31 de octubre de 2014

La Fiscalía de Delitos de odio en Málaga

Autora: Rosario Alises Castillo, abogada
Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Málaga


El delito de odio es aquel en el que se atenta contra una persona o grupo de personas o las propiedades de éstas por su pertenencia a un determinado colectivo social, según su origen racial o étnico, sexo, religión, opinión, edad, discapacidad, orientación sexual o identidad de género.

El bien jurídico que se protege al castigar este tipo de delitos es la dignidad de la persona, que está amparada, además,  por  la Constitución Española.

El delito de odio tiene su reflejo en los siguientes artículos del Código Penal:
  • 24.4.- Agravante genérica de discriminación.
  • 173.1- Delito contra la integridad moral.
  • 174.- Delito de tortura.
  • 314.- Discriminación en  el ámbito laboral.
  • 510.- Incitación al odio
  • 511.- Discriminación en servicios públicos.
  • 512.-Denegación discriminatoria de servicio.
  • 515.- Asociación ilícita para promover el odio.
  • 522.- Atentar contra la libertad religiosa de las personas.
  • 525.-.Hacer escarnio de los dogmas de una confesión religiosa y de las personas que la profesan
  • 607.2- Justificación del genocidio
Los delitos de odio atacan a las personas por ser lo que son, lo que no pueden evitar ser. En Málaga contamos con una Fiscalía de Delitos de Odio y Discriminación con competencia en  toda la provincia cuya titular es la Fiscal Dª María Teresa Verdugo Moreno. Esta Fiscalía  depende de la Fiscalía de Sala para la Igualdad . María Teresa Verdugo Moreno, en su intervención en el 10º Congreso jurídico de la Abogacía en Málaga, insistió en la importancia de dar a conocer el servicio que prestan desde la Fiscalía de delitos de Odio. La ponente imparte formación a policías y guardas civiles. Es importante que los motivos de odio consten en los atestados.

Las amenazas a colectivos: inmigrantes, por motivos de raza o religiosos, ataques a homosexuales son tipos agravados. Un delito que merece atención particular es el del art. 173.1 CP ataques a la dignidad y a la integridad moral. La jurisprudencia del Tribunal Supremo estableció los criterios que ayudan a interpretar este tipo de ataque a la integridad moral.

En los delitos de odio las víctimas son también los colectivos a los que pertenecen y sus familias. Un problema añadido es el del llamado perfil racial, algo que comenzó a observarse en EEUU, con las detenciones mayoritarias a personas de color. En España, la Circular  X /2012 de la Dirección General de la Policía pretendía precisamente evitar este tipo de situaciones. Destacamos este fragmento:

"Las identificaciones de personas que infundan sospechas se realizarán de forma proporcionada, respetuosa, cortés y del modo que menos incidencia genere en la esfera del individuo, de tal manera que se evitarán aquellas que se consideren innecesarias, arbitrarias, abusivas y que supongan una extralimitación de las facultades que otorga al efecto el ordenamiento jurídico a las fuerzas y cuerpos de seguridad".
 
La ponente explicó que con la especialización de la Fiscalía de Odio ahora este tipo de delincuencia estará monitorizada por una misma persona, desde la denuncia a la sentencia, lográndose así una mayor eficacia. Además con la creación de esta Fiscalía se homologan nuestras leyes a la legislación europea, ya que en países como Francia y Alemania existen legislaciones muy avanzadas para perseguir este tipo de delitos. Según la Fiscal, las minorías susceptibles de ser víctimas de delitos de odio, han interiorizado y etiquetado como normales conductas sufridas que para nada lo son. Ahora, es importante que estos colectivos conozca que existe una Fiscalía dispuesta a perseguir y   a intentar castigar este tipo de conductas y que sepa que las vulneraciones de sus derechos fundamentales están amparadas en otras instancias, y en el derecho penal y que cuando se vean afectados por este tipo de conductas sepan que hay una Fiscalía para  apoyarles.
Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!