1 de septiembre de 2015

La Ley de jurisdicción voluntaria y su influencia en el proceso de separación y divorcio de mutuo acuerdo

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado
Coordinador de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga
The moujik and family
La Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria contiene en el Título III los expedientes de jurisdicción voluntaria en materia de familia y dentro de ellos establece la posibilidad de hacerlo ante el Secretario judicial o ante el notario cuando existan hijos menores emancipados o éstos sean mayores de edad.
Cuando existan hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de sus progenitores el procedimiento se tramitará como lo hacemos actualmente, siendo el juez el que dicte la sentencia. 

El artículo 87 del Código civil queda redactado tras la nueva ley del siguiente modo:
«Los cónyuges también podrán acordar su divorcio de mutuo acuerdo mediante la formulación de un convenio regulador ante el Secretario judicial o en escritura pública ante Notario, en la forma y con el contenido regulado en el artículo 82[1], debiendo concurrir los mismos requisitos y circunstancias exigidas en él..»
Tanto para la ratificación del convenio ante el Secretario judicial como para formalizar la escritura notarial del último domicilio común o el del domicilio o residencia habitual de cualquiera de los solicitantes, es necesario que los cónyuges no tuvieren hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de ellos.

En ambos casos, los cónyuges deberán estar asistidos en el otorgamiento de la escritura pública de Letrado en ejercicio, que entiendo deberá constar en la propia escritura al objeto de acreditar su presencia y asesoramiento. (Incluso de oficio, pues permite su designación conforme a la Ley de asistencia jurídica gratuita)

Como novedad se introduce que “los hijos mayores o menores emancipados deberán otorgar el consentimiento ante el Secretario judicial o Notario respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar.” Al igual que con los letrados, los hijos mayores deberán ratificar la escritura notarial, la duda es quién les asesora, si han de llevar letrado o si basta una mera notificación de la misma. Veremos el juego que dará la práctica.

Si bien esta nueva “intervención de terceros” se reduce al proceso de mutuo acuerdo, lo cierto es que puede abrir la puerta a la necesidad de contar procesalmente con los hijos mayores o menores emancipados en aquellos procesos en los que, incluso cumpliendo los requisitos del artículo 93.2 del Código civil, se dilucide tanto el establecimiento como la supresión o modificación de los alimentos de tales hijos, máxime cuando la jurisprudencia de las Audiencias no es unánime.

Como siempre complicándonos los procesos judiciales.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer
- Atribución del uso del domicilio familiar y ejecución hipotecaria
- Pensión mínima de alimentos: unificación de doctrina

[1] El artículo 82 queda redactado del siguiente modo por la ley de jurisdicción voluntaria:

«1. Los cónyuges podrán acordar su separación de mutuo acuerdo transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio mediante la formulación de un convenio regulador ante el Secretario judicial o en escritura pública ante Notario, en el que, junto a la voluntad inequívoca de separarse, determinarán las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación en los términos establecidos en el artículo 90. Los funcionarios diplomáticos o consulares, en ejercicio de las funciones notariales que tienen atribuidas, no podrán autorizar la escritura pública de separación.
Los cónyuges deberán intervenir en el otorgamiento de modo personal, sin perjuicio de que deban estar asistidos por Letrado en ejercicio, prestando su consentimiento ante el Secretario judicial o Notario. Igualmente los hijos mayores o menores emancipados deberán otorgar el consentimiento ante el Secretario judicial o Notario respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar. 

2. No será de aplicación lo dispuesto en este artículo cuando existan hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de sus progenitores.»


Imagen inicial: wikicommons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!