28 de noviembre de 2014

La peligrosa exigencia de Ley 2/2007, de Sociedades Profesionales.

Autor: Elisardo Sánchez Peña, abogado


Quisiera hoy comentar la Ley de Sociedades Profesionales, ley con 7 años de vigencia, y que aún hoy en día esconde un peligro. ¿Pueden solicitar la disolución de mi sociedad por no estar adaptada a esta ley? La respuesta no puede ser otra que afirmativa. Con que cuidado compañeros.

Esta Ley nos define qué es una sociedad profesional en su artículo 1.1:
Las sociedades que tengan por objeto social el ejercicio en común de una actividad profesional deberán constituirse como sociedades profesionales en los términos de la presente Ley.
A los efectos de esta Ley, es actividad profesional aquélla para cuyo desempeño se requiere titulación universitaria oficial, o titulación profesional para cuyo ejercicio sea necesario acreditar una titulación universitaria oficial, e inscripción en el correspondiente Colegio Profesional. “
Parece que nuestra profesión cumple al dedillo este apartado si nuestra firma es la titular de la relación jurídica establecida con nuestros clientes. No obstante, cabría preguntarse qué es ejercicio en común, la Ley nos respondería:

“A los efectos de esta Ley se entiende que hay ejercicio en común de una actividad profesional cuando los actos propios de la misma sean ejecutados directamente bajo la razón o denominación social y le sean atribuidos a la sociedad los derechos y obligaciones inherentes al ejercicio de la actividad profesional como titular de la relación jurídica establecida con el cliente.”
Es decir, si procedemos a contratar nuestros servicios a través de la sociedad, teniendo la misma los derechos y las obligaciones para con los clientes, se trataría de un ejercicio en común de servicios profesionales. En este caso, debemos estar adaptados a la Ley.

Parece que muchos de nosotros prestamos nuestros servicios en esta modalidad y, por tanto, esta Ley nos es aplicable.

Pues bien, ahora la parte peligrosa.

La  Disposición Transitoria Primera concede un plazo de un año para la adaptación a la Ley, bajo amenaza de cierre del Registro, y si tras dieciocho meses desde la entrada en vigor de la misma (16 de junio de 2.007) no se ha procedido a la adecuación de la sociedad profesional a la Ley, se establece una disolución de pleno derecho, realizada inmediatamente y de oficio por el Registrador Mercantil.

Es decir, toda aquella sociedad que cumpla los requisitos de esta Ley y no se haya adaptado, está “disuelta de pleno derecho desde el 16 de diciembre de 2.008”. Y lo pongo en cursiva, porque es evidente que de facto estas sociedades siguen operando y nuestros Registradores no se han puesto a disolver sociedades día y noche, pero cuidado, porque se puede solicitar su disolución a instancia de parte. Ya nuestros tribunales han aplicado esta Ley, y han llegado a considerar disuelta de pleno derecho a alguna sociedad por su falta de adaptación a la Ley 2/2007.

Aun hoy en día, encontramos algunas sociedades que a todas luces parecen encuadradas en esta Ley, y siguen con el distintivo S.L. Estas corren el riesgo de que les soliciten la disolución en los Juzgados.

Ante esto cabría preguntarse, ¿qué efectos jurídicos tendría sobre los actos y contratos realizados por la sociedad desde el 16 de diciembre de 2.008 hasta su disolución?

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- Aula de inglés jurídico (IX): Business Law 

25 de noviembre de 2014

Aula de inglés jurídico: en el Magistrates' Court


En nuestra entrada de hoy os proponemos practicar vuestro inglés jurídico a través de un vídeo muy interesante en el que se explica de forma clara qué es un Magistrates' Court y qué funciones cumple cada una de las personas que intervienen en un juicio (trial) en este órgano. En un post anterior, ya os introdujimos a la estructura de los juzgados y tribunales en el Reino Unido. Recordemos que los Magistrates' Courts son órganos integrados normalmente por jueces legos (lay judges), quienes desempeñan esta labor de forma voluntaria y por tanto no remunerada.

Como veréis en el vídeo, los Magistrates' Courts son normalmente un órgano colegiado compuesto por tres magistrates; uno de ellos será el presidente (the Chair) y tendrá el voto decisivo (the deciding vote) si los tres jueces no se ponen de acuerdo en el fallo (the ruling). Ellos escucharán los testimonios de las partes y testigos (hear the evidence) y decidirán si el acusado es inocente o culpable (decide whether the defendant is guilty or not guilty). Los magistrates conocen de las faltas (summary offences) dentro de su ámbito de competencia territorial (within their jurisdiction). También pueden conocer de los delitos menos graves (triable either way offences) si el acusado opta por ser juzgado por ellos en lugar del Crown Court. Los magistrates pueden remitir un asunto al Crown Court (refer the case up to the Crown Court) cuando consideran que la gravedad del delito o de la condena a imponer (the sentence to be imposed) excede su competencia.

Debido a que los magistrates son jueces legos, contarán con el apoyo del legal advisor to the Justices, antes conocido como clerk, que se viene traduciendo como secretario judicial.  Con formación jurídica, su misión es asegurarse de que todo funciona correctamente y que se siguen los procedimientos de forma adecuada (all the proper procedures are followed). Será quien pida al acusado que se declare culpable o inocente de los cargos que se le imputan (to plead guilty or not guilty) y solicitará a los testigos que se identifiquen (ask witnesses to identify themselves). Asesora a los magistrates en cuestiones de Derecho (advises the magistrates on legal matters) y se asegura de que sólo se presenten pruebas admisibles (ensures that only admissible evidence is put before the court).

La siguiente figura que vemos en el vídeo es the usher, que vendría a ser el agente judicial o auxiliar. Es quien dice: ¡en pie! (all rise!) y quien va en busca de los testigos cuando se les llama a declarar en el juicio (fetch in witnesses when they're called). Cuando los testigos están declarando (witnesses are giving evidence) es quien se encarga de mostrar las piezas de convicción (exhibits) a las distintas partes.

En cuanto a la representación letrada, por un lado tenemos al prosecuting solicitor, que cumpliría la función de nuestro fiscal (presents the prosecution's case). El letrado debe probar tres cosas:
  1. Que se ha cometido un delito (an offence has been committed)
  2. Que el acusado es quien lo ha cometido (the defendant has committed the offence)
  3. Que todas la pruebas se han obtenido legalmente (all the evidence has been gathered according to the correct gathering procedures)
Si no logra probar alguno de estos extremos, el acusado deberá ser absuelto (the defendant will be entitled to an acquittal). Si la defensa presenta testigos (calls witnesses), el prosecuting solicitor podrá formular repreguntas a esos testigos (cross-examine those witnesses).

Finalmente tenemos al letrado de la defensa (the defence solicitor), cuyo papel es proteger los intereses de su cliente (protect the interests of his/her client). Puede impugnar toda prueba recabada de forma ilícita (challenge evidence that has not been gathered fairly).

Os dejamos con el vídeo que os servirá para practicar el vocabulario que os hemos presentado así como el listening; dura poco más de 4 minutos, ¡disfrutadlo!



21 de noviembre de 2014

Las barbies y el derecho de familia

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado
Coordinador de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga


Quién lo iba a decir, las barbies entran de lleno en el derecho de familia y en las complicaciones de los bienes gananciales.

Recientemente la Audiencia Provincial de Las Palmas se ha pronunciado sobre el carácter ganancial o no de una colección de estas famosas muñecas, y obviamente a todos se nos esboza una sonrisa y pensar lo jocoso y simple del derecho de familia, pero eso no es así.

La sentencia de fecha 29 de septiembre de 2014 de la referida Audiencia ha tratado y analizado en profundidad la presunción de ganancialidad de los bienes que integran la sociedad de gananciales (art. 1.361 del Código civil), precisamente a la hora de incluir o excluir del activo esta partida, en concreto una colección de 150 muñecas.

Uno de los cónyuges alegaba el carácter privativo al ser donaciones u obsequios del otro y no ser de extraordinario valor, invocando los artículos 1.346.2 y 1346.7 del Código civil en relación con los artículos 1.378 y 1384 del mismo cuerpo legal).

Pues bien, la sentencia realiza un acertado análisis de la presunción de ganancialidad invocando las STS de 20.06.1995,29.11.1997 y 24.02.2000, insistiendo en que se presumen gananciales los bienes existentes en el matrimonio mientras no se pruebe que pertenecen privativamente a alguno de los cónyuges, presunción que implica una carga probatoria en el que alega la privacidad del bien y que dicha prueba desvirtúe contundente, expresa y cumplidamente la misma, no bastando la prueba indiciaria.

 Barbie y Ken de los años 60
Aplicando dicha doctrina, el que no se negara la adquisición constante matrimonio, y acreditado el extraordinario valor de la colección, que no ha sido tampoco desvirtuado por quien alega el carácter privativo,  la sala entiende que dicha colección ha de ser incluida en el activo de la sociedad de gananciales.

Este mismo criterio es el que hay que seguir cuando hablamos de joyas o relojes de lujo, pues a pesar de ser regalos por eventos felices como los aniversarios, nacimientos de hijos o bodas de plata, que precisamente por ese extraordinario valor no pueden ser considerados dentro de las ropas  y objetos de uso personal del 1346,7  del CC sino al amparo del 1.347,3 del CC, es decir, como bienes adquiridos  a título oneroso cuya adquisición se hace bien para la comunidad bien para uno solo de los esposos.

 Pero además, como indica la  Sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga de 30 de diciembre de 2013 precisamente en un supuesto de colección de relojes de lujo, es necesario además atender al nivel económico de la familia a la hora de determinar si la joya es de extraordinario valor, dando por sentado que en un nivel de vida elevado poseer varios relojes o  joyas pueden encuadrarse como bienes privativos del 1.346,7 del CC y por tanto ser considerados objetos de uso personal de los cónyuges. Valor que ha de considerar de forma individual y no en conjunto, como señaló la Sentencia de la Audiencia Provincial de  Córdoba 14 de marzo de 2005.

En cualquier caso la moraleja de todas estas sentencias es que en los tiempos de felicidad, en las navidades, aniversarios, etc. los cónyuges son muy espléndidos y generosos, no guardan las facturas, no aseguran las joyas individualmente y luego, cuando la química desaparece y surgen las matemáticas, quieren que los abogados y los jueces les resolvamos todos estos problemas jurídicos.

Por ello, recomiendo siempre la abogacía preventiva, los pactos capitulares, guardar las facturas a buen recaudo para luego poder probar primero la existencia y posteriormente poder determinar si el bien fue un regalo, una adquisición o su extraordinario valor, así que cuidado en todos eventos donde la felicidad del momento puede convertirse luego en amargura. 

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

Imágenes tomadas de http://es.pinterest.com/marilyncsor/barbie-dolls/

18 de noviembre de 2014

Posicionar tu ebook en Amazon


En un post anterior os explicamos cómo publicar un ebook algo que puede ser una herramienta ciertamente interesante para los abogados para potenciar la marca personal o profesional y, por qué no, incluso para ganar dinero si sabemos hacerlo bien. Recientemente hemos escuchado la entrevista de Víctor Martín a Ana Nieto, autora del libro "Triunfa con tu Ebook: Cómo escribir, publicar y vender tu libro con éxito" y nos ha parecido interesante compartir aquí algunas de las ideas fundamentales que Ana nos da en dicha entrevista y, en mayor profundidad, en su libro. Al final de esta entrada os dejamos el audio por si preferís escuchar el podcast en lugar de leer.

La primera idea que nos transmite la autora es que es relativamente fácil lograr posicionar bien tu libro en Amazon; ella misma ha logrado, tan sólo en su segundo día en el mercado, alcanzar el top de los 100 libros más vendidos en esta plataforma, adquiriendo como tal la categoría de best-seller. La idea es que cualquiera que pueda escribir un libro con un contenido de valor para un público concreto, puede lograr posicionarlo.

Amazon es para ella la mejor opción por varios motivos:
  • Amazon te da acceso a vender a decenas de millones de compradores. Tan sólo en el mercado de los ebooks, representa el 65% de las ventas que hay a nivel mundial. Cuenta con un fácil sistema de pago en 1 clic y con más de 400 millones de tarjetas de potenciales compradores.
  • Nadie paga royalties como Amazon: puedes llegar a recibir el 70% de tus ventas
Si estás decidido a publicar un libro en tu área de especialidad, lo primero y fundamental para lograr posicionarlo y vender, es que el libro ha de ser bueno. Todos somos expertos en algo y es importante que nuestro libro vaya dirigido a un público concreto. Para posicionarlo, es crucial saber elegir bien el título y el subtítulo. La cuestión de las palabras clave es muy importante: elegir bien aquellas palabras por las que te puedan encontrar cuando se busca un libro en Amazon. El algoritmo de búsqueda de Amazon es muy similar al SEO. También es muy importante para la estrategia, contar con una buena portada; aunque el libro sea electrónico, seguimos juzgando su contenido por las tapas.

Escrito el libro, elegidos el título, el subtítulo, las palabras clave y la portada, es muy importante saber que es en Amazon.com donde se producen fundamentalmente las ventas. Aunque ya exista Amazon.es, es en Amazon.com donde se encuentran la mayoría de las personas que buscan libros en español. Además, en Amazon.com es donde tenemos la funcionalidad del Look Inside, que te permite acceder al 10% del libro para decidir si te interesa comprarlo definitivamente o no.

Otro aspecto fundamental son las reseñas. Ana Nieto nos recomienda en la entrevista contar, para empezar, con por lo menos 3 a 5 reseñas. Los primeros comentarios habrá que provocarlos, si bien hay que tener cuidado porque Amazon detecta los comentarios de familiares. El resto de las críticas o reseñas vendrán más naturalmente, pero al principio sí hay que potenciarlas. Para lograr comentarios de su propio libro, Ana ha empleado un sorteo de un KIndle entre las personas que dejaran una reseña hasta el 16 de noviembre.

Y no nos asustemos, escribir un libro puede ser algo que no supere las 30 páginas de extensión en digital. Lo importante, eso sí, es que aportemos valor. Lo bueno además de publicar un ebook es que siempre luego podremos modificarlo si hay, por ejemplo, actualizaciones legislativas que conviertan nuestro contenido en obsoleto.

En definitiva, lo importante es gustarle a Amazon; la idea es que coloque tu libro en los escaparates en los que la gente los va a ver. Como ocurre con por ejemplo Facebook, Amazon es, ante todo una excelente base de datos.

Os dejamos con el podcast de la entrevista, que podéis escuchar aquí
Si te gustó esta entrada quizás te interese leer:

14 de noviembre de 2014

Procesos competitivos: beauty parades


Siempre es curioso conocer las características, las prácticas y las costumbres de la profesión de abogado en otros países.  Conocer otras realidades permite re-evaluar nuestros métodos y aprender de los otros, y en cualquier caso amplía nuestros horizontes y abre la mirada hacia otras maneras de hacer las cosas. En Londres, donde la competencia entre las firmas de abogados es digamos que intensa, donde el volumen de negocio que mueve la profesión alcanza cifras astronómicas, de ahí lo protegida que está, hay una práctica que ha llamado praticularmente nuestra atención: los denominados beauty parades, que podríamos traducir como concursos de belleza.

¿Y en qué consiste? Es una expresión totalmente acuñada y conocida en la profesión que se emplea, entendemos que metafóricamente, para referirse al proceso competitivo que tiene lugar cuando una gran empresa o un banco, por poner ejemplos, buscan qué firma de solicitors les va a representar y asesorar de futuro. Si un gigante como Google o Microsoft busca abogados en la City, se enviarán las correspondientes invitaciones a los bufetes más importantes, anunciando el inicio de un beauty parade. Formar parte de estos "concursos de belleza" es algo que no está al alcance de cualquier firma; es un proceso que, entre otras cosas, cuesta dinero a los despachos.

¿Qué valoran las empresas en las firmas? Algunas buscan despachos con un conocimiento muy especializado en un área del Derecho concreto. Para otras, cuestiones como la responsabilidad social corporativa del despacho, tendrán un peso importante. Según leemos en un artículo de la revista "Lawyer to be" cuando Transport of London convocó su beauty parade en 2007, puso especial énfasis en este último aspecto, requiriendo que los despachos facilitaran información sobre la diversidad existente en dichas firmas (estadísticas sobre el número de hombres, mujeres, etc, que integran los recursos humanos de cada bufete). Trataban de comprobar que su actitud hacia la diversidad es real y que no se trata simplemente de cubrir el expediente. Bancos como Barclays o HSBC también han sido noticia por tales requerimientos. En cualquier caso, si bien la diversidad es un tema de moda, clave en estos procesos competitivos, representan sólo un porcentaje pequeño de lo que estos conllevan. La investigación, redacción de documentos y el pensamiento innovador juegan papeles fundamentales.

¿Cómo funciona un beauty parade? Se envían invitaciones a las grandes firmas para presentar su propuesta (tender) para un determinado puesto o panel, especificando el plazo y la forma en que han de proponerla (por carta o en una reunión), así como cualquier otro requisito que se les exija para participar. Los despachos cuentan normalmente con una persona que coordina estos tenders; será esta persona quién decida qué socio liderará el proceso y junto con éste, configurará el equipo que trabajará para lograr adjudicarse el contrato. Normalmente disponen de dos semanas para presentar su propuesta, que será firmada por el socio responsable y enviada al cliente. Dependerá del cliente si hay reuniones posteriores o si las firmas han de realizar presentaciones de power point, y contestar a preguntas para demostrar su conocimiento específico y su capacidad para desempeñar cierto rol.

¿Existen prácticas similares en España? ¿Cómo eligen las grandes empresas a sus abogados? Os invitamos a participar y aportar vuestras experiencias a través de los comentarios.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- Mejorar las destrezas del abogado: attendance notes
- Los idiomas, una ventaja competitiva

11 de noviembre de 2014

Cómo hacer networking para lograr resultados


Podríamos definir el networking como el arte de entablar y hacer uso de contactos. Este anglicismo se ha incorporado a nuestro lenguaje cotidiano y nadie duda de la importancia que en los últimos tiempos ha cobrado como estrategia para lograr clientes. El boca a boca tradicional sigue siendo un herramienta fundamental y poderosa, pero es preciso salir a la calle (o a las redes) y conectarse con otros profesionales o con potenciales clientes, pues, insistimos, no basta con esperar a que suene nuestro teléfono sentados en el despacho.

No son pocos los abogados que conceden escasa importancia a hacer networking. Quizás ello se explique por la apreciación negativa de que implica venderse a uno mismo, decir lo bueno que uno es. Sin embargo, el networking consiste en llegar a conocer a personas a las que puedes ayudar o que pueden ayudarte a ti. En un post anterior ya abordamos el tema del networking a través de internet y las redes sociales. Hoy nos vamos a referir al más tradicional, al que hacemos cara a cara cuando acudimos a eventos y jornadas.

Lo que está claro, es que la mayoría no sabemos hacer del networking una herramienta de negocios útil, pese a lo poderosa que realmente es. Desde luego no se trata de acumular tarjetas de visita sin atraer nuevos clientes o negocio. Es probable que todos necesitemos re-evaluar nuestros métodos, ¡si es que tenemos alguno!

Steven M. Krauser, experto en networking, aconseja en un artículo de The New York Times acudir a los eventos y congresos con dos objetivos fundamentales: llegar a conocer al mayor número de personas posible y que ellas lleguen a conocerte a ti. A partir de ahí, recomienda cuatro pasos para que todo funcione:
  • Dar y recibir información
Es algo bidireccional: conocer a alguien y qué hace y que esa persona igualmente sepa a qué te dedicas. Comenzando por lo elemental (nombre, empresa, cargo, tipo de negocio), lo siguiente es ver cómo nos podemos beneficiar mutuamente.
  • Evaluar el valor del contacto
No puedes intentar hacer contactos con todo el mundo. Una vez que tenemos la información básica, es preciso valorar si merece la pena llegar a conocer a esta persona y entablar una relación profesional con ella que luego habrá que alimentar para que dé sus frutos. ¿Puedes ayudarle y él/ella puede ayudarte a ti? La respuesta debería ser "Sí" en ambos casos.
  • Establecer una alianza estratégica
Network como sabéis significa red en castellano y una red no es una colección de tarjetas, sino de personas. Es importante tomarse tiempo para conocer lo que los demás hacen. Interesarse genuinamente es un buen consejo a seguir. El propósito no debe ser sólo lograr que tu contacto se convierta en un cliente, sino que esa persona pueda referirte a otros posibles clientes. ¿Cómo podemos mutuamente ayudarnos a crecer?
  • Mantener la red
Conforme vaya creciendo nuestra red de contactos, será importante mantener dichas conexiones, mantenerlas vivas. A veces será preciso priorizar, pues no es posible mantener relación con todo el mundo al mismo nivel de intensidad. Una llamada de teléfono, un correo o una reunión de vez en cuando, nos ayudarán a alimentar la relación y que esta continúe siendo productiva.

Y para finalizar, insistir en algo fundamental: es importante acudir a eventos, del tipo que sea, no necesariamente sólo de abogados. En Málaga se celebran con cierta regularidad encuentros de emprendedores y empresarios, desayunos de networking o charlas que congregan a personas interesadas en hacer crecer sus negocios. En el portal Meet Up podrás encontrar por ejemplo grupos y encuentros que congregan a personas de diversas nacionalidades. Es cuestión de marcarse objetivos y de actuar para lograrlos.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- Conoce mejor a tus clientes
-La marca personal del abogado

7 de noviembre de 2014

Protección de datos y derecho al honor. Tutela judicial.

Autora: María Teresa Martín de la Hinojosa, abogada
Coordinadora de la Sección de Derecho de Consumo del Colegio de Abogados de Málaga
Secretaria General de la Asociación de  Consumidores Al-Andalus Málaga


Imágenes de la ponencia en el CJAM14
La Sección de Consumo del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga presentó el pasado 16 de octubre la ponencia: “Protección de Datos y Derecho al Honor. Tutela Judicial” dentro del programa del 10º Congreso Jurídico de la Abogacía en Málaga (#CJAM14)

María Huelin Franquelo, abogada experta en consumo, en su exposición trató los requisitos que han de cumplirse para poder incluir a una persona en un Registro de Morosos, exigencias que en ocasiones se eluden.

Uno de los principios que se resaltaron fue el de calidad de los datos, citándose la SAP de Baleares de 4 de noviembre de 2013 y la SAP de Córdoba de 7 de febrero de 2014. Seguidamente se destacó la necesidad de la concurrencia de: proporcionalidad, pertinencia, exactitud, adecuación y prudencia.

Por lo que respecta a los requisitos para ser incluido en registros de solvencia patrimonial, tenemos que destacar el artículo 29 de la LOPD, el artículo 38 del R.D 1727/2007, y la Instrucción de la Agencia Española Protección de Datos relativa a la prestación de Servicios de Información sobre Solvencia y  Patrimonial y Crédito.

A posteriori, al referirse al artículo 29 de la LOPD,  destacó la nítida distinción entre los registros de solvencia patrimonial y los registros de morosos, al exigir en los primeros consentimiento inequívoco del afectado  tal y como prevé el Artículo 6.1 de la LOPD, y que la información haya sido facilitada por el interesado o con su consentimiento.

Por el contrario el artículo 29 de la LOPD sí requiere para la inclusión en los registros de morosos:
  • excepción a la obligatoriedad del consentimiento del interesado, 
  • notificación en el plazo de 30 días desde la inclusión,  
  • y que sean  datos veraces y determinantes de la solvencia patrimonial.
Adicionalmente se exige la existencia de una deuda cierta, vencida y exigible, y la constancia de  un requerimiento previo de pago.

Especialmente interesante es la Sentencia de la  Audiencia Nacional de 10 de Junio de 2013, destacada por la ponente, en la que se reseñan los requisitos que ha tener este requerimiento previo de pago.

Otra resolución judicial citada durante la exposición de interés es la SAP Asturias de 20 de diciembre de 2013, de la que cabe deducir que no cabe incluir deudas inciertas, dudosas o sometidas a litigio.

A continuación se abordaron las intromisiones ilegítimas y el derecho al honor (Artículo 7 de la LOPH) citando entre otras  la ST TS de 6 de marzo de 2013, ST TS de 16 de febrero de 2010 y de 1 de Junio de 2010.

El principio de veracidad, clave cuando se analiza la conculcación del Derecho al Honor fue tratado desde la óptica de la STS de 5 de Julio de 2004, al ser la veracidad el parámetro que condiciona la presencia o no de intromisión ilegítima.

Para finalizar se centró en  la responsabilidad por daños y perjuicios en caso de intromisión ilegítima al honor y su tutela judicial, citándose  el artículo 29 LOPD, Artículo 28 del R. Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, artículo 19 LOPD, y artículo 9.3 LOPH, bajo la óptica de la STS de 22 de Enero de 2014.

4 de noviembre de 2014

Mejorar las destrezas del abogado: attendance notes


Los abogados anglosajones aprenden lo que denominan lawyering skills, algo que forma parte de su proceso de formación incluso en las escuelas de práctica jurídica. Sin embargo, hablar de destrezas del abogado nos suena  extraño a nosotros los españoles y, aunque sabemos que hay factores a mejorar en nuestro desempeño profesional, poco tiempo invertimos en formarnos y pulir ciertas destrezas que nos serían francamente útiles. Desde la sección de Gestión de Despachos y desde el Grupo de Abogados Jóvenes con frecuencia se organizan talleres prácticos que tratan de abordar temas muy concretos como el interrogatorio de testigos o las habilidades expositivas en juicio. Esta mejora profesional pasa por hacer un auto-análisis de aquellos aspectos en los que creemos que precisamos focalizar y mejorar.

Volviendo a nuestros homólogos ingleses, sorprende el pragmatismo reinante en el desempeño diario de los solicitors. Parten de un enfoque de equipo, menos individualista que el nuestro, que entre otras cosas se refleja en la manera precisa, protocolizada y ordenada en que organizan sus expendientes (briefs). La idea es que cualquiera pueda ponerse al día en un caso del despacho si el compañero estuviera enfermo y otro tuviera que hacerse cargo de sus expendientes.

Así, por ejemplo, una práctica interesante es cómo todo queda registrado por medio de las denominadas attendance notes. Tras cada llamada telefónica, cada reunión o cualquier otra forma de trabajo realizada para un cliente, el solicitor redacta su correspondiente attendance note. En ella da cuenta de lo acontecido para su correspondiente constancia y registro. Si bien esto consecuentemente incrementa el volumen de papel que generamos para cada caso, estas anotaciones permiten por ejemplo justificar el tiempo invertido en un determinado asunto.  Confiar cada conversación a la memoria puede jugarnos malas pasadas, algo que también evitamos con este tipo de organización. Además, hacen posible que cualquier compañero pueda saber inmediatamente en qué consiste un determinado asunto y en qué fase se encuentra.Y por último, está el valor probatorio de las notas.

Deteniéndonos en estos dos últimos puntos, es interesante señalar que en una firma de solicitors inglesa no se concibe  que un abogado no esté disponible para el cliente durante el periodo vacacional. Es impensable que un cliente pueda recibir la respuesta de: "lo sentimos, pero Don/Doña XXX no se encuentra en el despacho, de hecho no volverá hasta el 30 de agosto. ¿Quiere dejarle un mensaje?". El solicitor viene a ser un depositario de los problemas del cliente y si no está disponible por la causa que sea, siempre habrá alguien en la firma que asumirá la responsabilidad sobre su caso en ausencia del compañero en cuestión. Hay un claro enfoque de equipo.

En cuanto al valor probatorio de las attendance notes, aquí podemos ver otra gran diferencia con nuestro sistema. Gozan de una presunción de veracidad, algo que se explica por hecho de que los abogados en Inglaterra se conciben como oficiales del juzgado en tanto en cuanto se entiende que son guardianes del Derecho. El abogado inglés se debe al sistema y no a su cliente. Es también por ello que no hay jueces profesionales en la forma en que aquí existe la carrera judicial. Un juez no necesita tener conocimientos de Derecho en un sistema en el que los abogados no presentan sus casos sólo de forma en que favorezca a su cliente. De ahí la presunción de veracidad de las attendance notes.

¿Podríamos copiar algunas de estas prácticas de nuestros compañeros del Common law? Como dirían ellos: indeed! Incorporar estrategias de gestión que nos aportan un sin fin de ventajas está en nuestra mano, es sólo cuestión de hacerse el propósito y ponerse manos a la obra.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- De abogado a solicitor inglés
- Buenas prácticas en la gestión de despachos: el cliente extranjero