22 de octubre de 2013

La Ley 1/2013 en el concurso de acreedores

Autor: Francisco José Pérez Martínez, abogado
Coordinador de la Sección de Derecho Concursal del Colegio de Abogados de Málaga

INTRODUCCIÓN
El 15 de mayo del presente año se publica y entra en vigor la Ley 1/2013  de 14 de mayo de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social. La ley ha supuesto una modificación, entre otras y a los efectos que en esta entrada interesan,  de las causas de oposición dentro de los procesos de ejecución hipotecaria, al establecer en su art. 7 apartado 14, párrafo 4ª  una nueva redacción del art.  695 LEC  que incluye una nueva causa 4ª de oposición a la ejecución hipotecaria que dice:
Artículo 695 Oposición a la ejecución
1. En los procedimientos a que se refiere este Capítulo sólo se admitirá la oposición del ejecutado cuando se funde en las siguientes causas:
4.ª El carácter abusivo de una cláusula contractual que constituya el fundamento de la ejecución o que hubiese determinado la cantidad exigible.”
Fija además la ley  un plazo de un mes durante el cual, cualquier ejecutado de hipoteca podrá hacer uso de las causas de oposición nuevas, aunque el plazo de oposición estuviese finiquitado, es decir, habilita, durante un mes esa posibilidad de oposición.

1.- APLICACIÓN EN LOS CONCURSOS
La norma indicada ha supuesto un quebranto en las ejecuciones hipotecarias seguidas dentro de los concursos de acreedores, dando lugar a oposición a la ejecución basadas en la misma.   El problema es que los bancos, conscientes de lo que tal norma supone, han pretendido frenar su aplicación  en los concursos, solicitando de los juzgados un pronunciamiento relativo a que dicha norma sólo se aplique a consumidores, y no a personas jurídicas
El planteamiento es irreal y lo es porque las cláusulas abusivas, en cuanto aparecen reflejadas en un contrato de adhesión con condiciones generales (que por tal razón no son ni buenas ni malas) implican una limitación de la capacidad de negociación del adherente, el cual frente al predominio del banco, carece de capacidad negocial. Un ejemplo aclara bien el asunto: En materia de cláusula suelo, el atractivo que para el prestatario supone la oferta de un interés variable consistente en un diferencial sobre el Euribor, le lleva a aceptar el préstamo. Pero esa oferta atractiva queda limitada cuando el banco impone un suelo por debajo del cual no pueden bajar los intereses.
El art. 1274 CC define la causa en los contratos y señala: “En los contratos onerosos se entiende por causa, para cada parte contratante,  la prestación o promesa de una cosa o servicio por la otra parte…”  Al trasladar este precepto a aquellos contratos de hipoteca, la consecuencia es clara, pues si la causa del prestatario se halla en un interés atractivo ofrecido por el banco,  y tal oferta queda, por imposición del banco, en un interés mucho más elevado, casi interés fijo, la conclusión es clara, tal cláusula ataca de forma directa a la validez de la causa en estos contratos.
Siendo así, es indiferente que el prestatario sea persona física o jurídica, lo verdaderamente determinante está en la capacidad de negociación, que frente al banco es nula. 

2.- DECRETO JUZGADO DE LO MERCANTIL Nº 1 DE MALAGA 2/9/2013

En estas condiciones, el Juzgado de lo mercantil 1 de Málaga dictó el decreto de 2 de septiembre de 2013 por el que ordena que esta ley 1/2013 es aplicable  tanto a personas físicas como jurídicas, zanjando de ese modo un debate, que nos va a permitir a oponer en los concursos con ejecuciones hipotecarias, la alegación de cualquier estipulación abusiva, incluyendo la cláusula suelo, tan en boga actualmente por la conocida sentencia del TS.
La cuestión que resuelve el citado decreto parte de una alegación basada en aquella ley por la AC de una empresa.  El banco se opuso en base a que dicha norma sólo puede ser alegada por los consumidores, y las empresas no gozan de tal condición.   El juzgado desestima la petición del banco.El decreto del Juzgado pasa a través de distintas resoluciones en favor y en contra.  En contra la SAP de Oviedo de 396/2012, a favor auto 2/4/2013 del Juzgado de lo mercantil de Córdoba.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:

Imagen "vanishing economy"  tomada de: http://vi.sualize.us

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!