20 de octubre de 2015

De congresos


El Congreso Jurídico de la Abogacía Malagueña  se confirma, un año más, como uno de los eventos fundamentales de la abogacía española. Con casi 1450 asistentes, el intenso programa asegura dos días de formación, actualidad jurisprudencial, tendencias y análisis. No es fácil dejar el despacho dos jornadas casi completas, pero sin duda el esfuerzo merece la pena y cada año es mayor el número de compañeros que asiste, tanto de Málaga como de fuera de la provincia.

Decidir asistir a congresos en general y al #CJAM en especial puede estar fundamentado en varios motivos relevantes. Y cuando hablamos de asistir, no solo nos referimos a hacerlo como asistente, sino también, ¿por qué no?, como ponente. En el caso de nuestro congreso, son las distintas secciones del Colegio las que cada año, seleccionan cuidadosamente y proponen a los distintos ponentes, pero no son pocos los congresos que abren su call for papers, una llamada a presentar ponencias o comunicaciones para pasar al otro lado de la sala de conferencias y no ver los toros desde la barrera. Otra manera de asistir es la virtual. Las distintas ponencias del #CJAM15 han sido tuiteadas en directo con dicho hashtag. Seguir esa etiqueta permite a quienes no puedan asistir en persona, conocer el contenido de muchas de las presentaciones y, muy importante, interactuar con los asistentes al congreso.

En definitiva, cuando asistimos, en la modalidad que sea, a un congreso, lo que buscamos fundamentalmente es:

  1. Formarnos. Qué duda cabe de que esta es una de las primeras justificaciones: estar al día de novedades legislativas y jurisprudenciales, conocer otras áreas del Derecho, profundizar en determinados aspectos. En la presente edición, por ejemplo, han sido varias las ponencias dedicadas por la sección de Responsabilidad Civil, al nuevo baremo legal valorativo de lesiones en accidentes de tráfico.
  2. Inspirarnos. Los congresos son una oportunidad perfecta para tomar ideas, pararse a pensar, plantearse objetivos. En este sentido, intervenciones como la de Jordi Estalella, organizada por la sección de Gestión de Despachos, sirven precisamente para llamar nuestra atención sobre cómo innovar en un despacho de abogados. Porque la estrategia no es parcela exclusiva de las grandes firmas. En este link, podéis acceder a una selección de los mejores tuits de las ponencias organizadas por dicha sección. 
  3. Conectarnos. El networking es otro de los valores de asistir a eventos como nuestro congreso. Reencontrarse con conocidos, retomar contactos e intercambiar tarjetas, desvirtualizar a compañeros tuiteros, entablar nuevas conexiones; algo que solo puedes hacer de forma tan concentrada y eficaz saliendo de tu despacho y asistiendo a dichos eventos. Haz que sea parte de tu estrategia anual. Recordemos que una vez establecidos los contactos, es importante hacer los deberes post-congreso y volver a contactar con las personas con las que intercambiamos tarjetas.
  4. Disfrutar. Todos los congresos tienen una parte social y lúdica innegable, hay tiempo para todo y así debe ser. Profesión y diversión no son compartimentos estancos y separados. Enamorarse de la profesión y disfrutar con los compañeros, aquellos que mejor comprenden tu día a día, es algo que también requiere tiempo. Nuestro congreso ofrece varias ocasiones en las que disfrutar en compañía de los asistentes fuera de la formalidad del propio evento.
En definitiva, cada año anota aquellas citas que consideres relevantes para la profesión y para tu estrategia. ¡Y no faltes!

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
-Networking: la importancia del después
-Las redes sociales como herramienta de networking 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!