13 de febrero de 2015

Entrevistando a... Juan Ignacio Acuñas, abogado y mediador


Hoy volvemos a una de nuestras secciones favoritas, la de entrevistas a compañeros y profesionales para conocer su día a día y su realidad profesionales. En esta ocasión hemos querido conocer más de cerca la labor del mediador, dada la relevancia y proyección que día a día va ganando la mediación como disciplina y especialidad. Juan Ignacio Acuñas es un compañero abogado, Máster en Mediación por la UMA, Actuación en Mediaciones familiares intrajudiciales y extrajudiciales, civiles  y vecinales, Tutor de prácticas del Master de Mediación de la UMA y del Experto en Mediación Familiar Psicólogos de Andalucía Oriental. Es además Responsable de redes sociales en Solucion@, Responsable de difusión en la Sección de Mediación del ICA Málaga y participa en la organización de distintos eventos por la difusión de la Mediación.

Juan, ¿qué es para ti la mediación?

Es una pregunta complicada. La mediación es una forma de resolver problemas en la que se tiene muy en cuenta la parte emocional y afectiva sin dejar de resolver el fondo. La sociedad da respuesta a ciertos problemas, pero la parte emocional no siempre queda satisfecha. Y hay casos en los que el problema no se puede judicializar porque no tiene transcendencia jurídica. Con la mediación sí se cubren todos estos aspectos.

¿Cuándo te inicias en la mediación?

Cuando estaba en la Escuela de Práctica Jurídica tenía un tutor, el juez, D. Juan Guerra Mora, que era muy conciliador. Él tenía en cuenta la parte emocional de lo que pedían los justiciables. Insistía mucho a la gente para que llegaran a un acuerdo, que en su opinión, sería una mejor solución que la que él les pudiera  dar. Él conciliaba.

¿Qué diferencia hay entre mediación y conciliación?

La conciliación también es una solución extrajudicial. El conciliador es una persona que tiene cierta autoridad y que propone a las partes una solución, o varias para elegir una. El mediador en cambio no propone nada; la solución surge de las necesidades que tienen cada una de las partes, quienes buscan una solución común y son ellos los que van aproximando soluciones, el acuerdo sale de ellos.

 ¿Se puede aprender a ser mediador?

Claro, para eso están los cursos de formación en mediación. Hay un mínimo de 100 horas que pide la ley nacional, 300 horas la andaluza; pero esto son mínimos para la inscripción. La mediación es una especialidad, no es una profesión según la UE, que establece que por ciertos criterios no puede admitirse que se cree una nueva profesión. Pero la mediación sí es una actividad profesional y requiere una formación específica, ya sea a través de un curso de experto o de máster, que son mucho más completos que los cursos de 100 horas que te sirven para inscribirte, pero para poco más.

Para ser mediador, ¿hace falta estar inscrito?

Puedes hacer labor de mediación sin estar inscrito en ningún sitio. Pero estando inscrito puedes acceder a que los centros o instituciones de mediación te deriven casos, y por otra parte, es una forma de reforzar la legitimación para el ejercicio.

 ¿Cuál es la función del Centro de Mediación (CMICAMALAGA)?

Su función es aglutinar en un registro a todos los mediadores que se quieran inscribir, que pueden ser abogados o no, ya que es un centro interdisciplinar. Esto se oferta a los organismos públicos, entidades privadas,… para conveniar que las personas pertenecientes o relacionadas con ellas acudan a mediación cuando tengan un problema. Estos organismos derivan a CMICALAMAGA los conflictos y se les darán unas sesiones informativas a las personas que vengan con problemas para explicarles cómo se resolverían con una mediación. En caso de estar conformes CMICAMALAGA le pondría en contacto con un mediador que es quien va a llevar el caso. Es un puente de unión  entre las personas que tienen el problema y la mediación.

¿Por qué la mediación es un punto conflictivo en nuestro colectivo de abogados?

El problema que surge algunas veces es que hay compañeros que piensan que es una competencia; y no lo es, es una forma distinta de resolver un conflicto. El abogado es un mediador, en el sentido coloquial de la palabra porque media entre las partes. Pero la mediación en el sentido profesional que estamos hablando,  es un recurso a disposición de los abogados, que algunas veces podrán utilizar en beneficio de sus clientes.  Cuando un abogado envía a un cliente a mediación, puede obtener una solución plena de los intereses de su cliente en un corto periodo de tiempo.  

 ¿Qué es Solucion@?

Solucion@ es una asociación de mediación que surgió en Málaga en 2002 y que está compuesta por expertos en Mediación provenientes de muy diversas áreas: Derecho, Psicología, Medicina, Economía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Graduado Social y Relaciones Laborales (yo entré en 2005). En 2008, solicitamos que los Juzgados de Familia de Málaga nos derivasen casos para llevar a cabo las mediaciones intrajudiciales, algo que se inició en enero de 2009 y que va estupendamente. Lleva a cabo una labor divulgativa de la mediación extraordinaria, organizando eventos, trayendo a Málaga a referentes en el panorama nacional e internacional de la mediación. También presta el servicio de mediación penal intrajudicial en Málaga y el servicio municipal de mediación en el Ayuntamiento de Antequera, entre otras labores.

¿Qué te ha aportado ser mediador?

La visión de la solución de los conflictos cambia al 100%, porque no se trata solamente de darle solución, es darle la solución que satisfaga a las personas, eso es lo fundamental. Es un ganar-ganar. Y tratar a las personas como seres con unos sentimientos y emociones, no como una parte más del conflicto. A través de la mediación, a la persona se le escucha y se siente valorada, no es un número más.

¿Cuál crees que es el futuro de la mediación?

El futuro de la mediación yo creo que es el presente, es que está ya aquí. Ha llegado y lo ha hecho para quedarse. Los medios ya nos buscan y le dan repercusión y desde las autoridades se le está dando valor. La mediación está interesando mucho. Su coste, tanto emocional como económico, es inferior a las otras opciones tradicionales. Ese ganar-ganar es mucho mejor porque la relación de las personas que tuvieron el conflicto se mantiene y se salva.

¡Gracias Juan por tu aportación!

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- Entrevistando a Mariló Davó: el abogado artesano

1 comentario:

  1. Extraordinario Juan Acuñas, Mediador experto del que no dejo de aprender todos los días y Solucion@ por todas las iniciativas que de forma continua realizan en pro del desarrollo de la Mediación. GRACIAS DE CORAZÓN.

    ResponderEliminar

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!