7 de abril de 2015

Tablas del Consejo General del Poder Judicial: Cálculo de los ingresos de los progenitores


Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado
Coordinador de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga

Imagen de la película La guerra de los Rose (Danny de Vito, 1989) 
Determinar los ingresos que hay que tener presente para el cálculo de los alimentos de los hijos es de suma importancia y por tanto habrá que determinar qué conceptos se incluyen o se excluyen de ellos.

La memoria explicativa de las actuales Tablas del Consejo del Poder Judicial establece qué se entiende por ingresos netos, indicando que:
Los ingresos netos salariales se calculan en 12 mensualidades anuales con inclusión prorrateada de pagas extras y cualquier otro concepto que pueda percibirse (pluses de productividad, bonos por objetivos etc.). En la determinación de los ingresos netos no se descontarán las retenciones de sueldo o anticipos que pueda soportar el perceptor, ni las cargas propias que se atiendan con dicho salario (hipoteca, alquiler) dado el carácter preferente de la pensión alimenticia en favor de hijos menores.”
Pero claro, esto sólo puede tener cierta certeza y seguridad para trabajadores con ingresos “cristalinos”, pero no para los supuestos de economías sumergidas.

Es curioso que para estos casos en Alemania, Canadá, Noruega o California la regulación normativa sí contempla estos supuestos y establecen un exhaustivo cuestionario que las partes del pleito matrimonial han de cumplimentar y que recoge hasta el más mínimo detalle de la economía de cada uno, debiendo advertir que mentir o faltar a la verdad en estas declaraciones acarrea consecuencias muy desagradables, pues se le imponen multas e incluso se les puede condenar por delitos a penas de prisión. Esto en España de momento es impensable, pues ya sabemos que “las partes tienen derecho a mentir”. Habrá que ir pensando en cambiar el chip.

El legislador debería hacer valer las consecuencias de la ocultación de ingresos o de no correspondencia entre los declarados y los reales.

No es de recibo que los juzgados afirmen en sus Sentencias que “se ocultan ingresos” o que “no se pueden tener en cuenta los ingresos declarados en el IRPF” y que esto no tenga consecuencias fiscales para el defraudador. Si las declaraciones tributarias son documentos “oficiales”, cuando el Juez entienda que por las pruebas practicadas hay ocultación de ingresos si diera parte a la AEAT ( y ésta actuara), posiblemente entonces ya no serían necesarias las tablas de alimentos. Seguro que las partes llegarían a acuerdos justos y equilibrados.

Mención especial merece el tratamiento de las dietas. Las tablas indican que se incluirán dentro de los ingresos “y cualquier otro concepto que pueda percibirse (pluses de productividad, bonos por objetivos etc. etc.)”, ¿LAS DIETAS HAN DE INCLUIRSE?.

Que las dietas no son salario, sino resarcimiento de un gasto previo del trabajador lo han establecido algunas sentencias. Estas resoluciones establecen que son “gastos que son consecuencia del propio desarrollo de su trabajo, y por lo tanto variables por ello no pueden ser computados como ingresos aquellos gastos de carácter variable que el trabajador hizo como consecuencia de su trabajo, porque ante todo solo significan el reembolso por parte de la empresa de aquellos gastos que por su cuenta realizó el trabajador, y que dependen no solo de las salidas por este efectuadas en el desarrollo de su trabajo, sino de aquellos periodos en que se mantiene la actividad laboral, en los que se excluyen los periodos vacacionales, pero que en ningún caso suponen incremento salarial alguno”. (AP A Coruña (Sección 3ª), sentencia núm. 499/2011 de 4 octubre. JUR 2011\356822; Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 18ª ) Sentencia de 25 julio 2002. JUR 2002\271155), AP Sevilla (Sección 5ª), sentencia de 12 junio 2000. JUR 2000\283142).

Por el contrario otras sentencias incluyen las dietas como una parte más de los ingresos y no lo consideran un gasto, al entender que es una forma de retribución. (AP Tarragona (Sección 1ª), sentencia núm. 292/2013 de 26 julio; AP Vizcaya (Sección 4ª), auto núm. 719/2004 de 14 octubre; AP Asturias (Sección 6ª), sentencia núm. 358/2007 de 29 agosto; AP Valencia (Sección 10ª), auto núm. 13/2002 de 18 enero.; Audiencia Provincial de Alicante (Sección 7ª) Sentencia núm. 292/2003 de 2 junio, ésta última modera la cuantía de las dietas atendiendo a que puede haber una parte que ahorra el que las percibe.) 

El Tribunal Supremo en la Sentencia núm. 298/2013 de 6 junio ha perdido una oportunidad para unificar criterio por un defecto en el recurso interpuesto, y desestima el mismo sin entrar en unificar doctrina, confirmando la sentencia que incluía las dietas como parte de los ingresos, y todo porque el recurrente no había pedido aclaración de las sentencias de la Audiencia. Así que cuidado con los aspectos procesales.

Seguiremos esperando la unificación de doctrina.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

1 comentario:

  1. A los "Rose" seguramente no se recordará como un matrimonio ejemplar pero si hubieran tenido hijos sus desavenencias ocuparían un segundo lugar. El desarrollo de los hijos es más importante y no es posible sin la contribución de una pensión de alimentos adecuada y ajustada para satisfacer sus necesidades. Una cosa es ocultar ingresos para pagar menos a Hacienda que es en todo caso una infracción y otra ocultarlos para pagar menos para tus hijos que no tiene nombre.

    ResponderEliminar

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!