29 de junio de 2016

Criterios para la cuantificación de la compensación económica en régimen de separación de bienes

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado.
Especialista en Derecho de Familia en
Reyes Gallur Abogados


Imagen de la película "Crueldad intolerable" (Joel Coen, 2003)

Es reiterada la jurisprudencia del Tribunal Supremo relativa a cuándo procede la indemnización prevista en el artículo 1438 del Código Civil (STS de fecha 31 de enero de 2014, 26 marzo 2015). No lo es en cuanto a los parámetros a utilizar para fijar la concreta cantidad debida y la forma de pagarla, como tampoco lo es en las Audiencias provinciales en las que las discrepancias son evidentes

Tal como afirmó la STS de 14 de julio de 2011, entre otros criterios que el juez ha de valorar, está el del “sueldo que cobraría por realizar el trabajo una tercera persona, de modo que se contribuye con lo que se deja de desembolsar o se ahorra por la falta de necesidad de contratar servicio doméstico ante la dedicación de uno de los cónyuges al cuidado del hogar".

Es un criterio, pero no el único. La sentencia del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 2015, merece ser analizada, dado que fija una compensación de 250.000 € a favor de la esposa, la cual no solo contaba con varias empleadas de servicio doméstico, sino hasta con un chófer a su servicio.
Al final el Tribunal Supremo en la citada sentencia resuelve que, como se ha expuesto, al no determinar la norma cómo debe hacerse esta compensación económica” deberá el Juez valorar todas las circunstancias antes expresadas y procurar hacerlo de una forma ponderada y equitativa a la extinción del régimen económico matrimonial teniendo en cuenta dos cosas:

Primera: que no es necesario para obtenerla que se haya producido un incremento patrimonial de uno de los cónyuges, del que pueda ser participe el otro, y, segunda, que lo que se retribuye es la dedicación de forma exclusiva al hogar y a los hijos, dentro de la discrecionalidad que autoriza la norma; circunstancias todas ellas que permiten concretar la compensación en la cifra de doscientos cincuenta mil euros, atendiendo:

  • 1.- A los años de convivencia
  • 2.- Al apoyo que la esposa ha tenido de terceras personas en la realización de tales menesteres,
  • 3.- Y sin que la situación patrimonial que pretende hacer valer el esposo sea óbice para ello”. (Los apartados 1.- a 3.- son míos para una mejor comprensión)

Como vemos no sabemos de dónde obtiene los 250.000 euros, pues el matrimonio duró 10,9 años (3.984 días), pues si el salario base de una empleada de hogar a tiempo completo es de 750€/mes obtendríamos la suma de 98.100€ cantidad muy alejada de los 250.000€ concedidos, y ello contando que tenía empleadas de hogar, lo que debería reducir el importe.

La pregunta es, ¿los 53,7 € diarios de convivencia matrimonial, (250.0000€) que le ha concedido el TS atienden al importante patrimonio del esposo y que se obtienen durante el matrimonio? La respuesta es que sí, pues de otro modo no puede llegarse a esa cifra tan elevada.

Sin embargo, esta sentencia sienta la siguiente doctrina que parece contradecirse con el importe concedido:

“El derecho a obtener la compensación por haber contribuido uno de los cónyuges a las cargas del matrimonio con trabajo doméstico en el régimen de separación de bienes requiere que, habiéndose pactado este régimen, se haya contribuido a las cargas del matrimonio solo con el trabajo realizado para la casa. Se excluye, por tanto, que sea necesario para obtener la compensación que se haya producido un incremento patrimonial del otro cónyuge".
Y nos preguntamos lo anterior puesto que la sentencia del tribunal supremo de 14 de julio de 2011 estableció una compensación de 108.000€ “que resulta de multiplicar 600€, que costaría una empleada del hogar al mes, por doce meses, y multiplicado por los 15 años de duración del matrimonio".

Posteriormente, la sentencia de 5 de mayo de 2016 establece que el quantum indemnizatorio ha de hacerse “ en función de distintas circunstancias concurrentes, los citados u otros que pudieran concurrir en el caso concreto, y lo hace de manera ponderada y motivadamente, no será una cuestión que deberá alterarse en casación mediante el recurso en interés casacional, del que carece, al responder a la doctrina expresada por esta sala, tal y como ocurre en este caso en el que la sentencia recurrida, a través de un juicio ponderado, con la prueba de la que dispone, ha tenido en cuenta los parámetros resultantes de la doctrina jurisprudencial para determinar el importe de la compensación con lo que no hay ni la infracción del artículo 1438 CC , ni el asunto presenta el interés casacional que justificó la admisión del recurso.”

Por tanto, en los tiempos de crisis que hemos y estamos pasando, donde los regímenes de separación de bienes han vuelto a establecerse para proteger el patrimonio que pudieran formar o tener los cónyuges, no está de más que en las capitulaciones se establezca el derecho, el modo y la forma de calcular en su caso este derecho, porque a la vista de las sentencias dictadas por el Tribunal Supremo, la cuantía no es nada desdeñable, y no olvidemos que a estas compensaciones no les son de aplicación las causas de modificación ni de extinción de la pensión compensatoria.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

Imagen inicial: movpìns 

22 de junio de 2016

Retroactividad de las sucesiones de no residentes en España

Autora: Raquel Attard Porras, 
Abogada fiscalista en Attard Abogados


La Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones fue modificada por la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de 3 de septiembre de 2014 (asunto C-127/12).

Dicha sentencia consideró que había una discriminación patente en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) español para los no residentes que heredaran bienes o derechos en España, por lo que la modificación del ISD se introdujo en la Disposición adicional segunda de la Ley, de acuerdo con las siguientes reglas:
  • Si el fallecido era residente en un Estado miembro de la Unión Europea, se aplica la normativa de la Comunidad Autónoma en la que se encuentren el mayor valor de los bienes y derechos del caudal relicto situados en España.
  • Si el causante era residente en una Comunidad Autónoma española, será de aplicación la normativa propia aprobada por dicha Comunidad Autónoma si tenía bienes o derechos en ella.
  • Si no hubiera ningún bien o derecho situado en España, se aplicará a cada sujeto pasivo (que sí fuera residente) la normativa de la Comunidad Autónoma en que resida.
  • En cuanto a la donación de bienes inmuebles, se aplica la normativa de la Comunidad Autónoma en la radique dicho bien, cuando el contribuyente sea residente en la Unión Europea.
  • Si el bien inmueble está situado fuera de España pero en un Estado miembro de la Unión Europea, los contribuyentes residentes en España podrán aplicar la normativa propia de la Comunidad Autónoma en la que residan.

En la donación de bienes muebles, habrá que estar a donde hayan estado situados un mayor número de días dentro de los cinco años anteriores a la donación, para saber si se puede aplicar la normativa de la Comunidad Autónoma en cuestión.

Esta modificación entró en vigor el 1 de enero de 2015 y eliminó la discriminación impositiva entre residentes y no residentes comunitarios para que estos últimos pudieran aplicar en igualdad de condiciones la normativa de las Comunidad Autónoma oportuna, que suele ser más beneficiosa que la estatal puesto que el ISD es un impuesto cedido a las CC.AA., que pueden regular ciertos aspectos del mismo: la tarifa del impuesto, reducciones sobre la base imponible, o el establecimiento de deducciones o bonificaciones en cuota.

Sin entrar a valorar la sentencia del TJUE, que ya ha sido objeto de muchos pronunciamientos y análisis sobre su aplicación en la práctica, ni si la misma se extiende a contribuyentes más allá de la Unión Europea, sí quiero intentar contestar a la siguiente pregunta, ¿Qué ocurre con las liquidaciones realizadas antes de la entrada en vigor de esta modificación?

Como sabemos, las declaraciones-liquidaciones y las autoliquidaciones presentadas a Hacienda prescriben a los cuatro años, por lo que muchas todavía son revisables. El problema es que la Disposición adicional segunda de la LISD no se aplica con efectos retroactivos, pues nada dice la norma al respecto.

De esta manera, los contribuyentes que liquidaron el impuesto antes de la entrada en vigor de esta normativa verían cerrada la puerta –a priori- ante una posible revisión. Sin embargo, donde se cierra una puerta, se abre una ventana. En este sentido, me gustaría traer a colación una Resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central –TEAC- de 31 de enero de 2013, la nº 00/1778/2011.
En ella se viene a decir que cuando una Sentencia del TJUE declare que una disposición de la normativa tributaria interna incumple la normativa comunitaria, dicha Sentencia tendrá efectos ex tunc, es decir, desde siempre. Eso sí, matiza la Resolución que, aunque se aplique de forma retroactiva, no alcanzará a los actos que sean ya firmes.

Por lo tanto y actualmente, si un contribuyente puede acogerse a uno de los puntos de conexión especificados en la DA 2ª de la LISD, puede seguir el procedimiento de devolución de ingresos indebidos para recuperar el exceso pagado antes de que finalice el plazo de prescripción (4 años desde el último día que termina el plazo voluntario para presentar la declaración, que son 6 meses).

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer

Imagen inicial: wikicommons  

15 de junio de 2016

El caso Albelda y la génesis de un estilo

Autor: David Varea Fernández

El fútbol está plagado de paradojas, anécdotas, curiosidades y también casualidades que darían para llenar las hojas de varios libros. A propósito de la Copa de Europa de Naciones que desde el pasado viernes se está celebrando en Francia, he querido recordar una de ellas por estar íntimamente relacionada con el incontestable dominio que la Selección Española ha ejercido desde la fase final de la Euro 2008 celebrada en Austria y Suiza hasta la disputada en 2012 en tierras de Polonia y Ucrania, pasando por el inolvidable éxito en la Copa del Mundo de 2010 en Sudáfrica que se celebró en el intervalo de ambos torneos continentales. Esa relación no podría decirse que fuese ciertamente directa pero sí coyuntural como veremos ahora. Estoy hablando de la circunstancial ausencia del por entonces futbolista del Valencia CF David Albelda de la lista definitiva de jugadores convocados a la cita de 2008 elaborada por el recordado Luis Aragonés y lo que ello supuso para el estilo futbolístico del combinado nacional. Pero, pongámonos en antecedentes.

Vicente Albelda, en 2012
Al inicio de la temporada 2007-2008, David Albelda figuraba como titular indiscutible de su equipo, siendo además su capitán y emblema, al tiempo que era una de las piezas clave de la selección de Luis Aragonés, así como uno de los fijos en sus alineaciones. El centrocampista valenciano había participado ya en el Mundial de Corea-Japón en 2002 (con Camacho como seleccionador), la Eurocopa de 2004 en Portugal (Iñaki Sáez como técnico) y en el Mundial de Alemania 2006 ya con Luis en el banquillo español. Tras un nefasto comienzo de fase clasificatoria con derrotas consecutivas ante Irlanda del Norte y Suecia, España se sobrepuso y enderezó su camino hacia la Euro con cuatro victorias consecutivas, aunque un empate en Reikiavik ante Islandia el 8 de septiembre volvió a sembrar dudas. Cuatro días después se salvaron los muebles ante Letonia en Oviedo, dejando la clasificación para el decisivo partido ante Dinamarca en octubre y el posterior ante Suecia en Madrid en noviembre.

 Al mismo tiempo e iniciado el nuevo ejercicio, el Valencia era dirigido por Quique Sánchez Flores y presidido por Juan Soler. Entretanto llegó el determinante duelo ante los daneses en Aarhus donde Aragonés se vio  ante la problemática de cómo armar el juego ofensivo español ante las ausencias de David Villa y Torres. Fue aquel 13 de octubre cuando Luis dio con la clave y decidió rodear al atacante españolista Tamudo de centrocampistas técnicos y habilidosos a la par que de baja estatura (por vez primera jugaron juntos Xavi, Iniesta y Fàbregas además de Joaquín). Aquel día nació el nuevo estilo de España con una exhibición memorable que marcaba el camino a seguir en los años posteriores, desterrando paulatinamente los complejos de una selección que hasta entonces carecía de un patrón de juego y una seña de identidad propios, aferrándose en demasiadas ocasiones a la épica o la histórica garra que tan pocos éxitos le habían otorgado en el panorama internacional. 

Albelda, al igual que en los partidos anteriores, había participado en el encuentro como titular. Días después, en la 9ª jornada de liga, el entrenador del Valencia es relevado en el cargo por el neerlandés Ronald Koeman. El 17 de noviembre España vuelve a realizar un fútbol brillante y ofensivo para derrotar a Suecia sellando su clasificación para el torneo continental. Apenas un mes después, David Albelda es apartado de su equipo junto a sus compañeros Cañizares y Angulo, privándole asimismo de la capitanía de la plantilla. Ante tal situación, en enero el jugador decidió demandar a su club alegando que la entidad le impedía ejercitar su profesión. Un mes después el juez desestimó la causa dando la razón a la sociedad ché. Albelda no volvería a jugar en toda la temporada y en esa situación Luis Aragonés dejó de convocarle, perdiendo así su plaza en la convocatoria final para la Euro. El 6 de febrero de 2008 el futbolista disputaría su último partido con España en un amistoso ante Francia disputado en Málaga tras dos meses sin jugar con su equipo. No volvería a ser convocado por el seleccionador. Su lugar en el campo fue ocupado por el hispano-brasileño Marcos Senna, leyenda del Villarreal, de corte similar al valencianista pero de mayor calidad técnica, visión de juego, pase y disparo, lo que ayudó a cimentar el nuevo estilo del combinado nacional que tan admirado e imitado ha venido siendo desde aquel entonces, llegando a ser considerado uno de los más influyentes de la historia del fútbol.

Afirmar que la ausencia de Albelda por los motivos que he expuesto y recordado con la consiguiente presencia de Senna resultó providencial sería tal vez injusto. Empero, como la mayoría de analistas, expertos y estudiosos han aseverado, aquella concatenación de casualidades significaron un punto de inflexión, un movimiento de fichas que a la postre resultaron claves para la consecución de ese ciclo exitoso de nuestra Selección.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- La regulación de los fondos de inversión en el fútbol
- Dos días, una noche: parábola de la solidaridad

Imagen inicial: De Víctor Gutiérrez Navarro - Flickr: Valencia CF - Español 

8 de junio de 2016

Desmarkándo me: creando mi marca personal

Autora: Laura Bueno Rubiales,
Facilitadora Lego® Serious Play®
Fundadora de Karismatia



Muchos son los egresados de la licenciatura de Derecho y pocos los que lo hacen con la definición de su marca, de hecho, gracias a que el mundo es cambiante, las tecnologías aumentan, los conflictos son diferentes,… las mediaciones a realizar y el nicho de mercado evoluciona, el profesional se ve forzado a adaptarse a los cambios y definirse. 
Hoy en día es común la colaboración entre diferentes firmas de abogados, así como poder colaborar con un bufete y tener un despacho individual. Este tema me parece de vital importancia y por ello hoy quiero hablaros de la marca personal, puesto que una empresa puede tener un nicho de mercado y un profesional que colabore con ellos otra. Para ello quiero hacer la diferenciación entre varios conceptos muy básicos, relativos a la marca personal. 
  1. La marca personal es ni más ni menos que una etiqueta, aquello por lo que quieres que te conozcan, la huella que dejas.
  2. La reputación es aquello por lo que te conocen. Si tu marca personal es coherente y está bien definida, tu reputación y tu marca personal estarán muy cercanas pudiendo llegar a confundirlas. 
  3. El personal branding es la rama del marketing que se dedica a construir y optimizar nuestra marca personal con vistas a conseguir unos objetivos previamente establecidos por nosotros. 
Aclarados estos tres términos hay que destacar que todos absolutamente todos tenemos una marca personal, es como nuestro ADN, aunque no la estemos trabajando, aunque no seamos conscientes de ella, todos tenemos una.

Cuando hablamos de profesionales es aún más importante trabajar esa marca personal. ¿Por qué? Porque cuanto mejor definamos nuestra marca personal y profesional, más fácilmente conseguiremos nuestros objetivos, sí: ese cliente tipo que es el que verdaderamente nos da beneficios. Son muchas las ocasiones en las que mis clientes me comentan que su cliente es todo aquel que entra por la puerta, permíteme que te diga que ese es el error más básico al hablar de nuestro cliente. Que estemos abiertos a atender a cualquier cliente potencial es maravilloso, pero hemos de ser conscientes de cuáll es nuestro cliente ideal, el que realmente nos da un beneficio, el que es capaz de entender nuestro producto o servicio, a aquel al que le aportamos valor y por ello nos resulta más fácil de fidelizar. 
Este aspecto de cliente ideal me gusta comentarlo siempre, pues con frecuencia  existen empresas y empresarios que a pesar de llevar varios años en el sector empresarial no consiguen  definir su nicho de mercado, o mucho más asiduamente, la dificultad reside en que su equipo de colaboradores entienda con exactitud su nicho de mercado. 

Llegados a este punto seguirás preguntándote ¿Cómo trabajo mi marca personal? Sencillo, has de definirte, si relees la definición de personal branding, habla de definir la marca personal para conseguir unos objetivos. Esa es la clave, saber qué quiero conseguir. Pero para ello hemos de saber quiénes somos. La marca personal se basa en 4 aspectos fundamentales:

  1. La particularidad  o valor que aportamos, aquello que nos hace especiales. Esto se refiere a aquello que nos destaca de los demás. Si no lo sabes pregunta en tu entorno: ¿qué es lo que se te da bien?, ¿qué destacarían de ti?
  2. Autenticidad, es tu marca personal. Sé Tú. No hay nada mejor para destruir una marca que  descubrir que no es auténtica, que los valores que muestra no tiene nada que ver con los valores de la persona, estamos hablando de marca personal no de una organización. 
  3. Transparencia, demuestra lo que dices, facilita que puedan corroborar lo que dices que otros participen y comenten aquello que comunicas en las redes sociales.
  4. Visibilidad, las posibilidades de darte a conocer con las redes sociales son infinitas, pero has de hacerte visible si no estás en la red no existes.  
Ya que tenemos claras las bases de una marca comienza a trabajar en tu marca personal, para ello te propongo que respondas a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es lo que quiero conseguir con mi vida?
  • ¿Qué cosas hago mejor que la mayoría de la gente? ¿En qué soy bueno?
  • ¿Cuáles son mis habilidades y destrezas?
  • ¿Cuáles son las actividades que cuando me pongo con ellas parece que el tiempo pase volando?
  • ¿A quién apuntas con tu campaña de personal branding? ¿Quién quieres que sepa de ti y de tu trabajo?
  • ¿Cuál es mi trabajo soñado?
  • ¿Quién quieres que sepa de ti y de tu trabajo?
  • ¿Quién es tu cliente ideal? (centra tu nicho de la forma más concreta posible)

Este punto (8) es  muy importante, es estupendo querer ayudar a todo el mundo, y además, si tenemos claro que servicio podemos ofrecer a qué tipo de cliente, más fácil será que nuestro cliente tipo nos encuentre. Cuanto más definidos tengamos los objetivos más fácilmente llegaremos a ellos.  

Son pocas las personas que se plantean el  ¨para qué¨ de sus acciones, ésas son las que marcan la diferencia, inspiran a los demás y dejan marca. 



1 de junio de 2016

"Niños no": Derecho de admisión o trato discriminatorio

Autora: Carmen Andrey Martín, abogada
Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla


Cada vez es más común la tendencia de hoteles, restaurantes e incluso líneas aéreas de dirigirse a un público exclusivamente adulto. Para algunos supone un plus de relax el estar en un restaurante con suave música de fondo en vez de gritos, llantos o risas infantiles, sin posibilidad alguna de tropezar con niños correteando entre mesas; baños tranquilos en la piscina y playas privadas en las que lo más que se oye es el ruido del mar. Para otros, sin embargo, prohibir a un menor la entrada a un hotel o restaurante por el simple hecho de ser menor supone un trato claramente discriminatorio que vulnera el art. 14 de la Constitución.

Estamos ante una cuestión muy controvertida: el sector empresarial que opta por este tipo de oferta la justifica amparándose en el derecho de admisión y en la libertad de empresa, que les faculta para una especialización de los servicios de ocio dentro de la legalidad. Esgrimen como argumento que nos encontramos ante una sociedad cada vez más segmentada, con bares o establecimientos a los que acudir a aprender inglés, hoteles para mascotas y un largo etcétera. En definitiva, no se trata de una exclusión sino que hay empresas que dirigen su oferta de servicios a un determinado sector de la población, en este caso a un público exclusivamente adulto.

Opuesto al anterior existe otro grupo de opinión formado en su mayor parte por asociaciones familiares, argumentan que el derecho de admisión no es un derecho ilimitado por lo que debe existir una causa justificada y objetiva para la exclusión del menor. La prohibición de fumar en un restaurante está amparada en razones de salud pública, la restricción de edad en una discoteca o sala de espectáculos no adecuados para un menor de edad también queda justificada al tratar de salvaguardar su interés; pero ¿cómo justificamos la exclusión de un menor en un hotel o restaurante por el simple hecho de entender que va a molestar al resto de clientes, precisamente además sólo por tener la condición de “niño”?

La normativa reguladora del derecho de admisión, si bien depende de la Comunidad Autónoma en la que nos encontremos, en líneas generales determina que no puede utilizarse dicho derecho para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria ni situar al usuario en condiciones de inferioridad o indefensión. Las asociaciones familiares defienden que el motivo de la restricción es simplemente ser niño y de ahí la consiguiente discriminación y vulneración de derechos fundamentales.

Estemos de acuerdo con una u otra postura lo cierto es que la proliferación de establecimientos turísticos sólo para adultos donde no se admiten menores responde a una realidad social, ¿cuántas veces no hemos escuchado de alguna pareja o incluso dicho nosotros mismos eso de “nos vamos solos a un hotel rural el fin de semana para desconectar de los niños”?

En mi opinión parece que esta “oferta especializada de servicios” está en el marco legal del derecho de admisión, por mi parte lo considero una especialización y no una exclusión, si bien la línea que lo separa del trato discriminatorio será más delgada en algunos casos que en otros: no es lo mismo ir con tu hijo por la calle y que te prohíban la entrada en una cafetería a pretender hacer una reserva previa con tu familia en un hotel cuya oferta de servicios consiste en promocionar relax y ocio para parejas. Creo que todos tenemos claro que los niños no tienen por qué molestar ni deben estar excluidos de ninguna parte por el hecho de ser niños,  quizás se trate simplemente de recurrir al sentido común y proporcionar a cada uno la oferta de ocio adecuada según su edad, circunstancias o apetencias en un determinado momento.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- Nueva regulación de los apartamentos turísticos en Andalucía
- Emancipación y dependencia de los padres: alimentos y ninis
- Aproximación al plan de parentalidad

Foto inicial: pexels