competente en cada caso. Se trata de un órgano jurisdiccional paritario, formado por miembros de la Cour de cassation y del Conseil d’État, completamente independiente de los dos órdenes jurisdiccionales.

A este respecto, la organización judicial francesa constituye una excepción: si bien los conflictos de competencias son inherentes a esta dualidad jurisdiccional, de entre todos los países que han adoptado este sistema judicial, tan solo Francia ha creado un órgano específico para su resolución.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

- El Coronel Chabert
- La profesión de abogado en Inglaterra

2 comentarios:

  1. Excelente explicación de la organización de la justicia en Francia.

    ResponderEliminar
  2. Soy dominicano, abogado y recientemente estuve en París en unos cursos intensivos de Francés. Siempre sigo los cursos de Lucie Davioud, he aprendido bastante y me ayuda a perfeccionar mi francés.

    ResponderEliminar

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!