4 de abril de 2014

El régimen económico matrimonial inglés

Esta semana en el curso de Inglés Jurídico que impartimos en el Colegio hemos abordado el derecho matrimonial inglés para aprender la terminología correspondiente a este área concreta del Derecho. No son pocos los asistentes al curso que ya han llevado ya casos de divorcio de parejas inglesas. E, invariablemente, al plantearles a los alumnos la pregunta "¿cuál es el régimen matrimonial de los ingleses?", lo habitual es recibir la respuesta: el de separación de bienes. Así lo entienden también  los órganos judiciales españoles al aplicar a estos ciudadanos su ley personal en la resolución del vínculo matrimonial.

Sin embargo, la cosa no es exactamente así. Lo primero a tener en cuenta es que en Inglaterra no existe un régimen económico matrimonial en sí. No, al menos, en la forma en que nosotros lo concebimos. Sí hay normas que regulan ciertos aspectos patrimoniales pero no hay un régimen económico matrimonial primario y otros secundarios. El hecho de estar casados no tiene, mientras dura el matrimonio, consecuencias patrimoniales en sí. Comprar una vivienda con tu cónyuge, lleva a la misma situación de copropiedad que si compras con un familiar o amigo.

Distinta es la situación llegado el caso de crisis matrimonial y divorcio. Con la expresión "todo va a la olla" (everything goes into the pot), los ingleses lo definen muy gráficamente. Llegado el divorcio todo el patrimonio de los esposos está sujeto a distribución: lo que ya poseían antes del matrimonio, lo heredado, lo generado conjuntamente... . Deben comunicar al juzgador todos los bienes de los que son propietarios en un formulario específico. Y, algo muy importante a tener en cuenta, los jueces gozan de absoluta discrecionalidad a la hora de redistribuir el patrimonio. Ni si quiera, al parecer, están necesariamente vinculados por acuerdos pre-matrimoniales entre los esposos.

Los diferentes resultados a los que puede dar el que un proceso de divorcio se sustancie en nuestro país o en Inglaterra da lugar a bastantes casos de forum shopping: una práctica consistente en evaluar qué jurisdicción podrá darme una sentencia más favorable e interponer mi demanda en los juzgados de dicho país. Porque otro dato fundamental  es que los jueces ingleses sólo aplican la ley inglesa. Y que para poderse divorciar en Inglaterra sólo es preciso haber residido en este país durante seis meses, con independencia de la nacionalidad de las partes, donde contrajeran matrimonio o cuál sea el domicilio conyugal.

Se dan así casos de parejas (inglesas o no) que deciden tomarse un tiempo, ocurriendo que uno de los esposos decide volver mientras tanto a su país para "poder reflexionar" y en realidad lo que está es preparando el terreno para poder interponer su demanda ante los juzgados ingleses por entender que éstos le facilitarán un resultado más favorable a su posición en el matrimonio. Antes de aconsejar legalmente a nuestros clientes debemos preguntarnos:  ¿quién es nuestro cliente en la pareja, el débil o el fuerte económicamente? Hay casos populares de forum shopping, en los que famosos personajes han visto como sus parejas solicitaban el divorcio en Inglaterra por resultarles claramente más rentable.

Es conveniente aclarar también que el proceso de divorcio es  independiente en sí del proceso en el que se deciden las medidas económicas. Quizás esto explique el hecho de que en Inglaterra y Gales sólo se dan unos 50 casos de divorcios contenciosos de media al año.

Os dejamos aquí un enlace a un glosario de términos y expresiones en inglés jurídico referidos al derecho matrimonial. ¿Tienes ejemplos de casos de forum shopping? ¿Cuál es tu experiencia en este sentido? ¡Apreciamos tus aportaciones!

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
Imagen superior: outerinner.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!