29 de abril de 2014

Qué es un NIE, para qué sirve y cómo obtenerlo

Autor: Federico Nicolás Carrizo, abogado 
Especialista en Derecho Civil e Internacional Privado.

NIE
Imagen de la película "La Terminal"(Steven Spielberg, 2004)
Con la sigla NIE definimos el Número de Identificación de Extranjeros. El NIE, como su propio nombre indica, es un número asignado por las autoridades españolas a los solos efectos de poder identificar a los extranjeros que deban realizar actos jurídicos concretos en nuestro país. Se expide en un simple folio y está compuesto de un número de siete dígitos precedidos por la letra "X" o "Y". Su regulación legal se encuadra en el Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009, y más concretamente en el artículo 206 del mencionado Decreto.

Las condiciones para obtener un NIE por parte de un extranjero, son básicamente las estipuladas en el apartado primero del mencionado artículo 206, es decir, se expedirá para extranjeros que deseen permanecer en territorio español y no sea a través de visado. El otro requisito general, es que lógicamente esos extranjeros no se encuentren en situación irregular en nuestro país. Los motivos para obtener un NIE por parte de los extranjeros pueden ser; económicos, profesionales, o sociales, aunque en la mayoría de las ocasiones se solicita por cuestiones económicas, ya que a efectos prácticos el NIE es un identificador para los organismos españoles a la hora de localizar al sujeto pasivo que paga determinados impuestos.

Por poner algunos ejemplos prácticos, y especialmente en Andalucía, el NIE es imprescindible para:
  • realizar la compra de una vivienda, 
  • abrir una cuenta corriente en cualquier Banco en España, 
  • cuando se acepta una herencia por parte de un extranjero, 
  • o bien cuando se pagan impuestos derivados de una compraventa o una herencia, 
El lugar de obtención del NIE puede variar. Por norma general debe ser solicitado por el ciudadano extranjero personalmente o a través de un poder notarial en la Comisaría de Policía más cercana/competente al lugar donde el ciudadano extranjero pretenda realizar el acto jurídico concreto o tenga su residencia. Así pues, la obtención del mismo está sujeta a una circunscripción territorial, ya que en muchos casos en la Comisaría correspondiente se suele solicitar algún documento justificativo del motivo que lleva a solicitar el NIE y si se está solicitando en la Comisaría correspondiente. Si se trata de una compraventa, un documento justificativo podría ser el contrato de reserva, que debe ser de una vivienda sita en el ámbito territorial de la Comisaría donde se tramita. También se puede dar el caso de que el ciudadano extranjero quiera obtenerlo en su país natal. En tal caso,deberá solicitarlo en el consulado español de su país de residencia.

Los trámites para obtener un NIE son sencillos, y consisten básicamente en ir a la sección de extranjería de la Comisaría de Policía correspondiente con el pasaporte original y una copia (o con un poder donde consten estos si se actúa por representación), un formulario que proporcionan en la misma Comisaría que debe rellenarse por duplicado, el pago de la tasa estatal "modelo 790", que se proporciona también en Comisaría, y que se debe abonar en cualquier sucursal bancaria, y algún documento justificativo del motivo por el cual se solicita el NIE.

Cuando se ha reunido toda esta documentación y se presenta en la Comisaría correspondiente, suelen expedir el NIE al cabo de una semana o dos dependiendo de la Comisaría. Una vez obtenido el NIE, y para darle plena validez legal y que el ciudadano extranjero pueda abonar los impuestos correctamente, es recomendable ir con el NIE original, y registrarse en la Delegación de Hacienda correspondiente a través de un modelo de alta fiscal conocido como "Modelo 030". Ya  de alta en Hacienda, el ciudadano extranjero podrá llevar a cabo dichos actos, y se podrán pagar los impuestos a través de formularios telemáticos al estar dado de alta en Hacienda y la Agencia Tributaria de Andalucía.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- Buenas prácticas en la gestión del despacho: el cliente extranjero 
- Ejecución y reconocimiento de sentencias judiciales de países de la UE en el ámbito civil y mercantil.

Imagen inicial tomada de http://universocinema.com

25 de abril de 2014

La clave está en los gestos. Lenguaje no verbal para abogados.

Esta semana Jordi Estalella publicaba la primera parte de un artículo sobre la comunicación en los juicios, cuya lectura os recomendamos encarecidamente.
Desde el Colegio se está teniendo en cuenta la necesidad de formar a los abogados en habilidades y estrategias de comunicación. El Grupo de Abogados Jóvenes ha organizado a lo largo de este curso varios cursos con Julio García Ramírez, reconocido experto en técnicas de oratoria (también citado en su artículo por Jordi Estalella) y estrategias de comunicación.

Julio García Ramírez señaló algunas de las carencias más graves de los abogados en sala, partiendo de algo tan básico como no sentarnos correctamente. Aquí podéis ver algunos momentos del Curso Técnicas estratégicas de lenguaje no verbal para abogados.


Es importante recordar el núcleo del lenguaje no verbal:

  • Cuerpo
  • Territorio
  • Tacto
  • Imagen
  • Lenguaje paraverbal (tono)
Julio García Ramírez volverá a nuestro Colegio, concretamente a la Delegación de Fuengirola, el próximo martes 29 de abril con el Curso de Estrategias prácticas de control de estrés y gestión del tiempo para abogados. ¡No os lo perdáis!

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:

- ¿Testigos? ¡No, gracias! Pautas para un interrogatorio eficaz.
- Mi primo Vinny: La formación de los abogados.

22 de abril de 2014

¿Qué es el mindfulness?

 
Últimamente se está a empezando a escuchar y leer mucho la palabra mindfulness en los medios de comunicación y no faltan títulos en las librerías que incluyan dicho vocablo en inglés. En Estados Unidos parece estar causando furor, y ya sabemos que lo que allí ocurre más tarde o más temprano, nos llega. Así que vamos a intentar explicar brevemente qué es y valorar cómo aplicar el mindfulness en nuestro ejercicio diario como abogados.

Si bien se está generalizando el término en inglés, los especialistas optan por traducirlo como atención plena. Es estar en el momento presente de forma consciente. Presencia plena y conciencia abierta en cada momento, en vez de estar pensando en lo siguiente que tenemos que hacer cuando terminemos la tarea presente. ¿Y qué tiene esto que ver con la abogacía? La respuesta es sencilla: ser más feliz y tener menos estrés tendrá un impacto beneficioso indudable en nuestra práctica profesional.

Mindfulness es por tanto prestar atención al momento presente intencionadamente. Es una forma de conectar con nuestra realidad. Cuando estamos en la sala de vistas, por ejemplo, la atención plena nos permite rebatir y responder serena y fundamentadamente, en vez de simplemente reaccionar. Te permite pararte y atender a tu estado emocional. Darte cuenta de tus sentimientos evitará que te dejes llevar por ellos y te permitirá elegir tu respuesta. Algo muy fácil de decir y con frecuencia difícil de hacer. Por eso la atención plena requiere práctica.

Ya hay estudios que demuestran que la atención plena reduce el estrés y la ansiedad. De hecho, parece haber una relación muy estrecha entre la felicidad y el estar concentrado haciendo algo. La dificultad siempre está en lograr concentrarse en lo que estemos haciendo sin la presión de todo lo que tenemos pendiente en nuestra agenda para cada día.

Hay dos maneras de practicar el mindfulness: una formal y otra informal.
  • La práctica formal es la meditación. Meditar te permite concentrarte en el momento presente, volviendo la atención a ti mismo, prestando atención a cómo te sientes, a los sonidos que oyes, los olores que percibes. Puedes aprender los rudimentos de la meditación a través  del yoga. En Málaga están proliferando los centros en los que practicar esta disciplina tan beneficiosa para cuerpo y mente.
  • La práctica informal puede darse cuando estemos haciendo cualquier otra cosa. Puedes hacerlo en cualquier lugar y momento. Por ejemplo, en vez de dejar que tu mente piense en veinte mil cosas mientras tomas el primer café del día. Presta atención a los detalles: el sonido de la cafetera anunciando que ya está listo el café, el olor...
El mindfulness sirve  para reducir o romper con el círculo vicioso de pensamientos obsesivos sobre algo futuro (o pasado), que escapa por completo a nuestro control. La atención plena nos permite concentrar nuestra atención en aquello que sí podemos controlar y dejar pasar lo que escapa a nuestro control en cada momento. Podemos practicarlo en el ejercicio diario de nuestra profesión, tomándonos de verdad el tiempo de escuchar a la otra parte para pensar nuestra respuesta. Tiene mucho que ver con practicar la escucha activa.Cuando salimos del despacho y llegamos a casa, nos permitirá dejar las preocupaciones atrás, ya que se trata de concentrarnos en el momento presente. Dejar de pensar en lo que ocurrió en el juicio de la mañana y conectarte con el aquí y el ahora. 

Buscando libros con el fin de dejaros alguna reseña bibliográfica a los que queráis profundizar en este tema, hemos encontrado esta obra de Jon Kabat-Zinn (referente en mindfulness) que puede servir de introducción a esta práctica: "Mindfulness en la vida cotidiana: donde quiera que vayas, ahí estás". El enlace os llevará a Google books y tendréis acceso a gran parte del libro.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- ¿Abogacía slow?
- El trabajo por metas

Imagen superior tomada de: http://perotuaestolellamasarte.blogspot.com.es

11 de abril de 2014

Aproximación al plan de parentalidad.


El plan de parentalidad es uno de los aspectos más novedosos del Anteproyecto de reforma sobre el Ejercicio de la corresponsabilidad parental. El  Magistrado Pascual Ortuño, de la Sección 12ª de la AP de Barcelona define este plan como un como un instrumento esencial para los abogados de familia. Pascual Ortuño nos visitó con motivo de la Jornada de estudio sobre la reforma en materia de familia que organizó la Sección de Derecho de Familia del Colegio. Aquí podéis ver su intervención, que se centró en el análisis de la elaboración y contenido de dicho plan.


Los países anglosajones han sido pioneros en esta materia, como indicó Pascual Ortuño, citando varias iniciativas llevadas a cabo en el Reino Unido. Nos gustaría destacar:
  • la página web de la Cafcass (Children and Family Court Advisory and Support Service) un organismo público integrado en el Ministerio de Educación cuya finalidad es la defensa de los intereses de los niños y jóvenes ante los tribunales de familia. Aunque es independiente de los tribunales y servicios sociales, se rige por las normas del Derecho de Familia. 
  • Dentro de esa web,podemos acceder a documentos como Putting your kids first, una completísima guía para las familias en situaciones de divorcio que incluye consejos para los padres, referencias a los planes de parentalidad y acceso a los servicios de mediación. 
  • Asimismo, en la página Splitting up? Put kids first, (que podríamos traducir como ¿Separación a la vista? Que los niños sean lo primero) tenemos la posibilidad de completar el plan de parentalidad de forma interactiva y on-line. 
  • Por último os recomendamos consultar el material My family is changing, dirigido a los niños cuyos padres están en proceso de separación. Se trata de un material muy didáctico que insiste en evitar la idea de culpabilidad en las rupturas de pareja, especialmente para los menores.
Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- La reforma que se nos avecina (I)
- La reforma que se nos avecina (II)

8 de abril de 2014

Las redes sociales como herramienta de networking para abogados.

networking
Imagen de la película Revolutionary Road  (2008)
La mejor manera de conseguir clientes es sin duda por medio de referencias. El boca a boca, la recomendación, es indiscutiblemente la forma más rápida de convertir un potencial cliente en uno de verdad. Antes de internet y de las redes sociales, la única manera de conseguir contactos nuevos era a través de las relaciones personales offline: asistir a eventos (congresos, cursos, etc), almuerzos, actividades organizadas por el Colegio u otros colectivos profesionales o formar parte activamente de asociaciones de distinto tipo. Actividades que en sí no implican un coste económico, pero sí de tiempo. Con las redes sociales hacer networking, entablar nuevos contactos profesionales es uno de los objetivos más rápida y fácilmente alcanzables. Es posible contactar de forma rápida con otros abogados, otros profesionales y también con posibles clientes, y todo ello sin fronteras geográficas.

Un factor a destacar es la flexibilidad que te permiten las redes sociales de cara a hacer networking. Puedes hacerlo cómo y cuando tú quieras. No es un evento que tiene lugar a una hora determinada. Puedes hacer networking por la mañana, por la tarde o por la noche. Además, tú eliges a las personas a quienes quieres dirigirte, no estás limitado por los asistentes a dicho evento presencial. Y hay una variedad de canales a elegir: Twitter, LinkedIn, los foros del Colegio... Tú decides cuál es el que se adapta más a tu perfil y objetivos, cuál es el que te puede llevar a conectar con las pesonas que a ti te interesen un en momento dado.Tú decides dónde concentrar tus esfuerzos.

Otro factor importante es el sentimiento de comunidad que rápidamente se genera en las redes entre los que participan activamente en ellas, con todos los beneficios que conlleva formar parte de una comunidad. Con frecuencia estos contactos se trasladan posteriormente a un plano offline, lo que ahora se denomina "desvirtualizar" a alguien. La ventaja de las redes sociales es que te permiten conocer a personas que  no hubieras podido conocer de otra forma. Internet ha permitido expandir el alcance y el número de nuestros posibles contactos y también reavivar la relación perdida con contactos anteriores (por ejemplo, con tus antiguos compañeros de carrera, instituto o colegio). Todos ellos son fuente de posibles clientes y contactos profesionales.

En definitiva, en algún punto, lo interesante es precisamente trasladar esas conexiones de lo puramente online a lo offline. Un viaje a otra ciudad para un congreso puede por ejemplo ser una buena ocasión para propiciar un encuentro cara a cara con tus contactos de Twitter en dicha ciudad. También puedes usar las redes previamente a un evento para entablar esos contactos, interactuando con las personas que van a asistir (algo que puedes averiguar fácilmente siguiendo el hashtag/etiqueta del evento en Twitter, por ejemplo). Es mucho más cómodo hacerlo de esta manera, que tener que hacer los contactos en frío una vez ya en el evento de marras, algo que con frecuencia nos provoca reticencia y suele terminar en que, como mucho, hablamos con la persona que esté sentada a nuestro lado.

La gente ya no usa las páginas amarillas para buscar a un abogado, sino que preguntan a sus amigos o buscan en internet. Tener presencia online debe ser el núcleo de tu estrategia de networking. Si deseas ampliar tu red profesional de contactos, las redes son una forma sencilla, efectiva de lograr ese objetivo. Elige tu canal, interactúa y observa cómo crece tu red.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- Conoce mejor a tus clientes
-La marca personal del abogado
-5 maneras de lograr que compartan tu contenido en redes sociales

Imagen inicial tomada de: http://fanpop.com

4 de abril de 2014

El régimen económico matrimonial inglés

Esta semana en el curso de Inglés Jurídico que impartimos en el Colegio hemos abordado el derecho matrimonial inglés para aprender la terminología correspondiente a este área concreta del Derecho. No son pocos los asistentes al curso que ya han llevado ya casos de divorcio de parejas inglesas. E, invariablemente, al plantearles a los alumnos la pregunta "¿cuál es el régimen matrimonial de los ingleses?", lo habitual es recibir la respuesta: el de separación de bienes. Así lo entienden también  los órganos judiciales españoles al aplicar a estos ciudadanos su ley personal en la resolución del vínculo matrimonial.

Sin embargo, la cosa no es exactamente así. Lo primero a tener en cuenta es que en Inglaterra no existe un régimen económico matrimonial en sí. No, al menos, en la forma en que nosotros lo concebimos. Sí hay normas que regulan ciertos aspectos patrimoniales pero no hay un régimen económico matrimonial primario y otros secundarios. El hecho de estar casados no tiene, mientras dura el matrimonio, consecuencias patrimoniales en sí. Comprar una vivienda con tu cónyuge, lleva a la misma situación de copropiedad que si compras con un familiar o amigo.

Distinta es la situación llegado el caso de crisis matrimonial y divorcio. Con la expresión "todo va a la olla" (everything goes into the pot), los ingleses lo definen muy gráficamente. Llegado el divorcio todo el patrimonio de los esposos está sujeto a distribución: lo que ya poseían antes del matrimonio, lo heredado, lo generado conjuntamente... . Deben comunicar al juzgador todos los bienes de los que son propietarios en un formulario específico. Y, algo muy importante a tener en cuenta, los jueces gozan de absoluta discrecionalidad a la hora de redistribuir el patrimonio. Ni si quiera, al parecer, están necesariamente vinculados por acuerdos pre-matrimoniales entre los esposos.

Los diferentes resultados a los que puede dar el que un proceso de divorcio se sustancie en nuestro país o en Inglaterra da lugar a bastantes casos de forum shopping: una práctica consistente en evaluar qué jurisdicción podrá darme una sentencia más favorable e interponer mi demanda en los juzgados de dicho país. Porque otro dato fundamental  es que los jueces ingleses sólo aplican la ley inglesa. Y que para poderse divorciar en Inglaterra sólo es preciso haber residido en este país durante seis meses, con independencia de la nacionalidad de las partes, donde contrajeran matrimonio o cuál sea el domicilio conyugal.

Se dan así casos de parejas (inglesas o no) que deciden tomarse un tiempo, ocurriendo que uno de los esposos decide volver mientras tanto a su país para "poder reflexionar" y en realidad lo que está es preparando el terreno para poder interponer su demanda ante los juzgados ingleses por entender que éstos le facilitarán un resultado más favorable a su posición en el matrimonio. Antes de aconsejar legalmente a nuestros clientes debemos preguntarnos:  ¿quién es nuestro cliente en la pareja, el débil o el fuerte económicamente? Hay casos populares de forum shopping, en los que famosos personajes han visto como sus parejas solicitaban el divorcio en Inglaterra por resultarles claramente más rentable.

Es conveniente aclarar también que el proceso de divorcio es  independiente en sí del proceso en el que se deciden las medidas económicas. Quizás esto explique el hecho de que en Inglaterra y Gales sólo se dan unos 50 casos de divorcios contenciosos de media al año.

Os dejamos aquí un enlace a un glosario de términos y expresiones en inglés jurídico referidos al derecho matrimonial. ¿Tienes ejemplos de casos de forum shopping? ¿Cuál es tu experiencia en este sentido? ¡Apreciamos tus aportaciones!

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
Imagen superior: outerinner.com

1 de abril de 2014

La nueva piel de la Justicia

Autor: Salvador Madrid Fernández
Abogado y Máster en mediación 
La justicia de Trajano. Eugène Delacroix
Se dice que la justicia no es dar a todos por igual, sino dar a cada uno lo suyo, reponer a cada uno en lo que se le ha arrebatado . El derecho  penal pretende hacer justicia.
Reseñaba el profesor Pablo Galain Palermo que
 “el código penal es el catálogo en el que se reúnen los fracasos de una sociedad, aquello que ésta no ha podido resolver de otra forma" (1) 
Desde los años 90 se viene hablando de la necesidad de reformular las relaciones entre la víctima y el delincuente, se habla de la permanente crisis del derecho penal, y en su solución ya habla Roxin de  la “Tercera Vía”(2), ni venganza, ni retribución.Es un hecho reconocido que el derecho penal tradicional punitivo, sancionador, ha fracasado en la reconstrucción de la paz social. Las sucesivas reformas del texto punitivo evidencian que los errores no se corrigen con reformas del código penal.

Nos hemos percatado de  que hay que cambiar el paradigma. La Justicia debe cambiarse la piel. Si el derecho penal y la criminología ponían todo el foco de atención en el delito y en el delincuente, se desechaba prácticamente a la víctima, que solo importaba en cuanto pieza probatoria para la condena del infractor.  Esta política criminal está cambiando, el protagonismo se dirige también a la víctima.  Desde esa visión de hacer justicia con la retribución, con el castigo, se pasa, o se desea,  una justicia restaurativa, reparativa, la víctima es  ahora esa pieza fundamental.
La víctima va a necesitar del victimario en cuanto necesitará ser atendida, ser objeto de reparación, comprensión, la restauración del hecho infractor necesitará la actuación de ambos sujetos participantes: víctima y su victimario.

El Estado, sin dejación de funciones garantistas, cede un poco su posición dominante y de actor principal, en favor del perjudicado por el hecho delictivo. La víctima tiene que tener un protagonismo en su sufrimiento.Pasamos de la neutralización de la víctima a su participación activa. Con este cambio de paradigma se entiende que el derecho penal dejará su permanente crisis de identidad, afrontando de una vez por todas, una nueva política legislativa criminal, hacia el camino de la prevención, restauración, conciliación, reeducación real, caso por caso. Desde este punto de vista, creemos que la sociedad está preparada para entender este nuevo sistema penal. La convivencia  y la paz social deben basarse en una nueva concepción del derecho penal, hacia un Derecho Penal Reparativo.

Esta nueva concepción de justicia se vale especialmente de la mediación penal, se tiene que ir imponiendo este método de tratamiento del delito, de su víctima y de su victimario.La pena, sobre todo la privativa de libertad, estigmatiza, no resocializa, ni reeduca, al contrario, consolida la delincuencia, la reitera, puede crear un sentimiento de rechazo social, de socialización negativa, y en muchos casos, ni siquiera repara, ni  es su principal preocupación.

La Justicia, nuestra justicia,  tiende hacia la Justicia restaurativa, es la gran esperanza del derecho penal. Un importante paso ha sido la aprobación del anteproyecto del Estatuto de la Victima  con el visto bueno del Consejo del Poder Judicial, con base en la Decisión Marco 2001/220/JAI del Consejo de 15 de marzo de 2001,  y en otras Recomendaciones, que  reconocen los derechos de las victimas en el proceso penal y en el proyectado  nuevo Código Procesal penal, que prevé la aplicación de la mediación penal en delitos en los arts. 143 a 146 del texto.

El Grupo Europeo de Magistrados por la Mediación de España (GEMME) es una sociedad europea que pretende promover la mediación desde el ámbito de los tribunales. A ella  pertenecen hasta 18 países europeos, por tanto este grupo de juristas es el principal impulsor de la mediación en los diferentes ámbitos jurídicos, civil, mercantil, familiar, y también el penal. Se pretende que principalmente  por medio de la mediación la justicia avance un poco  más en su misión de ser más justa. Justicia solo debe haber una, y se debe tender a conseguir el mayor grado de ella, el cambio de paradigma en la justicia supone un acercamiento mayor a la Justicia, con mayúsculas.

(1) Pablo Galain Palermo ¿La reparación del daño como Tercera Vía “Punitiva? Especial consideración a la posición de Claus Roxin.
(2)  Zulita Fellini.-La Tercera Vía como método alternativo de resolución de conflictos (Revista La Trama).

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

Imagen inicial: http://commons.wikimedia.org/