27 de enero de 2016

Presentamos la Sección de Derecho y Bienestar Animal

Autora: Rosario Monter, abogada
Coordinadora de la Sección de Derecho y Bienestar Animal del Colegio de Abogados de Málaga

seccion derecho y bienestar animal icamalaga

El pasado viernes 22 de enero tuvo lugar en el Salón de Actos del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, la inauguración de la  Sección de Derecho y Bienestar Animal. Es el cuarto Colegio, a nivel nacional, que pone en marcha una sección dedicada a la formación en la materia.

La sección trata de formar y agrupar a Abogados y otros interesados, que comparten en común determinadas inquietudes, que los lleva a establecer un punto de encuentro para entrar en contacto e intercambiar experiencias y manifestar una voz común.

Hay un claro cambio social que se caracteriza por el aumento de la sensibilidad y el nivel de concienciación por el trato que se da a los animales, que si bien, viene impulsado por principios éticos y morales de no infligir dolor, proporciona paralelamente beneficios en el bienestar humano y en la colectividad.

El Colegio de Abogados de Málaga, sensible a estas consideraciones, como entidad profesional y en su condición de corporación de derecho público, a través de la formación continuada, incorpora, mediante esta Sección, una nueva materia formativa: el derecho y bienestar de los animales, cuyos objetivos, entre otros, son los siguientes:

  • Dotar del necesario reconocimiento y seriedad al tema que nos ocupa, que es garantizar la existencia de leyes, que se cumplan, vivir en armonía con los otros seres vivos y evitar cualquier tipo de abuso o violencia hacia los animales.
  • Promover la equiparación de la legislación autonómica y estatal con la de otros países de la Unión Europea en lo relación a los derechos de los animales, su protección y bienestar.
  • Organizar todo tipo de actividades formativas (charlas, conferencias, ponencias y congresos para divulgar los avances normativos y jurisprudenciales y la aplicación práctica de estas legislaciones.
  • Colaborar con las Administraciones y entidades públicas (Ayuntamiento, Diputación, Junta de Andalucía), y privadas, entidades educativas/Facultad de Derecho de Málaga, para presentar propuestas jurídicas de mejora de las normas de protección animal y proponer nuevas normas.
  • Velar por el cumplimiento de la normativa de protección animal y muy especialmente, la protección penal de los animales, mediante la observancia y aplicación del cumplimiento del nuevo art 337 del Código Penal.
  • Promover la formación continuada en la materia.
Finalmente, la Sección colaborará con otras Secciones cuyas materias se relacionan con el Derecho y Bienestar Animal, así como con la Fiscalía de Medio Ambiente para, desde un punto de vista práctico, dar seguimiento a los procedimientos penales de maltrato animal y colaborar con la Fiscalía.

Para saber más, podéis visitar nuestra web

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:


Imagen inicial: pexels

20 de enero de 2016

Tax lease. El no falseamiento de la competencia o el tiro errado de la Comisión

Autor: Diego Castro Pardo
Asociado Senior, KPMG Abogados




La Comisión Europea, mediante Decisión nº 2014/200/UE, de fecha 17 de julio de 2013 (la Decisión), concluyó que el Sistema Español de Arrendamiento Fiscal, comúnmente conocido como “Tax Lease” conllevaba varias prácticas que suponían una ventaja selectiva e injustificada a favor de las Agrupaciones de Interés Económico (AIE) y los socios que las constituían, vulnerando el artículo 107.1 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Pues bien, por medio de Sentencia de fecha 17 de diciembre de 2015, el Tribunal General de la Unión Europea, ha anulado la totalidad de la citada Decisión de la Comisión, por una evidente motivación insuficiente.

Es preciso tener en cuenta que, en la estructura de Tax Lease participaban varios sujetos, que interactuaban por medio de diversas relaciones contractuales. Así, un astillero construía un buque, que transmitía a una sociedad de leasing, la cual lo arrendaba, en la modalidad de arrendamiento financiero, a una AIE participada por varios socios personas jurídicas que, a su vez, cedían el uso del bien mediante un contrato de “arrendamiento a casco desnudo” a la empresa naviera o armador, que sería el adquirente final del buque.

En esta estructura, la AIE interviniente procedía a solicitar a la Administración Tributaria Española la posibilidad de someter el buque a una amortización anticipada y acelerada (ex artículo 115 y Disposición Adicional Quinta del Texto Refundido de la Ley del Impuesto de Sociedades de 2004, RD Legislativo 4/2004, de 5 de marzo. En adelante TRLIS así como la posibilidad de someterse a la tributación por tonelaje (ex artículo 124 TRLIS) antes de que se ejercitara la opción de compra convenida en el arrendamiento financiero (ex artículo 115.8 TRLIS).

De este modo, con la amortización acelerada y anticipada se generaban unas importantes pérdidas que no tributarían sino hasta el momento en que se vendiera el buque, pero que, una vez llegado este momento, y atendiendo a que existía una opción de compra formalizada contractualmente con anterioridad, no tributaría en el régimen normal de Impuesto sobre Sociedades sino que se sometería al régimen especial de tributación por tonelaje, mucho más beneficioso para la AIE.

Este sistema permitió que los socios de las AIE, como consecuencia de la transparencia fiscal propia de esta forma jurídica, asumieran las pérdidas generadas por la amortización anticipada y acelerada, que compensarían con las bases imponibles positivas de sus respectivas actividades económicas, y que la AIE no tuviera que asumir las fuertes pérdidas en las que había incurrido como consecuencia de la amortización acelerada, que deberían haberse compensado en el momento de la venta del bien.

Expuesto lo anterior, la Comisión, una vez analizado el sistema de Tax Lease, concluyó que las AIE intervinientes así como sus socios habían sido beneficiados por el Estado Español, incurriendo en una evidente práctica anticompetitiva por haber sido sujetos de unas medidas selectivas que vulneraban la igualdad entre los sujetos intervinientes en el mercado. La Comisión sustentaba dicha conclusión en dos aspectos:
  • Por un lado, en que los socios de las AIE participaban en todos los sectores de la economía, abiertos al comercio entre los Estados Miembros y las ventajas obtenidas reforzaban su posición en estos respectivos mercados.
  • Por otro lado, afirmó que los socios de las AIE operaban, por medio de ellas, en un mercado también abierto al comercio entre Estados Miembros, viéndose beneficiados por el Tax Lease.

Dichas conclusiones, sin embargo, no fueron respaldadas por el Tribunal General de la Unión Europea, quien, lejos de ello, ha afirmado que la Comisión ha incurrido en una evidente falta de motivación, al hacer referencia a la “selectividad sectorial” de las medidas cuando, ella misma en su Decisión había determinado que los inversores actuaban en todos los sectores de la economía, lo cual, es de todo punto contradictorio.

A ello ha de añadirse, como así reconoce la propia Comisión en su Decisión, que únicamente un porcentaje de, en torno al 10%-15% del beneficio fiscal quedaba en manos de los inversores, cuando el restante 85%-90% era transferido a la empresa naviera que adquiría el buque. Por lo tanto, la presumida ventaja que habrían asumido la AIE y sus socios era muy reducida como para ser considerada una ventaja selectiva que vulnerara la competencia entre los actores del mercado.

Además, afirma que la propia Comisión resultó incapaz de motivar por qué habría de considerarse a los socios de las AIE y a estas mismas como una única entidad o personalidad jurídica y atribuírseles las mismas actividades, menos aún, cuando la propia Comisión se refiere a los socios como meros “inversores” partícipes de un vehículo de inversión más que a una forma conjunta de realizar una actividad (considerando 28 de la Decisión).

En conclusión, el Tribunal General de la Unión Europea considera que no ha concurrido una ayuda estatal que se pudiera considerar una ventaja selectiva de las AIE y sus socios susceptible de vulnerar el artículo 107.1 TFUE y, en consecuencia, éstos no deberán restituir ninguno de los importes obtenidos por el régimen de transparencia fiscal de las AIE y que les permitieron reducir las bases imponibles positivas propias de su actividad habitual.

Cabe pensar que la Comisión erró el tiro, al dirigirlo frente a las AIE y sus socios partícipes o, como ella define, sus “inversores”.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

-Rebus sic stantitbus y pacta sunt servanda: la disputa continúa
- El puerto seguro se llenó de escollos

Imagen inicial: pexels

13 de enero de 2016

Propiedad intelectual y creatividad: Fashion Law

Autor: Carlos Francisco López Abadín, abogado
Director de Arte Ley


Con este artículo inauguro una serie dedicada a las diferentes áreas en las que la propiedad intelectual/industrial tienen un peso esencial en el desarrollo de la actividad empresarial generando una clara especialización del sector para los abogados. No quiero dejar de escapar mi agradecimiento a la oportunidad que se me ha dado para difundir estas ideas a través de nuestra web colegial esperando que sean del interés de los compañeros.

Si existe un ámbito donde la propiedad intelectual es muy importante, este es el de la moda y por ende en nuestra área de especialización como abogados, a través del denominado Fashion Law.

Tanto en ésta como en todas las especialidades jurídicas centradas en la gestión de la creatividad, es esencial el conocimiento tanto del área desde un punto de vista empresarial como desde el punto de vista comercial. Es imposible tratar sobre moda y aplicar nuestra formación jurídica a clientes de este mundo, si no se tiene al menos un conocimiento básico del mismo, al igual que ocurre con cualesquiera otros sectores como el diseño, el arte, el teatro, el cine, etc, en definitiva hay que hablar el mismo “idioma” (trendsetter, front row, coolhunter, cruise collection, shooting, must have, etc) para ofrecer nuestro asesoramiento especializado.

La creatividad y la innovación son fundamentales en la moda, son los valores más importantes para luego proceder a la comercialización de productos. Sin duda eso lo saben todos los grandes creadores tanto en la alta costura como en el pret-à-porter, y de ahí que el secreto empresarial y la protección de los diseños, el patronaje, las técnicas textiles, etc, sean la base para construir este mundo.

En la moda se mezclan los elementos de protección de la denominada propiedad industrial con los derechos de autor, hay que partir de la idea que el llamado diseño industrial es el que mediante su registro hace que no se puedan copiar los elementos estéticos tanto en 3D, como por ejemplo la forma de un zapato y los elementos 2D como puede ser el estampado de la piel de ese zapato. En España podemos registrar estos diseños tanto como diseño industrial como también derecho de autor. Así cabe la posibilidad de que los diseños estén protegidos durante un tiempo breve sin necesidad de registrar con lo que esto sirve para probar si esos diseños gustan o no al público. El mundo de la moda depende de tiempos muy cortos, es decir, de temporadas, por eso se intenta de esta forma ayudar a aquellas pequeñas y medianas empresas que quieren lanzarse al mercado.

Lo más importante para los creadores es el registro de modelos que saben que nunca van a pasar de moda, lo que se suele llamar “fondo de armario”, y que son al final considerados como modelos clásicos.

Pero no podemos olvidarnos también de las patentes en el mundo de la moda, sobre todo en el sector de la investigación en tejidos y técnicas de confección, siendo ésta una característica muy presente en la moda japonesa comprobada por mi experiencia con ellos. Así el grueso del negocio se encuentra luego en las licencias y cesiones de patentes. Pero también en el desarrollo de los programas informáticos que se aplican para suministrar una cantidad de productos en un tiempo determinado, las estrategias de distribución, de producción, de identificación de tendencias en el mercado, etc. Estos son los mejores secretos guardados y que hacen que triunfen a nivel mundial las grandes cadenas de moda.

Por último se encontraría la protección del derecho de autor, por la que no sería necesario el registro y bastaría con probar que se trata de una creación original, por lo que la protección es automática e inmediata. Lo cierto es que se podrá utilizar un medio u otro dependiendo de los objetivos del propietario o del creador de moda, aunque lo más interesante es construir una estrategia uniendo todas estas posibilidades para defenderse y protegerse.

Junto con las grandes firmas se encuentra el mundo de la ropa deportiva, street, urban, etc, que cada día mueven más dinero, son prendas de vestir informales normalmente dirigidas a público adolescente que son los que consideran que un logo o marca está de moda o no lo está y al final son los que pagan por llevar ese dibujo y esos colores determinados que los identifican dentro de un estatus social, casi todas las empresas contratan la fabricación en otros países y se dedican a controlar la distribución y uso de la marca.

Por último, quería hacer una referencia a la piratería también desde el punto de vista como consumidores que somos de moda.

Cuanto más famosa sea la marca mayor número de productos pirateados encontraremos en el mercado, pero el gran problema es la falta de control que ha producido situaciones de auténtico escándalo al mezclarse productos falsos con originales en establecimientos comerciales de reconocido prestigio, como he podido comprobar personalmente, y a los que los consumidores acuden con la tranquilidad de comprar productos originales.

No podemos olvidar que la mayor parte de las falsificaciones provienen de China y que se venden en todo el mundo, no es necesario hablar del daño que provoca todo esto, aunque los gobiernos cada día se esfuerzan más para acabar con este problema, lo cierto es que las falsificaciones no sólo se distribuyen en los países avanzados sino que también tienen como destino los países en fase de desarrollo y del tercer mundo.

Las falsificaciones no sólo se dan en grandes marcas por todos conocidas sino que también está alcanzando a pequeñas marcas dirigidas a un público más especializado, es el caso de las falsificaciones de camisetas procedentes de personajes del anime o del manga, en estos casos suelen variar algunos elementos, y podemos fijarnos para evitar comprar algo falso en los siguientes puntos:

-No suelen incluir copyright.
-La marca suele tener una variación, es decir, alguna falta ortográfica.
-Normalmente los colores suelen ser más apagados.
-Se realizan algunos cambios en algunos elementos gráficos, a fin de intentar no parecer un plagio total.
-La calidad de los tejidos en el tacto suele notarse.
-Defectos en la impresión de los dibujos, etc…

Pero aún así la única forma de protegernos como consumidores es acudir a los catálogos oficiales de las firmas de marca, intentar comparar, ver precios, etc, y en definitiva aplicar nuestra experiencia y lógica en nuestras adquisiciones.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:


Imagen inicial: 

Ransom Canyon Texas Vogue Magazine Photo Shoot

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/bb/Ransom_Canyon_Texas_Vogue_Magazine_Photo_Shoot-cropped.jpg