21 de abril de 2015

Abogado: ¿cuánto tiempo le dedicas a cada caso?


Hoy te planteamos una pregunta esencial: ¿sabes cuánto tiempo le dedicas a cada caso, a cada cliente? En general, los abogados españoles no llevamos control del trabajo invertido en cada cliente concreto. El abogado de pequeño o mediano despacho considera difícil o inviable establecer una facturación por hora, privilegio que parece reservado a las grandes firmas dedicadas fundamentalmente a empresas.

En el mundo anglosajón, sin embargo, la práctica es bien distinta: el tiempo de los abogados es registrado diaria o semanalmente a través de timesheets, unas tablas en las que se hace constar el trabajo dedicado a cada tarea, a cada caso, a cada cliente. Si tomamos el caso de los solicitors ingleses, por ejemplo, su tiempo se divide en unidades de 6 minutos y cada día en las grandes firmas, han de rellenar su correspondiente tabla en la que indican el número de unidades dedicada a cada cliente y la actividad desarrollada. Estas timesheets son oportunamente registradas cada día y así los despachos conocen el trabajo desempeñado por sus letrados y el coste que implica cada cliente concreto.

En el post "Small firms, big lawyers: the real reason for timesheets" se analiza la verdadera razón que hay tras esta práctica de llevar el registro exacto de las horas trabajadas: la verdadera razón, según el autor, es la falta de confianza entre clientes y abogados. Los despachos remiten a sus clientes facturas detalladas con el tiempo que se les ha dedicado y las actividades desempeñadas en el tiempo facturado porque se les ha acostumbrado a esta fórmula. Si me has facturado por dos horas, quiero saber qué has hecho en esas dos horas, no me basta algo tan vago como "Por los servicios legales prestados". Se les ha enseñado que eso es lo importante, cuando en realidad lo importante es resolver su caso. El autor apunta que detrás de esto se esconde el temor a cobrar por el conocimiento, de ahí que se facture por la actividad desempeñada.

Cualquiera que sea la fundamentación tras esta manera de trabajar, quizás haya algo que podamos incorporar de esta manera práctica de hacer las cosas. Una vez más, la visión comercial y pragmática anglosajona nos muestra soluciones que pueden ayudarnos a una gestión de nuestros despachos más eficaz. Tomar consciencia del tiempo dedicado a cada caso, nos ayudará a tomar decisiones que redunden en beneficio propio y en, definitiva, en el del cliente.

Este control se puede llevar a diario o hacerse de forma semanal. En ambos casos, es necesario dedicarle algo de tiempo, pero eso es inherente a implementar sistemas de gestión del tiempo. Organizarse con eficacia debería ser parte de nuestro trabajo diario. El llevar un control cada día nos ayudará a registrar más ágilmente lo realizado; si establecemos un sistema semanal, será más difícil recordar qué hicimos exactamente y cuánto tiempo le dedicamos. Leyendo el documento Timekeeping best practices, sorprende el nivel de especificidad de las tareas registradas:
  • Si estamos estudiando la legislación sobre un asunto determinado, sería algo así como: estudio de la normativa aplicable en caso de (...) en preparación de la demanda (...)
  • Si estamos preparando un juicio, algo tipo: preparación de las preguntas para el interrogatorio de parte.
Esta práctica nos ayudará, además, a poner nuestro trabajo en valor.

Para elaborar vuestra propia timesheet (hay también software de pago para esto), os dejamos aquí con un modelo que hemos encontrado en internet.

Si te gustó este post quizá te interese leer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!