11 de marzo de 2014

Facebook: cómo promocionar nuestra página profesional

Si te preguntaran “¿qué es Facebook?" lo normal sería contestar: una red social. Obviamente, así es.Pero también es incuestionable que es una gran base de datos, de hecho, podríamos decir que es la “madre de todas las bases de datos”, con información precisa y actualizada de sus usuarios. Piensa en todo lo que le cuentas a Facebook y  todo lo que Facebook sabe de ti: sexo, edad, nivel de estudios, estado sentimental, intereses... . Cada vez que subimos una foto o hacemos clic en el botón de "me gusta", le estamos facilitando información a Facebook. Y estos datos son el gran negocio de esta red social, ya que los pone a disposición de quienes deseen anunciarse o promocionarse en este canal. 

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la utilidad de emplear las redes sociales como canal de comunicación de nuestro despacho profesional. Si decidimos tener presencia en Facebook es importante hacerlo como página profesional y no como perfil personal, entre otros motivos, porque Facebook prohíbe usar los perfiles personales para empresas. Una vez que creemos nuestra página en Facebook, la red nos ofrece la posibilidad de promocionarla a través de anuncios que nos ayudarán a hacer crecer nuestra audiencia. Y lo realmente importante, es que podremos dirigir nuestros anuncios de forma segmentada a aquellas personas que sean nuestro público objetivo. El propio Facebook te explica paso a paso cómo crear un anuncio y llegar a la audiencia que realmente te interesa. Cuando el anuncio se ha publicado, podremos acceder a las estadísticas sobre los resultados de éxito de nuestro anuncio. 

Si te animas a  crear un anuncio con Facebook puedes optar entre promocionar tu página para obtener un mayor número de "me gusta" o promocionar una publicación concreta dentro de tu página para lograr una mayor visibilidad de dicha publicación. Ten en cuenta que en el caso de las publicaciones no promocionadas, Facebook las muestra a  un porcentaje de tus fans inferior al 10%. Es decir, sólo un porcentaje muy pequeño de tus seguidores ve las publicaciones de tu página. Una vez más, lo que Facebook quieres es que emplees los anuncios, la base de su modelo de negocio. 

Si eliges promocionar tu página, el anuncio de la misma aparecerá en el lado de la derecha como se ve en la imagen:


Para  acotar el público objetivo a quien deseas que se muestre tu anuncio, podrás seleccionar los parámetros dentro de distintos criterios:
·         Ubicación. Por ejemplo: quiero que mi anuncio se muestre a personas de Málaga. Puedes incluso seleccionar por código postal. En cuanto a países, puedes elegir entre 25 países diferentes.
·         Edad y sexo. Determina la edad mínima y máxima y respecto al sexo puedes escoger dirigirte a hombres, a mujeres o a todos. 
·         Intereses concretos y categorías amplias. Aquí seleccionamos a nuestra audiencia en función de los intereses que hayan indicado en su biografía personal.
·         Formación. Puedo escoger llegar a personas por ejemplo con formación universitaria.
·         Conexiones. Puedo seleccionar que mi anuncio se muestre a los amigos de quienes ya son mis seguidores. Es una forma estupenda de lograr más seguidores y posibles clientes porque la gente está más dispuesta dar un "me gusta" a una página si sabe que sus amigos ya lo han hecho.
·         Opciones avanzadas. Aquí podemos segmentar aún más escogiendo por ejemplo dirigirnos a personas con un estado civil determinado. 

A medida que segmentes con los distintos criterios, Facebook te indicará el número estimado de personas a las que puede llegar tu anuncio. Eso sí, es un cálculo aproximado del alcance potencial, por lo tanto no es exacto. 
Una vez segmentada tu audiencia, lo siguiente es seleccionar el presupuesto diario que te quieres gastar y el tiempo que quieres que tu anuncio esté vigente. Puedes elegir un presupuesto muy reducido (por ejemplo, 11 euros) y  tendrás resultados sorprendentes. El coste de tus anuncios en Facebook lo decides tú. Se puede elegir entre un presupuesto diario o uno de toda la campaña y entre dos tipos de puja o coste: por mil impresiones (CPM) o por clic (CPC). Solo pagas por los clics o por las impresiones que recibas hasta que alcances el límite fijado en tu presupuesto. 

La cuestión es probar y evaluar los resultados de tu campaña para decidir si los criterios seleccionados son los adecuados. Tengamos en cuenta también que si bien una página sobre moda tendrá más posibilidades de lograr más "me gusta"  con este tipo de campañas, los resultados para una página de un despacho de abogados pueden no ser tan buenos, pero no por ello desdeñables, ya que será un público segmentado e interesado en nuestros servicios
Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

1 comentario:

  1. Lo puedo recomendar, no sirve de mucho publicar cosas interesantes y nadie lo lee.

    ResponderEliminar

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!