30 de julio de 2013

Lecturas de verano


Llega el mes de agosto y con él, un pequeño descanso en este espacio. Queremos agradecer vuestra compañía a lo largo de estos meses y aprovechamos para desearos felices vacaciones, especialmente a todos aquellos que habéis enriquecido el blog con vuestros artículos, compañeros del Colegio y colaboradores externos.
Os invitamos a leer, releer y recordar todas las entradas que hemos publicado desde el inicio del año, agrupadas por categorías. Algunas pertenecientes a  nuestras secciones habituales (como el Aula de Inglés Jurídico o de Nuevas Tecnologías) y otras a secciones de  más reciente creación, como la dedicada a Social Media para Abogados. Volveremos en septiembre con nuevas propuestas. Mientras tanto, ¡feliz lectura!

Buenas prácticas en la gestión de tu despacho
Aula de Inglés Jurídico
Marketing jurídico y gestión de despachos
Derecho de Familia (por Juan José Reyes Gallur)
Cine y literatura
Derecho Internacional Privado
Protección de Datos
Mediación
Administración pública y participación ciudadana
Crónicas de eventos
Miscelánea

26 de julio de 2013

La trinidad de la protección de datos

Autora: Celia Rueda Herrera,
Abogada especialista en Protección de Datos.

¿Estoy obligado a cumplir la Ley Orgánica de Protección de Datos? ¿Y cómo lo hago? Las dos grandes preguntas al entrar en este submundo. Si en tu despacho trabajas con datos de personas físicas, difícilmente vas a poder escapar de la LOPD. Por eso, vamos a resumir en 3 puntos clave los grandes frentes que deberíamos tener cubiertos:

1. El Padre: Nuestra relación con la Agencia Española de Protección de Datos.

Ente de Derecho Público con personalidad jurídica propia, es la encargada de velar por el cumplimiento de la legislación sobre protección de datos y controlar su aplicación. Lo cierto es que algunos la muestran como “la mala” en esta historia: controla, vigila, sanciona… pero como en toda buena relación que se precie, esta “mala” puede convertirse en un magnífico aliado a la hora de resolver dudas y es que, desde su creación, ha entendido que antes de sancionar es necesario inculcar una cultura de la intimidad y para ello pone a nuestra disposición estupendos materiales, a través de su página   www.agpd.es.
El primer acercamiento que debemos tener con ella es declararnos: contar que existimos y que, en nuestro pleno derecho, trabajamos con una serie de datos de carácter personal que tenemos organizados en uno o varios ficheros. Esta inscripción se debe realizar a través del formulario de Notificaciones Telemáticas a la Agencia Española de Protección de Datos (NOTA), a coste cero. Eso sí, si empiezas mal tu relación con la Agencia y no inscribes los ficheros, dicha actuación podrá ser catalogada como una infracción leve. 
Después, sólo habrá que recordar que, como ente revestido de autoridad, tiene amplias potestades en procedimientos sancionadores.

2. El hijo: Nuestro cliente.

El pilar fundamental en la regulación del derecho fundamental a la intimidad es la delimitación del ámbito de responsabilidad que asumimos al manejar los datos de las personas físicas que acuden a nosotros buscando asesoramiento o defensa. Como sujetos fundamentales en la aplicación de la norma, debemos ser conscientes de que la información es poder, pero, como todo poder, incumbe una responsabilidad, que es respetar la intimidad del cliente y utilizar los datos sólo cuando estemos habilitados. 
Y aquí se abren dos opciones:
  • a) Habilitación legal: si una norma me concede una potestad es porque quiere que trate con los datos necesarios para ejercerla. Así, un abogado de oficio, en el ejercicio de sus funciones, tiene que manejar datos del representado, puesto que de otra forma, su labor devendría imposible
  • b) Consentimiento: cuando nuestra relación se basa en la pura elección de nuestro cliente entre la variedad de ofertas del mundo jurídico, es el cliente quien debe prestar su consentimiento informado al tratamiento de los datos. Para ello, una opción satisfactoria es la redacción de una buena hoja de encargo, donde el cliente pueda leer y entender para qué les pedimos sus datos y cómo los vamos a utilizar.
3. El Espíritu Santo: Las relaciones con terceros.

No es la LOPD una ley estanco que nos permita realizar dos gestiones y dejar que una carpeta con nuestro Documento de Seguridad vaya cogiendo polvo en la estantería. Al contrario, ese flujo de datos constantes que ponemos en marcha cuando asumimos la representación de una persona física se debe producir de una forma ajustada a la ley. Y para ello, resulta fundamental la articulación de un clausulado jurídico amplio que abarque las relaciones que vamos a establecer. Puntos fundamentales del mismo serán las leyendas de información de LOPD, tan habituales en nuestros pies de correo y, sobre todo, el contrato de encargo de tratamiento, que nos permite apoyarnos en otros profesionales imprescindibles en nuestro esquema de trabajo.
Por lo demás, entrar en este mundo supone, además de abarcar una norma de obligado cumplimiento, ampliar la protección de tus defendidos y crear una marca presidida por el sentido común y guiada por un mandamiento: “No harás con los datos ajenos lo que no harías con los propios”.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

Imagen inicial tomada de: www.technoid.com.au

23 de julio de 2013

El trabajo por metas

Recientemente  hemos acudido a un taller sobre mejora de productividad personal para mejorar resultados desarrollando el potencial propio. Acudir a este tipo de talleres es sin duda una llamadita de atención que viene bien de vez en cuando. La empresa organizadora, SMI, tiene origen en Estados Unidos y la filosofía práctica americana se hizo patente durante la jornada.  El taller fue impartido por Pablo Romeo y fue gratuito y muy productivo. Tomamos buena nota de lo aprendido para poder compartirlo en el blog.

Una de las primeras enseñanzas útiles es aprender a identificar tus actividades de alto rendimiento (AAR); éstas son las que se traducen en beneficios. Por ejemplo, contactar a potenciales clientes cada semana/mes. Dichas actividades necesitan una programación en nuestra agenda, un seguimiento y un cierre. Es decir, si he contactado a un posible cliente para mi despacho, no debo dejar ese contacto en el olvido, sino hacerle un seguimiento y cerrar el acuerdo. La idea es poner un mayor énfasis en aquellas acciones que se traducen en resultados económicos. En la mayor parte de los casos, nos faltan actividades de alta rentabilidad en la agenda. Es  fundamental dedicar tiempo a encontrar clientes todas las semanas de tu vida profesional. Los clientes no siempre van a venir a llamar a las puertas de tu despacho, esperar ya no es suficiente, hay que pasar a la acción.

Y para pasar a la acción es crucial  ponerse unos objetivos y dividir estos en  metas. Las metas han de ser pequeñas y concretas, son los peldaños que vamos subiendo poco a poco para lograr nuestros objetivos. Es importante desarrollar el hábito de dedicar tiempo a definir metas, planificarlas y hacerlas tangibles. Romeo nos decía: la meta es la herramienta de motivación más potente que existe. Y debe ser SMART: eSpecífica, Medible, Alcanzable, Realista y Tangible. Es importante poder visualizarlas y más aún planificarlas y bloquearlas (protegerlas) en la agenda.

Cuando planificamos bien el principal beneficio concreto es hacer las cosas que tienes que hacer. Planificación es 1 hora a la semana y 5 minutos al día. La técnica en realidad es sencilla: pensar, planificar y proteger. Primero hay que determinar cuáles son las actividades imperativas y proteger franjas horarias para realizarlas. Otra pauta es ser estricto con el tratamiento de los imprevistos. Y en cuanto a la larga lista de cosas pendientes, limitemos el tiempo dedicado a actividades por hacer, simplemente planifiquémoslas. Y siempre una idea clara: productividad personal es optimizar el tiempo que dedicamos a actividades rentables.

En resumen, no se trata de hacer por hacer, sino de hacer para qué, con qué meta. En el taller conocimos también la matriz de Eisenhower, un sencillo esquema que nos permite clasificar las tareas pendientes según criterios de importancia y urgencia. Así, si la tarea es urgente e importante, ¡hay que hacerla inmediatamente! Si es importante y no urgente, hay que planificarla y hacerla. Si es urgente pero no importante, delegar. Y si no es ni importante ni urgente, no merece la pena dedicarle tiempo.

Y tú, ¿haces las cosas correctamente o haces las cosas correctas?


Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:
- Tres errores críticos en el marketing de una firma jurídica
- Conoce mejor a tus clientes
- CRM para la gestión de nuestros clientes

Imagen inicial tomada de la página de Facebook de SMI y diagrama de Eisenhower tomado de la web Super Yuppies ( http://superyuppies.com/)

19 de julio de 2013

La Patente Única Europea

Autor: Rubén Fernández Vela
Consultor legal de tecnología y entornos digitales

Para poder entender la nueva regulación del derecho de Propiedad Industrial en  la Unión Europea, debemos conocer la nueva Patente Única Europea que entrará en  vigor, de manera formal para todos los estados adheridos al documento que la regula, en enero de 2014. Si bien es cierto que no todos los estados miembros de la Unión han  suscrito el documento, encontrándose entre los ausentes Italia y España. Así, coexistirán como normativas reguladoras del citado derecho, la Patente Europa, la Patente Única Europea y las patentes de cada uno de los Estados miembros.
Con su entrada en vigor le son adjudicados nuevos roles a la Oficina de Patentes Europea, que llevará a cabo la recolección, administración y remisión de los efectos positivos o negativos de la resolución del mismo. Todo esto incluye su carácter legal, información, licencias, revocación, aprobación, remisión para completar posibles aspectos que sean necesarios incluir o subsanar y la admisión de la traducción. Los idiomas oficiales de la Patente Única Europea son el inglés, alemán y francés; nada impide que después sea traducido a idiomas de origen.
Para un estudio más efectivo de su regulación debemos atender a la “Regulación (EU) No. 1257/2013 del Parlamento y del Consejo de 17 de diciembre de 2012, sobre la creación de la patente unitaria (Patente Única)”. El documento expone que de lo que se trata es adaptar a la normativa comunitaria, la normativa interna de los distintos  Estados en el marco de la manufacturación y distribución de los productos fuera de las fronteras de éstos, para un mayor, mejor y verdadero desarrollo del artículo tercero del Tratado de la Unión. La patente otorga un archivo con unidad de protección, teniendo como objetivo que en un futuro todos los miembros de la Unión gocen de una igualdad de protección en un sistema único. Así que con una sola concesión de patente se producen, en todos los Estados participantes, los mismos efectos.


Evolución de la Patente Única europea

De lo que se trata, en todo caso, es de la creación de una verdadera protección unificada de todos los estados miembros frente a terceros que claudiquen como suyos el derecho sobre la patente. Esta patente deberá ser entendida en los estados miembros con los mismos efectos que los de su respectiva patente nacional.
Los titulares del derecho otorgado por la patente deberán pagar un precio único, cuya tasa deberá ser renovada mediante un pago anual. Así el costo es mucho menor en todos los sentidos.
Este nuevo sistema es importante porque supone la creación de una legislación única para todo el grueso de países que se adhieren al documento junto a la de un Tribunal de Patente Única.
El siguiente texto de referencia es el “Council Regulation (EU) No. 1260/2012 de 17 de diciembre 2012, sobre la implementación de la mejora en la cooperación en el área de creación de patente unitaria con el fin de aplicar las disposiciones para la traducción, que determina que para que un sujeto “creador” de un objeto patentable pueda ser objeto de los derechos que la Patente Única Europea le otorga, debe ser presentado en Inglés y traducido, para ser validado, a las demás lenguas oficiales, el francés y alemán.
Además, en caso de alguna disputa ante derechos sobre un objeto patentado deberá realizarse en una de estas tres lenguas. Igualmente, el texto entrará en vigor el día 1 de enero del año 2014.
Junto con la Oficina de Patentes Europea, el Tribunal Unificado de Patentes es la institución más importante a los efectos de la Patente Única Europea.
El Tribunal Unificado de Patentes, es un órgano especializado con jurisdicción exclusiva para litigios en materia tanto de Patentes Europeas y Patentes Europeas con efecto Unitario. Está integrado por una primera instancia, con sede en París y dos secciones una en Viena y otra en Londres, un tribunal de apelación y un registro. Este Tribunal nace a raíz del documento “Agreement on an United Patent Court and Statute - document 1635/12 of 11.01.2013”, firmado el día 19 de febrero del presente año.
La Patente Única Europea, frente a la Patente Europea, nace para 25 países, hasta ahora, de la Unión Europea, realizando una única solicitud y un título único, otorgando protección uniforme y mismos derechos para todos. Solo se necesita una activación y existencia de mecanismos totales y unificados en caso de la transmisión de los derechos que le son inherentes; también resuelve los problemas de jurisdicción, que será la del lugar, el Estado, en el que el solicitante tenga su domicilio, el centro de su actividad cuando solicitó la patente o, en su defecto, la sede en Múnich.
El último tema a tratar sobre esta Patente es el de Italia y España, países conocidos como “disidentes". Centrándonos en nuestro país, su negativa se sustenta en que, según los expertos, la adhesión no es buena para nuestros empresarios ya que contiene una “discriminación lingüística” puesto que el Reglamento 1260/2012,  determina que las solicitudes y validaciones, de las patentes, han de ser expresadas en inglés, alemán y francés.
La dicotomía surge al considerar si realmente es favorable o no para nuestras empresas cuando, por un lado, aquellas que pueden considerarse más débiles como las PYMES están exceptuadas de los gastos de traducción gracias a los sistemas de compensación y reembolso del Reglamento. Por otro lado, es cierto que si el castellano es reconocido en organismos de carácter internacional como lo son la Oficina de la Marca Comunitaria y la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual, por qué no va a serlo para el caso de la Patente Europea. En todo caso, España, al igual que nuestra vecina Italia, tiene hasta el 1 de enero del año 2014 para cambiar de parecer y, dejando a un lado los problemas menores de "discriminación lingüística" adherirse a la Patente Única europea, que, creemos, sería un muy interesante movimiento para ayudar a nuestra maltrecha economía.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:
-El concepto de residencia habitual en el nuevo Reglamento europeo de Sucesiones

16 de julio de 2013

El asunto de los alquileres turísticos de verano

Autor: Francisco Delgado Montilla
Abogado, socio en C&D Solicitors


El día 5 de Junio de 2013 se publicó en el BOE la nueva Ley 4/2013 de 4 de Junio, de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas, a través de la que el Gobierno quiere regular los alquileres de verano, incontrolados por parte de la Agencia Tributaria.

Los dos objetivos básicos de esta norma son, por un lado intentar cambiar los hábitos de la población en cuanto a cómo cubrir la necesidad de vivienda, y, por otro lado, tratar de luchar contra la economía sumergida que existe en el mundo de los alquileres de verano.

Sin embargo, esta normativa ha dejado sin amparo legal al alquiler de verano. Es decir, la nueva Ley dispone que esos “arrendamientos para usos distintos de vivienda” ya no serán regulados por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), sino que serán las propias Comunidades Autónomas las que regulen esta materia en sus territorios, según sus propios criterios.

En concreto, en Andalucía la normativa existente al respecto es bastante restrictiva y dura en comparación con otras comunidades autónomas. Como ejemplo de esto, en Andalucía, la normativa deja ahora fuera a los que no tengan al menos tres viviendas en el mismo edificio o complejo urbanístico para alquilar. Con eso bastaría para dejar sin posibilidad para alquilar su segunda vivienda a un altísimo porcentaje de propietarios. Y todo ello, en aras de la lucha contra el “intrusismo” y la competencia desleal para los operadores turísticos tradicionales.

Alternativamente, la nueva Ley impone unas medidas restrictivas y de control para este tipo de alquileres de verano, como lo es el que la Agencia Tributaria obliga a las comercializadoras de electricidad a presentar anualmente un documento que incluya los datos de consumo de los hogares. Con ello se persigue estar en posesión de los datos necesarios para poder detectar este tipo de alquileres que no sean declarados.

Lo que dice literalmente la nueva Ley es los siguiente:  “Quedan excluidos del ámbito de aplicación de esta ley: La cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, comercializada o promocionada en canales de oferta turística y realizada con finalidad lucrativa, cuando esté sometida a un régimen específico, derivado de su normativa sectorial.”

Pues bien, al hilo de este enunciado podemos decir que existe terreno para el debate y la interpretación de esta norma, en el sentido de si se puede alquilar una vivienda en vacaciones por parte de un propietario particular. Desde luego pensamos que puede hacerse, pero habrá que diferenciar dos tipos de escenarios. Una cosa es el alquiler por días con fin turístico y otra diferente es el arrendamiento de temporada.
En el primer caso (alquiler por días con fin turístico), se trata de una explotación habitual de alquiler por un profesional de la actividad, que incluye además del alojamiento una serie de servicios complementarios. Realmente, hasta ahora, este tipo de arrendamiento de apartamentos turísticos también se consideraba excluido de la LAU, estando regulados por normas específicas dictadas por los organismos competentes.
En el segundo caso (arrendamientos por temporada), no nos encontramos ante un negocio empresarial ni actividad turística alguna; sino que se trata de una cesión temporal sin ninguna obligación adicional. 
En consecuencia, no parece que esta nueva Ley afecte a las personas que se encuentren en esta última situación descrita. Éstos pueden seguir alquilando viviendas por temporadas, ya sean por un plazo amplio,  o bien por periodos cortos (incluso por días) en el ejercicio de sus derecho como propietarios. Y estos arrendamientos quedan regulados al amparo de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 (LAU).
Si te gustó esta entrada tal vez te interesará leer:
-Nueva obligación para residentes fiscales
-La "famosa" sentencia del TJUE del jueves 14 de marzo

Imagen: Javier Serrano

12 de julio de 2013

Cargas del matrimonio y cargas de la sociedad de gananciales

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado.
Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga
Room in New York, Edward Hopper.
Con respecto al concepto de cargas hemos de diferenciar lo que son cargas de la sociedad de gananciales del 1362 del Código civil  (que podemos definir como cargas del régimen económico matrimonial) de las verdaderas cargas del matrimonio que en puridad son comunes a cualquier régimen económico y a la que han de contribuir ambos cónyuges.

La noción de cargas del matrimonio debe identificarse con la de sostenimiento de la familia, debiendo ser atendidas tales cargas por ambos cónyuges en cuanto abarcan todas las obligaciones y gastos que exija la conservación y adecuado sostenimiento de los bienes del matrimonio y los contraídos en beneficio de la unidad familiar, considerándose también como contribución el trabajo dedicado por uno de los cónyuges para la atención de los hijos comunes (artículo 103-3ª  y 1438 del Código Civil).
Las cargas del matrimonio forman una categoría unitaria donde no se pueden distinguir los gastos individuales de los gastos colectivos en interés de la familia. Son los cónyuges los que definen y configuran, por medio de sus capitulaciones matrimoniales o por pacto tácito o expreso, el modo en que han de contribuir a las cargas o cuales tienen esa consideración atendiendo al proyecto en común, a la posición y circunstancias de la familia, como ha ocurrido en este matrimonio.
En este sentido el artículo 1438 del Código civil, en el régimen de separación de bienes, establece la obligación de ambos cónyuges de contribuir  al sostenimiento de las cargas del matrimonio, y que a falta de convenio lo harán proporcionadamente a sus respectivos recursos económicos.
Señalamos a continuación una relación de sentencias dictadas por nuestra Audiencia provincial en las que se analiza la aplicación del 1438 del CC desde la perspectiva de la  obligación de ambos cónyuges a la contribución a las cargas del matrimonio. 
SAP  Málaga sección quinta bis de fecha 31 de junio de 2003 afirma que:
“y son desconocidos los pactos existente entre ambos en orden al levantamiento de las cargas del matrimonio, dado el régimen de separación de bienes que al parecer regía en el mismo; por tanto la determinación de si el alguna de las partes ha contribuido a dicho levantamiento en más o menos cantidad, o si ha hecho frente en exclusiva a un pago concreto, es cuestión que debe dilucidarse en el ámbito de un procedimiento de liquidación del régimen matrimonial, que determine si algún cónyuge, de acuerdo con las normas que regulan el mismo, ha pagado o contribuido más que el otro, siendo imposible conocer si existe realmente deuda, y mucho menos si esta es exigible; el art. 1438 del código civil, lejos de dejar sin efecto cuanto antecede, lo ratifica, pues en el régimen de separación de bienes cada parte contribuirá al sostenimiento de las cargas del matrimonio conforme a sus respectivos recursos, por tanto, si el demandado entiende que aplicó mayor cantidad a dicho fin que la actora, deberá alegarlo y probarlo en el procedimiento que corresponda que liquide definitivamente los asuntos económicos de su matrimonio, proceso en el que también su exmujer podrá alegar y oponer el pago o contribución a otros menesteres que exceden del contenido concreto que ocupa en la litis
SAP Málaga de 20 de junio de 2005, sección cuarta, afirma que:
“SEPTIMO.-……. Ahora bien, la obligación de asumir tales cargas familiares se mantiene mientras subsista el vínculo matrimonial, con independencia de la fecha en que pudo producirse la separación de hecho de los cónyuges, ya que aún en éste supuesto sigue existiendo el matrimonio y por tanto las obligaciones de éstos, cesando dichas obligaciones recíprocas cuando se extinga el vínculo matrimonial, que sólo produce tales efectos desde el dictado de la sentencia de divorcio a 20 de abril de 1995.”
SAP Málaga sección cuarta de 28 de octubre de 2005, afirma que:
“SEGUNDO.-………., al amparo del art. 1438 del Código Civil, y partiendo de la base, de una parte, que, al margen del régimen económico matrimonial que pudiesen tener las partes, que no ha sido acreditado, todos los gastos y pagos efectuados por tales conceptos tienen naturaleza de cargas del matrimonio, entendidas como aquellas que son provocadas por el consumo de los miembros de la familia no atribuibles a ninguno de ellos en particular, pues se produjeron constante el matrimonio…..”
Por fin, el  Tribunal Supremo, aclaró estos conceptos en la sentencia  de fecha 28 de marzo de 2011, y vino a establecer la siguiente doctrina: “el pago de las cuotas correspondientes a la hipoteca contratada por ambos cónyuges para la adquisición de la propiedad del inmueble destinado a vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y como tal, queda incluida en el art. 1362, 2º CC y no constituye carga del matrimonio a los efectos de lo dispuesto en los arts. 90 y 91 CC.”
Por consiguiente diferenciemos entre cargas del matrimonio y cargas de la sociedad de gananciales con precisión jurídica.
Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:

Imagen inicial tomada de http://www.wikipaintings.org

9 de julio de 2013

La intermediación hipotecaria: ¿es mediación?

Autora: María del Mar Ruiz Torres, abogada y mediadora.
Intermediadora en la Oficina de Intermediación Hipotecaria de Málaga

La intermediación hipotecaria surge ante una necesidad de facilitar el diálogo entre las personas con viviendas hipotecadas con problemas de pago y las entidades financieras, para buscar salidas alternativas a la ejecución hipotecaria. El diálogo entre ellos adolece de muchas dificultades. Por una parte, existe desconocimiento de las posibilidades y opciones, jurídicas y no jurídicas, provocando que el diálogo no sea fluido y, por otra, las personas que pueden ofrecer opciones no se encuentran habitualmente en las sucursales y no se facilita el acceso a éstas.
El intermediador utiliza técnicas mediadoras y sus conocimientos jurídicos. Esto facilita la comunicación. Se ofrecen opciones que benefician al hipotecado, pero también a la entidad financiera, ya que a ésta no siempre le beneficia la ejecución hipotecaria tanto como otras posibilidades. Sin embargo no siempre se han ofrecido alternativas al propio hipotecado ante una situación de impago. La existencia de un tercero que gestiona esa situación conflictiva posibilita el refuerzo del titular de la vivienda hipotecada para equilibrar, dentro de lo posible, su posición ante  la entidad financiera y sitúa el diálogo en un entorno distinto al estrictamente legal o ejecutivo.
La aprobación del RDley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos y de la ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de la deuda y alquiler social ha favorecido y facilitado la intermediación hipotecaria. Para aquellas personas que se encuentran en el umbral de la exclusión social y reúnen el resto de requisitos que el RDley 6/2012 establece es obligatoria la aplicación del Código de Buenas Prácticas Bancarias y la intermediación se facilita. En casos en los que no es obligatoria la aplicación del Código, la presión social y el gran número de viviendas que ya tienen los bancos sin poder vender favorece que afloren soluciones u opciones distintas a la ejecución hipotecaria y que las entidades se planteen la aplicación de medidas alternativas.
La intermediación hipotecaria no es mediación. Sin embargo, existen elementos comunes entre ambos procesos:
  • se utilizan técnicas mediadoras,
  • existe un tercero que gestiona el diálogo entre las dos partes en conflicto,
  • el intermediador no tiene facultad resolutoria
  • y se trabaja en base al interés común.
Los elementos diferenciadores son muchos, pues la intermediación se caracteriza por los siguientes elementos:

  • el intermediador se presenta en auxilio del deudor hipotecario, vela por el interés de éste y permite reducir el desequilibrio existente entre él y la entidad financiera,  
  • la forma de comunicación con la entidad puede ser telefónica, por medio de escritos o de forma directa, sin necesidad de que esté presente la persona titular de la vivienda.
  • asesora al deudor.
  • y propone soluciones a las partes.
La intermediación no es mediación, pero las dos son manifestaciones de la creciente tendencia social a buscar soluciones en base a los intereses comunes, que satisfagan a ambas partes bajo la fórmula “ganar-ganar”, en lugar de “ganar-perder”.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:

5 de julio de 2013

La participación electrónica del ciudadano administrado

Autor: Rubén Fernández Vela
Consultor legal de tecnología y entornos digitales.

La complejidad de los asuntos públicos hace que la mejor forma para resolverlos sea contar con todos los agentes implicados, entre los que los ciudadanos destacan como uno de los principales. Como explica U. Beck, “(...) políticamente hablando, es mucho más responsable y democrático incorporar a una ciudadanía, cada vez más formada y competente, si de verdad queremos gobernar con soltura y tino (...)” Así, una verdadera participación ciudadana en los asuntos de la administración puede convertirse en uno de los mejores remedios para combatir y cambiar el momento actual, no solo de dificultad económica sino, también, de escepticismo e incredulidad fruto de la desconfianza sobre las instituciones que nos representan.

El concepto de “Administración Públicaresulta bastante impreciso al comprender a todas las organizaciones que tienen una función administrativa del Estado. La Constitución contempla una Administración que se desglosa en tres niveles: estatal, autonómico y local. En este último nivel y gracias a las competencias transferidas a los municipios es donde, como ciudadanos, quedamos integrados en su comunidad organizada, somos miembros de ese lugar haciéndonos titulares de responsabilidades y derechos sobre el entorno que lo delimita. Por tanto, se nos debería incentivar y motivar a participar y hacernos sentir implicados. Por supuesto, otorgándonos los medios apropiados, no solo para ello, sino también para que veamos que existe una respuesta por parte de la administración a nuestras acciones, pudiendo comprobar que han sido tenidas en cuenta y han servido para cambiar o mejorar las cosas.

Pero del deber al haber hay un abismo. El problema de la Administración, en los tres niveles, es la absoluta falta de cercanía hacia sus administrados, siendo inexistente un diálogo que es necesario y debe ser constante, teniendo como resultado la unilateralidad de las administraciones a la hora de tomar las decisiones. El único punto de conexión entre ciudadanos y Administración se produce cada mil cuatrocientos sesenta días, esto es, cada cuatro años momento en el que ejercen su derecho al voto.

Prisma de la Conversación: visión de los medios sociales
organizado por cómo la gente usa cada red.
¿Puede el abismo entre administradores y administrados ser eliminado? Sí. Gracias a Internet, la Web, entendida como su servicio estrella, y las Redes Sociales, que pueden hacer que los canales de comunicación entre la ciudadanía y la Administración se conviertan en más fluidos y la participación sea la manera más natural, sencilla y continuada para todos los agentes implicados.
Esta forma de estructurar las relaciones de la Administración-Gobierno con los ciudadanos se conoce como Gobierno Abierto (Open Government). Se trata de administrar y gobernar mediante canales directos entre ciudadanos y administración gracias a Internet. Con esta solución, se consigue un acercamiento de la administración a los ciudadanos -y viceversa- dotándose a éstos de fórmulas de control, participación, toma de decisiones y otros mecanismos en relación a las acciones del Gobierno. De esta manera se hace real el concepto de democracia, gobernar entre todos, sintiéndose cada ciudadano parte de su entorno gracias a ser parte de la administración del mismo.

Es en el ámbito local donde este modelo de Administración permite obtener una mayor vinculación relacional. Se pueden observar hasta tres tipos de “relaciones virtuales” con los ciudadanos: una informativa de la actividad municipal, otra instrumental en la que se incluyen las relaciones sobre los trámites con los ciudadanos y, finalmente, una relación de coproducción entre ciudadano y administración.

La pregunta ahora es, ¿Cómo alcanzar esos niveles de relación y que, además, resulten efectivos? La Administración debe, en los procesos de diseño, desarrollo y evaluación de las políticas públicas realizar una serie de acciones que le permitan, por un lado, mejorar la relación del gobierno con los ciudadanos en la prestación de servicios, facilitando el acceso a las distintas áreas públicas a través de los canales electrónicos, garantizando un acceso seguro a los ciudadanos y volcando los servicios de la Administración en los distintos entornos y plataformas digitales. Por otro lado, será necesaria una renovación de la gestión interna de los Ayuntamientos, diseñando, en su rutina administrativa, fórmulas de integración de los distintos canales de comunicación digital para la tramitación de los procesos internos, desarrollo e implantación de políticas públicas y gestión de los servicios. Finalmente, será esencial fomentar formas de la participación democrática directa, incrementando el grado de implicación ciudadana en la discusión, debate y participación en procesos de decisión de los asuntos que les conciernen, aumentando la transparencia de la acción pública.

Como nueva ágora del siglo XXI, la Web, a través de su enorme potencial, puede elevar los niveles de democracia directa, revitalizándola, convirtiendo a los ciudadanos en agentes activos, responsables y co-constructores de la sociedad a la que pertenecen.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- La conspiración de Redford: democracia y división de poderes
-¡No hay otro momento mejor que este! ( las nuevas competencias del abogado)


Imagen inicial tomada de: http://theconversationprism.com.

2 de julio de 2013

El escenario de la mediación


Trinidad Bernal Samper, en el Colegio de Abogados de Málaga
Trinidad Bernal Samper es experta en emoción, relaciones interpersonales, conflicto y mediación y cuenta con una amplia experiencia en formación. Dirige el centro APSIDE dentro de la Fundación ATYME y es autora de numerosas publicaciones. La más reciente es La mediación en escena. La pasada semana tuvimos el placer de contar con ella en dos talleres que se llevaron a cabo en la Delegación de Marbella primero, y en la sede del Colegio de Abogados en Málaga capital, después. En esta entrada os ofrecemos un breve resumen del taller realizado en Málaga.

El taller  comenzó con la descripción del escenario de la mediación. Es un contexto emocional muy difícil, en el que el mediador debe  cambiar la visión antagónica de la situación que tienen las partes. Hay que cambiar la orientación por la mediación y cambiar la visión antagonista que las partes tienen de la situación. Además hay que fomentar la participación, cambiar el rol: los mediadores no son los protagonistas.

Es necesario el cambio perceptivo, cognitivo y emocional del mediador. En la mediación convergen la respuesta emocional de las partes con la propia respuesta de los mediadores, que puede llegar a condicionar la gestión del conflicto. Es lo que se denomina contaminación emocional. Aquí debe atenderse tanto a la comunicación verbal como a la no verbal, especialmente la respuesta gestual. El mediador puede transmitir su estado de inquietud personal a las partes.

Trinidad Bernal destacó la necesidad de entender el conflicto. Una cosa es la teoría del conflicto (que en principio toda persona dedicada a la mediación conoce) y otra diferente es la práctica. En efecto, en nuestra vida diaria  sí nos alteramos ante un conflicto porque no hemos asimilado internamente que el conflicto es consustancial a la naturaleza humana. Otra tesitura difícil a la que se enfrenta el mediador es la falta de identidad profesional: faltan conocimientos sobre el estatus profesional del mediador.

A lo largo del taller se señalaron varias de las causas que provocan estrés en el mediador.
Relacionadas con las condiciones de trabajo:
  • trabajo en solitario: la falta de retroalimentación influye mucho en los mediadores que están trabajando solos
  • mucho trabajo,
  • temáticas conflictivas,
  • presiones de tiempo,
  • cambios profesionales
  • no remuneración por el trabajo hecho: incertidumbre económica asociada al hecho de estar realizando un trabajo que aún tiene  solidez social
Relacionadas con las circunstancias personales:
  • agotamiento físico y emocional,
  • excesiva responsabilidad por las personas (implicación en los casos)
  • dificultad para abordar el conflicto
  • baja autoestima
  • no saber cortar con el trabajo/desconectar
  • área familiar y social: todo lo relacionado con las circunstancias personales y emocionales (familia, pareja, escasas relaciones sociales...y de ocio). 
Algunas estrategias para enfrentarse a estos problemas serían:
-a nivel laboral: definir competencias y responsabilidades
-estrategias a nivel individual:
  • relajación
  • flexibilizar la mente
  • equilibrio racional-emocional
  • el cuidado de uno mismo: autoconocimiento (identificar los puntos fuertes y débiles). El autoconocimiento es fundamental en la estrategia individual de cuidado del mediador .Los mediadores deben ofrecer credibilidad. Para eso hay que trabajar desde la autenticidad.
La ponente recomendó además algunos ejercicios sencillos que se pueden practicar de forma individual:
  • realizar pausas
  • experimentar sensaciones: centrar la mente en sentir las sensaciones del cuerpo
  • mirarse al espejo
  • un pequeño descanso con música
  • ejercitar el pensamiento positivo
  • practicar la comprensión: preguntar sobre la intención de las personas
Para finalizar, Trinidad Bernal insistió en la necesidad de  divulgar la mediación: si no se conoce, no puede elegirse. Precisamente, en este sentido recomendamos la Guía ¿Conoces la mediación? de la Fundación ATYME.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interesará leer:
- La mediación como alternativa a la rutina procesal.
- Asesoramiento legal: lo barato puede salir caro