17 de julio de 2015

¿Conoces mi marca? La imagen corporativa y el entorno legal

Autora: Ary Blue
Directora creativa en You Art




A día de hoy, resulta inimaginable pensar en una sola empresa u organización que no tenga una marca, un logotipo, unos colores corporativos. ¿A que sí? Desde las banderas que representan países hasta los sellos de los productos que adquirimos, todo lo que nos rodea enarbola su propia identidad visual. Hablemos ahora de branding en nuestro entorno específico: el derecho.

Creación de marca. ¿Qué es y en qué consiste este proceso que tanto nos gusta a los profesionales del marketing? Es habitual que, en un primer momento, la palabra 'marca' nos evoque la idea del símbolo, logotipo. Pensamos automáticamente en ese icono gráfico que representa una entidad. Sin embargo, una marca abarca mucho más allá de lo visual.

Nuestra filosofía de empresa, nuestros valores, la forma única que tenemos de trabajar, las características de nuestros productos o servicios... En definitiva, nuestro posicionamiento. Todo aquello que nos identifica y nos distingue del resto debe formar parte de la marca. Y más aún, debe constituir la base y fundamento de nuestra identidad, como indispensable primer paso, antes del diseño de elementos visuales.
El desarrollo de una imagen corporativa requiere siempre de un enfoque estratégico previo. Diseñar un logotipo o una página web sin tener claro qué queremos comunicar sobre nosotros mismos sería como construir una casa empezando por el tejado.

Analicémoslo con un ejemplo. No tendría demasiado sentido que el logotipo de un despacho de abogados integrara una tipografía infantil, colores muy brillantes y un dibujo de una muñeca -imagina el logo de Barbie-¿verdad? Lógicamente, imagen y marca no encajan. Se trata de un símil muy evidente, pero nos sirve para ilustrar la importancia del posicionamiento.

Y es que, como en cualquier acción de marketing, crear una marca y su identidad visual es un proceso complejo en el que debemos poner el mayor grado de implicación y planificación para que el resultado sea el mejor. Desarrollar un enfoque estratégico nos servirá para guiar todo el proceso y saber qué viene detrás de cada paso.

¿Por qué nos chirriaba el ejemplo del logotipo Barbie para un despacho de abogados? En este caso, porque los valores que asociamos con una firma en el ámbito del derecho son absolutamente opuestos a los de una marca infantil.

¿Qué esperaríamos de un despacho? Mejor dicho, ¿qué esperaríamos de la imagen corporativa de un despacho? Líneas sencillas, elegantes, colores sobrios, tipografía clásica -sea romana o palo seco- de máxima legibilidad, escasa iconografía...

Todas estas expectativas tienen que ver con nuestro imaginario colectivo. Son líneas de representación gráfica que nos devuelven una imagen de confianza, diligencia, seriedad, profesionalidad, trabajo riguroso. En resumen, todo lo que desearíamos de nuestros abogados. Y todos estos valores forman parte del posicionamiento.

Pero este posicionamiento no se expresa únicamente a través de la imagen corporativa. Nada más lejos. Es la identidad propia de la marca y debe estar presente en todas las formas de su comunicación. Desde el logo hasta las acciones publicitarias, desde la papelería a las notas de prensa, desde el naming a la presencia en redes sociales. Todo debe avanzar en la misma dirección.

Precisamente por este motivo, en el ámbito de la abogacía numerosos despachos eligen namings patronímicos. Esto es, nombres de marca que corresponden a los apellidos de sus socios. ¿Por qué? Al igual que un diseño u otro nos transmite una información u otra, el naming también tiene un fuerte papel de significación.

Una empresa que se dirige a nosotros con nombre y apellidos, con su propia firma e iniciales, nos transmite una cercanía y confianza que recibimos gratamente de un despacho de abogados. Pues nuestro ámbito de experiencia exige poner en valor el rigor y la implicación de los profesionales: las personas.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:


Foto inicial: pexels

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!