25 de julio de 2014

Fijación de criterios por el TS respecto de las visitas: gastos y esfuerzos personales en los traslados.

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado
Coordinador de la Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga




Con fecha 26 de mayo de 2014 el Tribunal Supremo ha unificado doctrina con respecto a los esfuerzos económicos y personales que ambos cónyuges y no solo uno de ellos ha de soportar cuando, por circunstancias personales o laborales, uno de ellos se traslada a otra localidad cercana o no del lugar de residencia del menor/es  hijo/s.
Hasta ahora, como recoge la sentencia citada y cuya lectura recomendamos, había una diversidad de criterios jurisprudenciales, por lo que el Tribunal Supremo, una vez más,  unifica criterios jurisprudenciales en el derecho de familia, partiendo de los siguientes principios generales y de ineludible observancia:
  1. El interés del menor, art. 39 Constitución y art. 92 Código Civil debe prevalecer y protegerse a la hora de la fijación de las visitas y comunicaciones con ambos progenitores.
  2. El reparto equitativo de cargas, art. 90 c) y art. 91 del Código Civil, de forma que ambos progenitores sufraguen los costes de traslado y hagan los esfuerzos personales necesarios atendiendo a su capacidad económica, circunstancias personales o familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario laboral, etc..
 Y la citada sentencia nos dice:
         “En base a ello la Sala declara que para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores se habrá de estar, al deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor y en su defecto:
         1. Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual.
         2. Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.
         Estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberá conllevar una singularización de las medidas adoptables.”

Como vemos el Tribunal Supremo aplica el  sentido común y distribuye esfuerzos, (tampoco era tan difícil), confiemos que ese sentido común, el menos común de los sentidos, se traslade a los juzgados de instancia ya las audiencias en estas y otras materias.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

- La reforma que se nos avecina (I)
- La reforma que se nos avecina (II)
- Emancipación y dependencia de los padres: alimentos y ninis

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!