23 de mayo de 2014

Delitos de odio y discriminación: una perspectiva jurídica y social.

Autora: Rosario Alises Castillo, abogada
Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Málaga

Los participantes en la mesa y miembros de la Comisión de Derechos Humanos.

El 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Desde entonces todos los años el 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. La homosexualidad sigue perseguida por ley en más de 70 paises y en 8 puede suponer la pena de muerte. 

En España, a pesar de los avances legislativos en materia de derechos civiles del colectivo lgtb (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales), la igualdad real para este colectivo todavía no se ha conseguido y son muchas las personas que se ven obligadas a esconder su orientación sexual en nuestro pais por miedo a sufrir discriminación e incluso ataques verbales y físicos. En este sentido hay que señalar que el Ministerio del Interior ha emitido un informe en el que analiza, por primera vez, el alcance de los llamados delitos de odio durante el año 2013. Este informe revela que las agresiones por la orientación sexual y la identidad de género son las mayoritarias de este grupo: 452 de un total de 1.172. De las 452 denuncias presentadas el año pasado por homofobia y transfobia, la mayoría se corresponden con delitos contra la libertad sexual y amenazas. Los abusos sexuales son un tercio de estas denuncias. Aún así, las asociaciones lgtb señalan que estas estadísticas constituyen una pequeña parte de las agresiones físicas y verbales que sufren las personas lgtb (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) ya que la mayor parte de esas agresiones no se denuncian muchas veces porque las personas agredidas piensan que no va a servir para nada, que nada va a cambiar. 

En visperas del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia en la Comisión de Derechos Humanos quisimos abordar esta problemática en una Mesa Redonda desde una perspectiva jurídica y social. 

Valentín González, representante de Movimiento contra la Intolerancia, nos habló sobre el concepto de delito de odio, que es aquel en el que el agresor, movido por el odio, el miedo o la aversión irracional, elige a la víctima por su pertenencia a un determinado colectivo social, según su origen racial o étnico, sexo, religión, opinión, edad, orientación sexual o género. Además, el representante de Movimiento contra la Intolerancia, nos alertó en su intervención, del peligro que suponen determinados discursos políticos que pueden ser el germen que incite a la comisión de este tipo de delitos. 

Mara Monreal, presidenta del Grupo de Abogados Jóvenes de Málaga,analizó aquellos artículos del Código Penal que castigan la discriminación, haciendo hincapié en los siguientes: 

  •  agravante genérica de discriminación, artículo 22.4, 
  •  delito contra la integridad moral, artículo 173.1 
  •  y el artículo 510 que hace referencia a la incitación al odio, la violencia y la discriminación. 

Por último la presidenta del GAJ advirtió sobre la incidencia negativa que los prejuicios homófobos de los miembros de un Jurado Popular, puede tener a la hora de decidir sobre la culpabilidad o la inocencia de una persona cuando el asunto tiene que ver con la orientación sexual del acusado o de la víctima, haciendo referencia a los casos de Dolores Vázquez y de Jacobo Piñeiro. 

David Cedeño, representante de la asociación lgtb Arco Iris, puso de manifiesto la situación injusta en la que se encuentran las personas gais, lesbianas, transexuales y bisexuales en nuestro país, en cuanto no pueden mostrar libremente su afectividad en público, como lo hacen las personas heterosexuales, por el miedo real a ser insultadas o incluso agredidas en la vía pública. Cedeño terminó su intervención apuntando la necesidad de sensibilizar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado respecto a los delitos por homofobia y transfobia y al tratamiento dispensado a las víctimas de tales delitos cuando acuden a denunciar. 

La representante de la asociación lgtb Ojalá, Teresa Pineda, centró su intervención en la invisible realidad de la mujer lesbiana que, históricamente, viene sufriendo una doble discriminación: por cuestión de género y por orientación sexual, siendo muchas veces ignorada cuando se habla del colectivo lgtb, a pesar de ser una mayoría dentro de dicho colectivo. Teresa Pineda apuntó que esa invisibilidad de la mujer lesbiana hace que el concepto que de ella tiene la sociedad se base únicamente en prejuicios fuertemente anclados en el imaginario colectivo de nuestra sociedad. 

Por último contamos con la presencia en la Mesa de Pilar Sánchez representante de la asociación Chrisalys, de familiares de niños y niñas transexuales, que nos habló del desconocido y espinoso tema de la transexualidad infantil, poniendo sobre la mesa la necesidad de protocolos de actuación legales, médicos y sociales en interés de estos menores para garantizar el libre desarrollo de su personalidad y de su identidad de género. 

Terminamos esta Mesa Redonda con deseo de que todas las personas puedan desarrollar libremente su personalidad sea cual sea su orientación sexual e identidad de género sin miedo a sufrir por ello discriminación, ataques verbales ni agresiones físicas. 

 Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer
- Primavera árabe y Derechos Humanos. El conflicto sirio. 
-Asistencia letrada a víctimas de trata 
-Pena de muerte y Derechos Humanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!