22 de abril de 2014

¿Qué es el mindfulness?

 
Últimamente se está a empezando a escuchar y leer mucho la palabra mindfulness en los medios de comunicación y no faltan títulos en las librerías que incluyan dicho vocablo en inglés. En Estados Unidos parece estar causando furor, y ya sabemos que lo que allí ocurre más tarde o más temprano, nos llega. Así que vamos a intentar explicar brevemente qué es y valorar cómo aplicar el mindfulness en nuestro ejercicio diario como abogados.

Si bien se está generalizando el término en inglés, los especialistas optan por traducirlo como atención plena. Es estar en el momento presente de forma consciente. Presencia plena y conciencia abierta en cada momento, en vez de estar pensando en lo siguiente que tenemos que hacer cuando terminemos la tarea presente. ¿Y qué tiene esto que ver con la abogacía? La respuesta es sencilla: ser más feliz y tener menos estrés tendrá un impacto beneficioso indudable en nuestra práctica profesional.

Mindfulness es por tanto prestar atención al momento presente intencionadamente. Es una forma de conectar con nuestra realidad. Cuando estamos en la sala de vistas, por ejemplo, la atención plena nos permite rebatir y responder serena y fundamentadamente, en vez de simplemente reaccionar. Te permite pararte y atender a tu estado emocional. Darte cuenta de tus sentimientos evitará que te dejes llevar por ellos y te permitirá elegir tu respuesta. Algo muy fácil de decir y con frecuencia difícil de hacer. Por eso la atención plena requiere práctica.

Ya hay estudios que demuestran que la atención plena reduce el estrés y la ansiedad. De hecho, parece haber una relación muy estrecha entre la felicidad y el estar concentrado haciendo algo. La dificultad siempre está en lograr concentrarse en lo que estemos haciendo sin la presión de todo lo que tenemos pendiente en nuestra agenda para cada día.

Hay dos maneras de practicar el mindfulness: una formal y otra informal.
  • La práctica formal es la meditación. Meditar te permite concentrarte en el momento presente, volviendo la atención a ti mismo, prestando atención a cómo te sientes, a los sonidos que oyes, los olores que percibes. Puedes aprender los rudimentos de la meditación a través  del yoga. En Málaga están proliferando los centros en los que practicar esta disciplina tan beneficiosa para cuerpo y mente.
  • La práctica informal puede darse cuando estemos haciendo cualquier otra cosa. Puedes hacerlo en cualquier lugar y momento. Por ejemplo, en vez de dejar que tu mente piense en veinte mil cosas mientras tomas el primer café del día. Presta atención a los detalles: el sonido de la cafetera anunciando que ya está listo el café, el olor...
El mindfulness sirve  para reducir o romper con el círculo vicioso de pensamientos obsesivos sobre algo futuro (o pasado), que escapa por completo a nuestro control. La atención plena nos permite concentrar nuestra atención en aquello que sí podemos controlar y dejar pasar lo que escapa a nuestro control en cada momento. Podemos practicarlo en el ejercicio diario de nuestra profesión, tomándonos de verdad el tiempo de escuchar a la otra parte para pensar nuestra respuesta. Tiene mucho que ver con practicar la escucha activa.Cuando salimos del despacho y llegamos a casa, nos permitirá dejar las preocupaciones atrás, ya que se trata de concentrarnos en el momento presente. Dejar de pensar en lo que ocurrió en el juicio de la mañana y conectarte con el aquí y el ahora. 

Buscando libros con el fin de dejaros alguna reseña bibliográfica a los que queráis profundizar en este tema, hemos encontrado esta obra de Jon Kabat-Zinn (referente en mindfulness) que puede servir de introducción a esta práctica: "Mindfulness en la vida cotidiana: donde quiera que vayas, ahí estás". El enlace os llevará a Google books y tendréis acceso a gran parte del libro.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- ¿Abogacía slow?
- El trabajo por metas

Imagen superior tomada de: http://perotuaestolellamasarte.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!