27 de marzo de 2015

Networking: la importancia del después


No es la primera vez que hablamos de la importancia de hacer crecer tu red de contactos de forma proactiva a través del networking. Tal y como explica Cari Twitchel en el post "An essential networking ingredient: followup" en The lawyerist,  hacer networking no es sino abrirte a nuevas relaciones y nuevas posibilidades. Esto es importante para todo abogado,  pero muy especialmente para los que trabajan en despachos pequeños o unipersonales, cuyas oportunidades de ampliar redes son inferiores por el propio tamaño de los mismos.

Para poder hacer negocios, es preciso convertir a los clientes potenciales en clientes reales. Los clientes potenciales con frecuencia llegan a ti por el boca a boca, algo desde luego muy común en Málaga y en España en general. Debido a que los servicios que prestamos tienen un carácter intrínsicamente personal, los potenciales clientes seguramente confiarán más en las recomendaciones de amigos y conocidos que en una búsqueda en Google. Por ello precisamente es importante invertir tiempo en contruir relaciones que puedan provovar esas referencias y recomendaciones. Por ello, señala Cari Twitchel, hacer networking no debe ir orientado a la venta rápida del momento, sino a contruir relaciones.

En nuestro anterior post "Cómo hacer networking para obtener resultados" ya os dimos algunas pautas básicas, pero fundamentales, para enfocar bien nuestra estrategia de ampliar contactos profesionales. Hoy nos vamos a concentrar en qué hacer después de un evento, congreso o curso en el que hayamos conocido a un potencial cliente o colaborador futuro.

Según la citada autora, es fundamental volver a contactar con esa persona, y cuanto más pronto lo hagas, mayor probabilidad de fortalecer ese contacto. No lo pospongas, llama al día siguiente y recuérdale a esa persona quién eres y sobre qué hablásteis. Pídele una cita para ver posibilidades de colaboración futuras. Si el teléfono no es lo tuyo o lo ves demasiado precipitado o se te antoja una venta agresiva, mándale un correo electrónico; en este caso,  es importante activar algún recordatorio para el caso de que no recibas respuesta en un plazo determinado. A veces mandamos ese correo y nos olvidamos, pese a no haber recibido respuesta.

Hacer networking no debe estar sometido a prisas y una reunión no es suficiente lógicamente para construir una relación. Puedes invertir tiempo en hacerlo de forma sostenida, contactando de vez en cuando con un correo, compartiendo una noticia de interés, o recomendando tú mismo a tu cliente o potencial colaborador para un servicio o trabajo. Se trata de mostrar a tu contacto tu capacidad para aportar valor, con todo lo positivo que ello puede traerte profesionalmente.

Hay muchas formas de hacer networking: formar parte grupos de networking como BNI, de un club de cualquier tipo, como por ejemplo Toastmasters, jugar al golf, tocar en una banda, ser miembro de una cofradía...encuentra una fórmula que se adapte a ti y ponte manos a la obra.

Y como siempre, si el networking cara a cara te resulta demasiado complicado o representa un esfuerzo social demasiado grande para ti, opta por las redes sociales. Pero igualmente, es importante ser activo.


Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
-La marca personal del abogado
-Las redes sociales como herramienta de networking

24 de marzo de 2015

La respuesta penal al acoso escolar

Autora: Isabel Fernández Olmo,
Fiscal delegada de Menores en Málaga



El término bullying, de difícil traducción al castellano con una sola palabra, se emplea en la literatura especializada para denominar procesos de intimidación y victimización entre iguales, esto es, entre compañeros de aula o de centro escolar; también se suele traducir como “matón”. El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar.

Es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a clase y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en la vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio.

En España, estudios sobre bullying estiman que uno de cada cinco alumnos está implicado en este tipo de procesos, como agresor, como víctima o como ambas cosas a la vez. Se manifiesta que son los alumnos de 3º de ESO (entre 13 y 14 años) los que más sufren y ejercen acoso escolar. Y a medida que el niño crece, las posibilidades de ser víctima disminuyen casi progresivamente.

La ley del silencio. Uno de los problemas que plantea el bullying es que no es fácil detectarlo, sobre todo conseguir pruebas, ya que impera la ley del silencio. Tanto las víctimas como los espectadores tienen miedo a hablar, por posibles represalias. El bullying suele resultar invisible para padres y profesores.

A raíz de algunos casos concretos de acoso escolar, que tuvieron amplio eco en los medios de comunicación, la Fiscalía General del Estado dictó la Instrucción 10/2005 de 6 de octubre, sobre el tratamiento del acoso escolar desde el sistema de Justicia Juvenil, en donde se analiza extensamente toda la problemática sustantiva y procesal del fenómeno. Si bien la Instrucción postula la aplicación subsidiaria del Derecho Penal también apuesta por la tolerancia cero.

Las soluciones al problema pasan por distinguir acerca de la gravedad del acoso escolar:

  • En los casos menos graves, la Ley del menor ofrece amplias posibilidades de sanción, aparte de la educativa y familiar. 
  • Sin embargo, los casos más graves no ofrecen dudas sobre la tipificación del acoso escolar como delito contra la integridad moral del art. 173, 1 CP, y en apoyo de esta tesis existen citas jurisprudenciales del TEDH (Sent. 18 enero 1978, 25 febrero 1982, 16 junio 2005, 2 junio 2005, del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo (STS 1122/1998 de 29 de septiembre, 819/2002 de 8 de mayo, 1218/2004 de 2 de noviembre, 489/2003 de 2 de abril). Exige el tipo: infligir a una persona un trato degradante que menoscabe gravemente su integridad moral 

El art. 173 operaría como un tipo de recogida o tipo de arrastre en el sentido de que viene a constituir una forma subsidiaria de todos los delitos en que existe como modalidad de comportamiento un ataque contra el mismo bien jurídico protegido, que entra en juego cuando la conducta enjuiciada no pueda subsumirse en otras figuras más específicas del CP que impliquen también un atentado contra la integridad moral de otros, de las que existen numerosos ejemplos en otros Títulos del Código.

Junto a él y por aplicación del art. 177, nos podemos encontrar ante un concurso real de delitos, del art. 77 CP, ya que el bien jurídico protegido en el art. 173 es la integridad moral y tiene un carácter autónomo frente a otros bienes jurídicos que pueden ser también lesionados (vida, integridad física o psíquica,...) por lo que pueden darse concurso con:

  • Inducción al suicidio del art. 143, 1 Cp 
  • Delitos de lesiones físicas o psicológicas, del art. 147 Cp. 

¿Es necesario un delito de acoso escolar?

El hecho de que no haya claridad en cuanto a la tipificación de las conductas determinantes del acoso escolar de forma que se permita su calificación por un delito menos grave como es un delito contra la integridad moral del art. 173, 1 CP o por una simple falta de vejación injusta del art. 620, 2 CP, permite plantearse si desde un punto de vista de política criminal sería necesario incorporar un nuevo tipo penal consistente específicamente en el delito de acoso escolar.

Si atendemos a la evolución legislativa de tipos penales como el del art. 153, CP sobre violencia de género, en el que se elevan a la categoría de delitos lo que anteriormente eran simples faltas o infracciones leves, para una mejor persecución y erradicación de estas conductas, no ofrece dudas un pronóstico de similares características para el fenómeno del acoso escolar, el cual debería de adquirir la categoría de delito desde una tipificación específica, reservándose hechos aislados y leves a la consideración de falta.

Calificación jurídica del ciberbullying.

Más problemática suscita la calificación de estos hechos, aunque ya a fecha de hoy, sí hay prácticamente unanimidad para afirmar que en estos casos puede cometerse simultáneamente:
  • Art. 173, 1: Delito contra la integridad moral
  • Art. 197 CP: Delitos contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio: Del descubrimiento y revelación de secretos.

En la actualidad, el Proyecto de Código Penal contempla un nuevo artículo: 172 ter, con el siguiente contenido:
“1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:
1º La vigile, la persiga o busque su cercanía física2º Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.3º Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.4º Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.5º Realice cualquier otra conducta análoga a las anteriores.
Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.
2. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el artículo 173.2, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días.3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.4. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.5. En estos casos podrá además imponerse una medida de libertad vigilada.”

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

20 de marzo de 2015

Ideas para la página web del despacho


Quizás estéis en el proceso de crear (¡por fin!) la web del despacho, o quizás estéis pensando en renovarla. En cualquiera de los dos casos, será interesante que hagáis un análisis previo, seleccionando webs que os gustan, tanto españolas como extranjeras y así podréis saber qué diferencia a unas webs de otras, qué no debe faltar en la página de un despacho de abogados y las tendencias en cuanto a diseño.

Hoy os vamos presentar algunos ejemplos de webs americanas, seleccionadas por el portal The lawyerist para su ranking top 10 de 2015, de entre más de 100 nominaciones. En su selección de 2014 lo dejaron claro: un elemento importante a la hora de hacer la selección de las 10 mejores, era que la web estuviera adaptada a dispositivos móviles. Ya os hablamos sobre este tema en nuestro post ¿Por qué tu despacho debe tener una web optimizada para móvil?, cuya lectura recomendamos de nuevo, especialmente ahora que Google ha anunciado su intención de penalizar las webs que no estén adaptadas a dispositivos móviles, a partir del 21 de abril de 2015. 

Todas las buenas webs tienen algo en común y no es solo el diseño, si bien este es absolutamente esencial. Un buen diseño convence, lleva al potencial cliente a querer contactar con vuestra firma. Os recordamos también aquí nuestro anterior post 5 elementos imprescindibles para la web de tu despacho, no olvidéis leerlo.

Empecemos con el número 1:

 
Una web absolutamente profesional, realizada con nuestro gestor de contenidos favorito, Wordpress, el cual os enseñamos a crear y a gestionar en nuestro curso Abogacía 2.0 y del cual os hemos hablado en varias entradas de este blog. Una web moderna, personalizada, con fotos de calidad de los integrantes del despacho, y adaptada a dispositivos móviles. Tienen blog (¡fundamental para posicionamiento!), en el que parece publican asiduamente. Curioso, anuncian que hablan español. Una web limpia, sencilla y muy fácilmente navegable. ¡Un primer puesto muy merecido!

En el puesto 2:

También realizada con Wordpress, una web con un estilo menos convencional, con interesantes textos creativos y con imágenes originales. Disponen de blog (News and announcements) e integración con redes sociales a través de los correspondientes botones.

Saltamos al puesto 5:

Por último os presentamos otra de las webs de este top 10, si bien con respecto a esta indicaros lo que explica The lawyerist. La web está por lo visto realizada con Square Space, un editor de webs que presumimos similar a 1&1 pero la verdad con un diseño muy impactante. Se nos informa de que muchas de las webs nominadas han empleado el mismo gestor y un diseño muy similar, por lo que hay escasa o nula diferenciación entre unas webs y otras. Siendo, según indican Square Space una opción más económica, aconsejan invertir lo ahorrado en un logo distintivo y en buenos textos publicitarios.

Podéis ver el resto de las webs que completan el top 10 en este enlace. ¿Cuál es vuestra favorita?

Si te gustó esta entrada, quizás te interesará leer:
- Aula de nuevas tecnologías: SEO para abogados (I)
- Plugins imprescindibles para la web del despacho

17 de marzo de 2015

Aula de inglés jurídico: Employment law II


En una entrada anterior de esta sección, dedicada también a Employment law, ya os avanzamos algunos de los términos y expresiones fundamentales dentro de esta rama del Derecho. Hoy retomamos el Derecho laboral para concentrarnos en nuevo vocabulario de interés en el ejercicio diario del abogado que trabaja en un contexto internacional.

La pregunta de hoy es: ¿Cómo puede extinguirse un contrato de trabajo? (How can an employment contract come to an end?).Podemos distinguir los siguientes supuestos:
  1. Dimisión del trabajador (resignation). El trabajador (employee) decide dejar su trabajo (resigns from his or her job), informando al empresario (employer) que va a dejar de trabajar para la empresa (he or she will stop working for the employer's business). El trabajador deberá informar al empresario por escrito (in writing) por medio de una carta de dimisión (letter of resignation) y deberá normalmente trabajar el periodo de preaviso (work a period of notice). Una expresión informal que se suele emplear en estas circunstancias es handing in your notice (dimitir).
  2. Jubilación (retirement). El trabajador deja su trabajo (leaves his or her job) con la intención de no volver a trabajar (with the intention not to work again) porque ha llegado a una cierta edad (because he or she is a certain age). En muchos países la edad de jubilación es 65 años (the age of retirement is 65 years old). No obstante, algunos trabajadores deciden jubilarse anticipadamente (take early retirement). Una vez jubilados, el trabajador vivirá de su pensión (they will live on the money they receive from their pension). En Reino Unido, lo normal es tener una state pension que reciben del estado gracias a las contribuciones relizadas a la Seguridad Social (the National Insurance contribution). Algunas personas también disponen de panes de pensiones privados (private pension plans).
  3. Despido por causas objetivas (redundancy).  Cuando en inglés se dice the employee is made redundant, significa que el trabajador deja su trabajo porque el empresario no le necesita (the employer does not need them), ya sea porque el negocio no va bien (business is not good for the employer) o porque esté de hecho cerrando (the business is closing). Cuando estamos ante este tipo de extinción, el trabajador percibe una indemnización denominada redundancy payment or redundancy package, cuya cuantía dependerá del número de años que haya trabajado para la empresa (depends on the number of years that he or she worked for the employer). En ese package, a veces se incluye formación al trabajador para un futuro empleo u oportunidad laboral (training for a new career as part of the redundancy deal).
  4. Despido (dismissal). Ocurre cuando el empresario no está satisfecho con el trabajo o el comportamiento del trabajador (the employer is unhappy with the performance or the behaviour of the employee), por ejemplo en caso de impuntualidad constante (he or she is always late for work). Informalmente podemos emplear los términos being fired (EEUU) o being sacked (Reino Unido). El empresario está obligado a seguir un procedimiento concreto para llevar a cabo el despido (the employer must follow a certain proceeding of warning the employee), salvo que se trate de un incumplimiento grave (gross misconduct) como por ejemplo robarle a la empresa (stealing money from the employer), algo que permitiría a la empresa llevar a cabo un summary dismissal (despido disciplinario de carácter inmediato). 
  5. Voluntad del trabajador con causa justificada (constructive dismissal). Se produce cuando el trabajador se ve forzado a dejar su trabajo contra su voluntad (is forced to leave their job against their will) a causa de la conducta del empresario (because of their employer's conduct). Un ejemplo sería el caso de "mobbing", que curiosamente en inglés no se expresa así, sino harassment or bullying.
  6. Fin de contrato temporal (a fixed term contract ends). El trabajador deja de trabajar para la empresa porque su contrato era por tiempo determinado (their contract was for a specific period of time) y este ha concluido (which has ended). 
Para terminar, os dejamos con un breve vídeo en inglés con subtítulos, elaborado por una firma de abogados para su canal de Youtube, os servirá como práctica de listening.




Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer: 
-Aula de inglés jurídico (II): El proceso civil
-Aula de inglés jurídico (III): El proceso penal

13 de marzo de 2015

7 consejos saludables mientras trabajas en el despacho




Por Azahara Fernández, Quiromasajista y Periodista

 Casi todas las personas que vienen a recibir una sesión de quiromasaje refieren dolores en los mismos lugares. Los más comunes se dan en los omóplatos y dorsal, la zona lumbar, las cervicales o incluso algo que muchos no relacionan con un hábito postural pero que tantas veces va unido; el dolor de cabeza. En definitiva la columna, nuestro eje, es lo que más se resiente cuando no la atendemos. No hablemos de malos o buenos hábitos. Tengamos en cuenta que cada uno tiene su ‘manera’ de sentarse y que ésta es difícil de corregir a menos que estemos muy concienciados. Así que lo primero es hacerse un repaso a uno mismo y observar esas posturas que nos pertenecen. 

Cuando indico algunos consejos a mis clientes me suelen contestar lo mismo, "ya, sí es verdad pero no me acuerdo de hacerlo". Propongo pues algunas preguntas: ¿Cuántas horas al día paso sentado? ¿Qué medio utilizo como transporte? ¿Con qué, cómo, cuánto, dónde y cuándo me alimento? ¿Qué tipo de ejercicio hago? Y seamos sinceros. Luego pongámonos un reto simple por ejemplo, subir escaleras aunque haya ascensor al despacho o caminar 15 minutos a paso ligero todos los días sin excepción. A veces esto también resulta imposible para muchos y su respuesta es "no tengo tiempo". El tiempo es salud y la salud vida. ¡Encuéntralo!

A los abogados que hacéis deporte habitualmente deciros que no descuidéis la calidad de ese ejercicio: si eres fuerte pero no elástico cuidado con el corazón y con la rotura de ligamentos o de fibras, si eres muy elástico pero sin buen tono muscular puedes sentir un gran cansancio sin causa aparente. Y a los­­ que no lo hacéis por la excusas antes mencionadas, deciros que aunque me encanta veros en consulta me gustaría que no fuera porque os duele algo. Así pues os dejo unos consejos para mejorar vuestro tiempo en la oficina o despacho:


  1. Evitar tener cortado el riego sanguíneo ya sea a la altura de la rodilla, técnicamente llamado hueco poplíteo como en la zona de las ingles.
  2. Llevar ropa cómoda a la altura de la cadera es muy importante porque no presiona el movimiento pélvico, y esas sutilezas condicionan la postura de toda la columna.
  3. Usar reposa brazos, acercarse a la mesa. Apoyar el brazo en la mesa para escribir en el ordenador y tener la pantalla a una altura aproximada al eje perpendicular de la mirada, ayuda a modificar de manera inconsciente el eterno -¡ponte derecho!-.
  4. Rellenar la curvatura lumbar de nuestro asiento. Mucho más importante que los sillones de altos respaldos es tener bien asentada la curva lumbar ya que ayuda de manera mecánica al movimiento completo de todo nuestro cuerpo.
  5. Encontrar el momento para moverse. El nivel de trabajo bien hecho desciende con el incremento del cansancio. La sangre que no se mueve produce energía estancada, la energía es calor y el calor produce sopor. Aprovecha si puedes y habla caminando. Hacer pequeñas rotaciones de tobillos, muñecas y cuello. Si no conoces las abdominales hipopresivas
  6. Hacer pequeños ejercicios para relajar la vista. Esto es muy discreto de hacer. Mira lo que aconseja la empresa de lentes más famosa del mundo, ZEISS. Ten en cuenta que esto ayuda a prevenir grandes dolores de cabeza y la incipiente presbicia.
  7. Beber líquidos y comer poco y ligero. Compra unos frutos secos buenos y tenlos a mano. Mientras estés sentado lo que realmente usarás es el cerebro. Nútrelo.

Respecto al estrés y la ansiedad, que tanto persiguen al mundo jurídico, y que cuelgan de la espalda como mochila con piedras, circula por ahí una extraña píldora, unobrain. Se presenta como el primer Club Online de Brain Fitness. Si bien parece que estamos en un capítulo de la famosa serie The Outer Limits, su finalidad es la de entrenar la concentración, la relajación y la meditación. Desde luego que ya conocemos los resultados beneficiosos respecto del yoga o el mindfulness cuando se trata de liberarse del estrés, pero hagas lo que hagas, para librarte de estos dos problemas comienza repitiéndote "haz lo que puedas y hasta donde puedas; el resto déjaselo a los demás". 

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- ¿Abogacía slow?

10 de marzo de 2015

Pensión mínima de alimentos: unificación de doctrina

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado
Coordinador de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga


Desayuno, Gustav Wentzel


Cuando el progenitor que ha de pagar la pensión alimenticia carece de recursos económicos,  existía  una discrepancia entre las distintas Audiencias Provinciales en si procedía establecer un porcentaje de los ingresos,  fijar una cuantía mínima que rondaba entre los 150  y los 180 euros por hijo, o suspender temporalmente la pensión hasta que mejorara la fortuna del pagador.
                                
Pues bien, el Tribunal Supremo, que estos últimos años viene unificando doctrina en materia de familia, acaba de dictar una sentencia  con fecha 12 de febrero del año en curso concluyendo que “lo normal será fijar siempre en supuestos de esta naturaleza un mínimo que contribuya a cubrir los gastos repercutibles más imprescindibles para la atención y cuidado del menor, y admitir sólo con carácter muy excepcional, con criterio restrictivo y temporal, la suspensión de la obligación, pues ante la más mínima presunción de ingresos, cualquiera que sea su origen y circunstancias, se habría de acudir a la solución que se predica como normal, aún a costa de una gran sacrificio del progenitor alimentante”. En este caso determinó que era correcta “la cantidad de 150 euros al mes hasta que obtenga ingresos en que se volverá a la situación anterior”.

No podemos olvidar que “la obligación legal que pesa sobre los progenitores, que está basada en un principio de solidaridad familiar y que tiene un fundamento constitucional en el artículo 39.1 y 3 CE , y que es de la de mayor contenido ético del ordenamiento jurídico ( SSTS de 5 de octubre de 1993 y 8 de noviembre de 2013 ). De ahí, que se predique un tratamiento jurídico diferente según sean los hijos menores de edad o no, pues al ser menores más que una obligación propiamente alimenticia lo que existen son deberes insoslayables inherentes a la filiación, que resultan incondicionales de inicio con independencia de la mayor o menor dificultad que se tenga para darle cumplimiento o del grado de reprochabilidad en su falta de atención. Por tanto, ante una situación de dificultad económica habrá de examinarse el caso concreto y revisar la Sala si se ha conculcado el juicio de proporcionalidad del artículo 146 del CC ( STS 16 de diciembre de 2014, Rc. 2419/2013 ).”

En cualquier caso el tribunal ha de apreciar a la vista de las pruebas practicadas la proporcionalidad de la pensión alimenticia y los ingresos reales o indiciarios que se presuponen al obligado al pago. En la anterior sentencia,  la Audiencia y  el juzgado valoraron que si bien existía una situación económica muy precaria, había un hijo con un 77% de discapacidad con una prestación  y el padre,  a pesar de tener un subsidio de desempleo de 426 euros,  entendía que procedía la pensión mínima, adelantando que la suspensión de la pensión es excepcional y aplicable solo a cada caso particular.

Debemos recordar que el artículo 152 dispone que la obligación de dar alimentos cesará «cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades. Atendiendo al mismo el Tribunal Supremo en la sentencia de fecha 19 de enero de 2015 acordó la suspensión.

Posteriormente en la sentencia de fecha  2 de marzo de 2015 reitera el criterio establecido en la anteriormente citada y  en ésta establece con una argumentación que no tiene reproche alguno  cuándo procede la suspensión con carácter excepcional, así nos indica que:
                "Ante una situación de dificultad económica habrá de examinarse el caso concreto y revisar la Sala si se ha conculcado el juicio de proporcionalidad del artículo 146 del CC ( STS 16 de diciembre de 2014, Rc. 2419/2013 )... lo normal será fijar siempre en supuestos de esta naturaleza un mínimo que contribuya a cubrir los gastos repercutibles más imprescindibles para la atención y cuidado del menor, y admitir sólo con carácter muy excepcional, con criterio restrictivo y temporal, la suspensión de la obligación, pues ante la más mínima presunción de ingresos, cualquiera que sea su origen y circunstancias, se habría de acudir a la solución que se predica como normal, aún a costa de una gran sacrificio del progenitor alimentante". 
Ocurre así en este caso -carácter muy excepcional- en atención a los datos que valora la sentencia recurrida. El interés superior del menor se sustenta, entre otras cosas, en el derecho a ser alimentado y en la obligación de los titulares de la patria potestad de hacerlo "en todo caso", conforme a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento, como dice el artículo 93 del Código Civil , y en proporción al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe, de conformidad con el artículo 146 CC . Ahora bien, este interés no impide que aquellos que por disposición legal están obligados a prestar alimentos no puedan hacerlo por carecer absolutamente de recursos económicos, como tampoco impide que los padres puedan desaparecer físicamente de la vida de los menores, dejándoles sin los recursos de los que hasta entonces disponían para proveer a sus necesidades. La falta de medios determina otro mínimo vital, el de un alimentante absolutamente insolvente, cuyas necesidades, como en este caso, son cubiertas por aquellas personas que, por disposición legal, están obligados a hacerlo, conforme a los artículos 142 y siguientes del Código Civil , las mismas contra los que los hijos pueden accionar para imponerles tal obligación, supuesta la carencia de medios de ambos padres, si bien teniendo en cuenta que, conforme al artículo 152.2 CC , esta obligación cesa
 "Cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia", que es lo que ocurre en este caso respecto al padre. Estamos, en suma, ante un escenario de pobreza absoluta que exigiría desarrollar aquellas acciones que resulten necesarias para asegurar el cumplimiento del mandato constitucional expresado en el artículo 39 CE y que permita proveer a los hijos de las presentes y futuras necesidades alimenticias hasta que se procure una solución al problema por parte de quienes están en principio obligados a ofrecerla, como son los padres.”
Como conclusión,  podemos extraer que en casos de crisis ha de establecerse una pensión mínima vital, pero examinando el caso concreto pueden darse supuestos excepcionales donde se pueda acordar la suspensión de la pensión.

 El problema es como siempre la lentitud de la justicia y la ejecución de cada resolución judicial, y el temor a un delito de impago de pensiones. Pero eso es otra historia.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- Las barbies y el derecho de familia
- Emancipación y dependencia de los padres: alimentos y ninis

Imagen inicial: "Frokost gustav wentzel 1882" by Gustav Wentzel - Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons 

6 de marzo de 2015

Ejercer la abogacía: ¿un trabajo o una vocación?



Abraham Lincoln le dijo una vez a un estudiante de Derecho:

If you are absolutely determined to make a lawyer of yourself, the thing is more than half done already. (Si estás absolutamente decidido a convertirte en abogado, ya tienes más de la mitad del camino recorrido).

Muchos de nosotros sabíamos, ya desde la adolescencia, que queríamos ser abogados. Quizás la influencia de series televisivas, como "La Ley de los Ángeles", tuvieran algo que ver en ello. O quizás, como se dice en inglés, it runs in the family, es cosa de familia. Un familiar abogado, el padre o la madre por ejemplo, suponen una influencia poderosa si saben transmitir a sus hijos la pasión por la profesión. Tomada la decisión, el camino del abogado requiere de perserverancia y fortaleza. Ser un profesional independiente, cuya materia prima son los problemas de las personas, no es un camino sencillo. Pero sí apasionante.

El primer reto se plantea ya en la carrera. No es precisamente la más práctica del mundo y es necesario hacer uso de codos y memoria para poder terminarla victorioso. Una vez concluida, la competencia es abrumadora. Los graduados en Derecho representan un 5,7% de los egresados en todo el sistema (Fuente: Datos y cifras del sistema universitario español 2012-2013). Tenemos 73 facultades de Derecho en España y si bien no todo el que estudia Derecho encamina su vida profesional al ejercicio, lo cierto es que somos muchos abogados en nuestro país. El simple hecho de lograr una pasantía en un despacho es toda una hazaña, incluso aunque cuentes con un buen expediente. El acceso a las grandes firmas va acompañado de pruebas de selección que bien se asemejan a unas oposiciones, psicotécnicos incluidos.

Y el ejercicio diario, ¿qué decir sobre él? Recientemente abordamos la cuestión del futuro del abogado generalista y de los despachos unipersonales en el post "Del abogado generalista a las empresas de serviciosy nuestro panorama actual revela que el 95% de los despachos españoles se componen de menos de tres abogados. El abogado español sigue siendo en la mayoría de los casos, un profesional independiente, un autónomo en definitiva, que trata de hacer su trabajo diariamente y gestionar su despacho, lograr nuevos clientes y mantener a los existentes, formarse para no quedarse atrás, luchar por la profesión, estudiar los casos a fondo, pagar los gastos de despacho y... vivir de ello. Y todo esto, sin perder el resuello, algo que, señores, requiere tesón.

Pero sin duda es un trabajo fascinante, alejado de la rutina y apegado a la realidad de la vida. Como estudiante, acudir a ver juicios es la cosa más excitante y motivadora que uno puede hacer. Escuchar a un buen procesalista realizar su informe al término de una vista penal, es simplemente, de película. El abogado lo es las 24 horas del día, se siente como tal y por eso es una profesión que pasa con frecuencia de padres a hijos. Es algo mucho más profundo que un trabajo; es una verdadera vocación.


Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

3 de marzo de 2015

Aula de nuevas tecnologías para abogados: Apps para la edición de vídeos


En entradas anteriores, como la de ¿Youtube para abogados? os hemos planteado la posibilidad de emplear el vídeo como canal de comunicación corporativa para el despacho. Nada comunica mejor que una imagen (que vale más que mil palabras) y los vídeos se han convertido en una fórmula estupenda para contar cosas. Mostrar las instalaciones de nuestro despacho, presentar a los miembros de la firma, hacer minivídeos explicando conceptos jurídicos... las aplicaciones a nuestro sector también son variadas.

Hoy vamos a recomendaros tres aplicaciones móviles que os ayudarán a crear vuestros vídeos de forma rápida, sencilla y con diseño. En las tiendas de apps de iOS, Android, etc, podemos encontrar múltiples herramientas para grabar, recortar, editar, poner efectos y compartir vídeos. Desde la comodidad de vuestros móviles, podréis crear vuestras piezas con resultados más que decentes.

1. Replay  (iOS)
Replay es un editor de video creado específicamente para iphones, ipod touch y ipads, con un sencillo sistema de edición para conseguir resultados muy interesantes. Es muy sencilla de usar: solo hay que elegir los videos y fotos que queramos montar y dejar que Replay haga casi todo el trabajo. Podemos elegir los efectos,  los textos, el orden de aparición de los cortes de vídeos y/o las fotos, y Replay nos creará un vídeo. Todo listo para ser publicado y compartido en cualquier red social. Esta app tiene versión gratuita, si bien implica la aparición del logo de Replay en los vídeos. Quitarlo cuesta solo 1.99€, y por 9.99€ más, podremos comprar el paquete completo, incluyendo la desaparición de la marca de agua y filtros / efectos especiales extra.

2. Viva vídeo (Android)
La opción que más nos ha gustado para los que tengáis Android es Viva Vídeo. Igualmente muy sencilla de usar, aunque quizás menos impactante visualmente que Replay. El sistema es muy similar: elegimos los clips de vídeo que queremos montar (también podemos hacer una película de fotos), seleccionamos la música, las transiciones entre los clips o las fotos y los efectos o filtros que nos gusten (tipo Instagram). Podemos también incluir texto donde elijamos. La versión gratuita conlleva igualmente la aparición del logo de Viva Vídeo en nuestras creaciones, pero por 2.99 € compramos la versión de pago y ello también nos permite crear vídeos de mayor duración (la versión gratuita son unos cuatro minutos máximo). Una vez creado el vídeo, podemos subirlo directamente a Youtube, compartirlo por whatsapp o subirlo a otras redes sociales.

3. Magisto (iOS y Android)
Una tercera opción disponible para ambos sistemas operativos es Magisto. Mismo sencillo sistema, y con una buena selección de música según el diseño de vídeo que elijamos. Quizás disponemos de menor autonomía que en Viva Vídeo, ya que Magisto lo hace prácticamente todo por ti. Nosotros podemos hacer la selección de vídeos, fotos, el tema/diseño  (que conlleva unas transiciones, filtros, efectos y música determinados). La versión gratuita sólo permite compartir los vídeos por medio de un link, o incrustarlos (embed). Para poderlos descargar y subirlos, por ejemplo, a Youtube, es preciso pagar la versión premium, ya sea mensual o anualmente (es preciso por tanto renovarla, no es un único pago) y es la más cara de todas las apps que hoy recomendamos (4,99€/mes y 17,99€/año). Pero el resultado es muy profesional y visualmente atractivo.

Dado que todas disponen de versión gratuita, dependiendo de si tu smartphone es Android o iOS, te recomendamos bajarlas y experimentar con ellas para decidir cuál te gusta más. Si ya usas alguna otra app de edición automática de vídeo, te invitamos a compartirlo en los comentarios. ¡Acción!