14 de noviembre de 2014

Procesos competitivos: beauty parades


Siempre es curioso conocer las características, las prácticas y las costumbres de la profesión de abogado en otros países.  Conocer otras realidades permite re-evaluar nuestros métodos y aprender de los otros, y en cualquier caso amplía nuestros horizontes y abre la mirada hacia otras maneras de hacer las cosas. En Londres, donde la competencia entre las firmas de abogados es digamos que intensa, donde el volumen de negocio que mueve la profesión alcanza cifras astronómicas, de ahí lo protegida que está, hay una práctica que ha llamado praticularmente nuestra atención: los denominados beauty parades, que podríamos traducir como concursos de belleza.

¿Y en qué consiste? Es una expresión totalmente acuñada y conocida en la profesión que se emplea, entendemos que metafóricamente, para referirse al proceso competitivo que tiene lugar cuando una gran empresa o un banco, por poner ejemplos, buscan qué firma de solicitors les va a representar y asesorar de futuro. Si un gigante como Google o Microsoft busca abogados en la City, se enviarán las correspondientes invitaciones a los bufetes más importantes, anunciando el inicio de un beauty parade. Formar parte de estos "concursos de belleza" es algo que no está al alcance de cualquier firma; es un proceso que, entre otras cosas, cuesta dinero a los despachos.

¿Qué valoran las empresas en las firmas? Algunas buscan despachos con un conocimiento muy especializado en un área del Derecho concreto. Para otras, cuestiones como la responsabilidad social corporativa del despacho, tendrán un peso importante. Según leemos en un artículo de la revista "Lawyer to be" cuando Transport of London convocó su beauty parade en 2007, puso especial énfasis en este último aspecto, requiriendo que los despachos facilitaran información sobre la diversidad existente en dichas firmas (estadísticas sobre el número de hombres, mujeres, etc, que integran los recursos humanos de cada bufete). Trataban de comprobar que su actitud hacia la diversidad es real y que no se trata simplemente de cubrir el expediente. Bancos como Barclays o HSBC también han sido noticia por tales requerimientos. En cualquier caso, si bien la diversidad es un tema de moda, clave en estos procesos competitivos, representan sólo un porcentaje pequeño de lo que estos conllevan. La investigación, redacción de documentos y el pensamiento innovador juegan papeles fundamentales.

¿Cómo funciona un beauty parade? Se envían invitaciones a las grandes firmas para presentar su propuesta (tender) para un determinado puesto o panel, especificando el plazo y la forma en que han de proponerla (por carta o en una reunión), así como cualquier otro requisito que se les exija para participar. Los despachos cuentan normalmente con una persona que coordina estos tenders; será esta persona quién decida qué socio liderará el proceso y junto con éste, configurará el equipo que trabajará para lograr adjudicarse el contrato. Normalmente disponen de dos semanas para presentar su propuesta, que será firmada por el socio responsable y enviada al cliente. Dependerá del cliente si hay reuniones posteriores o si las firmas han de realizar presentaciones de power point, y contestar a preguntas para demostrar su conocimiento específico y su capacidad para desempeñar cierto rol.

¿Existen prácticas similares en España? ¿Cómo eligen las grandes empresas a sus abogados? Os invitamos a participar y aportar vuestras experiencias a través de los comentarios.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- Mejorar las destrezas del abogado: attendance notes
- Los idiomas, una ventaja competitiva

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!