6 de septiembre de 2013

El outsourcing como posibilidad

Leemos regularmente el blog norteamericano Small firm innovation (en inglés) para estar al día de tendencias y como fuente de inspiración para escribir entradas de interés para nuestro blog. En dicha web, cada mes hay un tema especial y muchos artículos en torno a dicho tema. Este mes el tema elegido para el sitio es el outsourcing o externalización de servicios en los despachos de abogados. En varios posts podemos ver las opiniones de distintos abogados americanos sobre las ventajas de externalizar. Vamos a aprovechar dichas contribuciones para extraer aquellos aspectos  aplicables a los abogados españoles.

En el post titulado: For law firms and lawyers, outsourcing is "in" (La externalización de servicios para despachos y abogados está de moda), el experto en gestión de despachos Edward Poll establece la premisa de la necesidad de externalizar servicios para tener éxito profesional. Literalmente afirma, al comienzo de su artículo:
"El abogado que cree que las cosas sólo están bien hechas si es él quien las hace, en breve estará haciendo muchas cosas mal- con un despacho colapsado y abocado o bien a una mala gestión de sus clientes o a la quiebra. Un despacho de éxito se beneficiará de externalizar aquel trabajo que no requiere las habilidades particulares ni la dedicación exclusiva del abogado".

A continuación, en la entrada se analizan distintas líneas posibles de trabajo que son fácilmente externalizables:
  • Un asistente virtual: la opción contratar servicios virtuales de secretariado. Alguien que coja las llamadas, etc, mejorando la imagen que proyecta el despacho, sobre todo si es unipersonal y somos nosotros quienes lo hacemos todo. La tecnología hoy nos permite acceder a este tipo de servicios sin tener que contratar a un/a secretario/a a tiempo completo. 
  • Los propios servicios jurídicos. Contratar esporádicamente a otros compañeros para cubrir aquello que no podemos abarcar (por falta de tiempo, de especialización, por ser en otra ciudad...). Recientemente en el grupo de LinkedIn de la asociación de abogados expertos en nuevas tecnologías ENATIC, un miembro nos hablaba de su proyecto Entreabogados, un portal que ofrece precisamente esta fórmula de colaboración. Sin haber entrado a profundizar en esta propuesta, no deja de ser una posible fórmula adaptada a nuevos tiempos y que ejemplifica lo que este autor nos sugiere en su post.
  • Los servicios de nuevas tecnologías: cloud computing, gestión de redes sociales... son ejemplos de trabajos fácilmente externalizables si queremos apostar por estar al día y no nos sentimos capaces de hacerlo nosotros mismos. Contratar los servicios de un experto para gestionar por ejemplo tu reputación online y dedicar tu tiempo a hacer lo que realmente sabes, a formarte o a hacer networking. 
Profundizando en las ventajas del outsourcing, en otro artículo titulado: "In business and everyday life: to outsource or to insource" (que viene a ser ¿lo hago yo o lo contrato?), el abogado y director de un despacho virtual (una tendencia que observamos al alza en EE.UU. y por tanto un fenómeno a tener en cuenta) Brian M. Mekdsy afirma:

"Los abogados que trabajan solos están acostumbrados a ponerse muchos sombreros distintos según el caso; son gajes del oficio. No sólo tenemos que ser expertos en nuestra rama, sino que tenemos que saber de marketing, de presupuestos, de bases de datos de jurisprudencia y legislación, de gestión de despachos (...). Es fácil perderse en los detalles de una tarea no productiva per se, como por ejemplo averiguar por qué tu impresora no se comunica con tu portátil repentinamente. Hay un momento en que ese tipo de tareas no suponen un uso eficiente de tu tiempo".

Sobre la evolución de la abogacía virtual, recomendamos el análisis de Eva Bruch en Lawyerpress Emprende, publicado esta misma semana . Eva tratará este tema en el 9º Congreso Jurídico de la Abogacía Malagueña
 
Lógicamente el coste de esta externalización determinará nuestras decisiones, si bien es cierto que muchas veces tendremos que valorar qué nos sale más caro y qué es más eficiente: la inversión de nuestro tiempo o de nuestro dinero.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
- Tres errores críticos en el marketing  de una firma jurídica
- CRM para la gestión de tus clientes
- De Twitter al cielo: lectura recomendada

Imagen inicial tomada de: http://www.channelbiz.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!