11 de julio de 2014

5 mitos sobre las redes sociales y los despachos de abogados


La relevancia y repercusión de las redes sociales como herramienta de marketing en el mundo es indiscutible. Desde el blog y desde el curso Abogacía 2.0 insistimos en las ventajas de hacer una buena gestión de la presencia del despacho en redes sociales. Observamos no obstante, bastantes errores de apreciación respecto a lo que implica el social media y hoy vamos a intentar desmentir algunos mitos e ideas mal concebidas al respecto. 

1. El social media es barato o gratuito
Cierto es que estar en redes sociales es, en principio, gratuito: tener una página profesional en Facebook o un perfil en Twitter no cuesta dinero. Pero la gestión de la presencia en dichos canales no puede ser un servicio por el que pretendamos pagar poco y que esté bien hecho. Si optamos por ser nosotros mismos quienes gestionemos los canales, no nos costará dinero, pero sí tiempo. Y ya sabemos: tiempo=dinero. Y si en cambio decidimos invertir nuestro propio tiempo en lo que sabemos hacer mejor (ser abogados) y externalizar el servicio, no pensemos que estamos contratando a alguien "sólo para que escriba alguna cosa en Facebook". Los community managers cuestan dinero porque han de decicarle a tus redes el tiempo necesario, planificar estrategias de marketing, hacer crecer la comunidad de seguidores de tu marca, medir resultados e interactuar con la comunidad. Y además, si contratamos a un profesional, será preferible que tenga una especialización en el sector legal o tendrá dificultades para manejar nuestra jerga especializada y generar o compartir así buen contenido.

2. El social media es sólo para los grandes despachos
Garrigues está presente en Twitter, en Facebook, en LinkedIn y tiene un blog. Gómez-Acebo y Pombo está también en las mismas redes sociales. Y así podemos continuar dando ejemplos de grandes firmas que han incorporado el marketing digital a sus estrategias de marketing tradicional. Porque estos despachos hacen marketing, efectivamente. ¿Y por qué no puede hacerlo un despacho pequeño o mediano? Hemos dicho que el social media no es barato, pero es asequible si lo comparamos con otros medios tradicionales. Las redes sociales han supuesto precisamente la democratización del marketing y todos podemos beneficiarnos de su uso.

3. Las redes sociales no son adecuadas para negocios serios como un despacho de abogados
El marketing digital es cosa bien seria.  Desechemos la idea de que Facebook o Twitter son redes para compartir fotos y chistes con los amigos. Tus redes sociales las manejas tú y serán lo formales o informales que tú desees que sean de conformidad con el tono de comunicación que escojas para tu despacho. Lo positivo de las redes sociales es que te permiten llegar a potenciales clientes quizás reflejando una cara más humana del abogado.

4. Un abogado no puede conseguir clientes a través de las redes sociales
Incluso si tu clientela objetiva no estuviera en redes sociales, habría otros argumentos a favor de cultivar la presencia en estos canales. Pero es que tus clientes sí están en las redes sociales, como probablemente tú también lo estás a nivel personal. También puedes usar Twitter para hacer crecer tu red de networking profesional y atraer a posibles colaboradores que también sean fuente de negocio en el futuro.  Si compartes buen contenido en redes y gestionas bien tu presencia, contribuirás a que la gente recuerde tu marca. El recuerdo de marca es precisamente eso: lograr que tu marca venga a la mente de los consumidores cuando se menciona la clase de producto o servicio a la que pertenece.

5. Estar en redes sociales es peligroso
Este es el mito que más nos gusta desmentir. Los alumnos de Abogacía 2.0 se congratulan de buscarse en Google y no encontrar nada sobre ellos. ¿Cómo te encontrarán entonces? Tener presencia en redes sociales no es necesariamente más peligroso que no tenerla, porque la gente sí que está en las redes y hablará de ti, estés ahí para defenderte o no. Puedes intentar huir del social media, pero no podrás esconderte. Además, según los estudios, la mayoría de los comentarios que la gente escribe en internet son positivos, recomendaciones principalmente. Y, por último, estar en redes sociales puede ser la única manera de controlar una crítica negativa, saber que se ha producido y rebatirla. 

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
-Cómo publicar un e-book
- 5 maneras de lograr que compartan tu contenido en redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!