25 de noviembre de 2015

25-N Contra la violencia de género: el trabajo de los abogados de oficio

Autora: Ana María Molina Caro, abogada
Coordinadora de la Subcomisión del Turno de Oficio de Violencia de Género



La figura del abogado especialista en Violencia de Género aparece en el marco de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Las mujeres víctimas de este tipo de violencia comienzan a tener una cobertura integral, a expensas de la nueva Legislación, lo que incluye el Derecho la Asistencia Jurídica Gratuita a las mismas. A partir de este momento se requiere de la formación de profesionales del derecho que, guiados por una especial sensibilidad, pasen a asistir a las mujeres desde que son citadas en los nuevos Juzgados de Violencia sobre la Mujer, mujeres en una situación, muchas veces de desamparo y siempre vulnerables. En este momento comienza una cruzada, la de toda la sociedad, contra la violencia machista, haciéndose patentes conductas que antes eran del todo invisibles.

En estos diez años de vigencia de la citada Ley Integral, hemos visto cómo los obstáculos y deficiencias que nos encontrábamos al principio, se han ido salvando. Cómo la doctrina y jurisprudencia han ido llenando de sentido y carga probatoria las declaraciones de las mujeres víctimas de violencia, cómo con sus criterios y sentencias se ha dado forma y valor a un proceso penal que al perseguir conductas producidas en un ámbito doméstico quedaban, en muchos casos, impunes. No hemos de olvidar la gran labor de las Unidades de Valoración Integral de Género, que nos han facilitado un arma tan necesaria para poder ejercer una acusación efectiva como es el informe que allí se elabora.

Pero, pese a los innegables avances que hemos experimentado en la materia, lo cierto es que aún queda camino por recorrer. Y es que en no pocas ocasiones los abogados de oficio en el servicio de guardia de violencia detectamos como las víctimas desconfían de un procedimiento judicial excesivamente lento y complejo para ellas. Llegando incluso a no querer continuar ejerciendo acusación alguna por el desgaste que ello les supone.

Y es que estamos ante una víctima especialmente vulnerable, que llega al abogado buscando un salvavidas, ya que la mayoría se encuentran desorientadas tanto a nivel jurídico, como, y esto es lo más complicado, a nivel personal. De hecho la labor del abogado de este servicio no resulta meramente jurídica sino que va mucho más allá, resultando ser un verdadero apoyo para la víctima.

En esa delicada situación, a la mujer se le llega a hacer incomprensible un procedimiento judicial en el que se practican numerosas actuaciones, declaraciones, reconocimientos médicos, comparecencias, y todo ello para finalmente llegar al señalamiento del acto de la vista oral muchos meses más tarde. Y, en muchas ocasiones, habiendo visto denegada su solicitud de orden de protección.

Se trata por tanto de lograr que la víctima no se sienta desamparada, y de que tenga la plena convicción de que su denuncia sirve para salir del círculo de violencia en el que se encuentra. Objetivo que los abogados del servicio de violencia tenemos siempre en mente y que ponemos en práctica en cada servicio de guardia.


Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!