13 de junio de 2013

El gran escándalo de las participaciones preferentes

Autor: Gustavo Calero Monereo
Abogado, socio en C&D Solicitors


A finales del año 2008 las Cajas de Ahorro españolas, al igual que los bancos, ya tenían informes contrastados de que los tipos de interés que en ese momento eran elevados bajarían, así como que la burbuja inmobiliaria estaba a punto de estallar y todo ese negocio que las Cajas había llevado a cabo con pingües beneficios en el sector de la construcción a través de préstamos a promotores y concesión de hipotecas a los particulares, estaba a punto de irse al traste. Puesto que el principal negocio en el sector inmobiliario poco más iba a durar, al no poder la Cajas emitir acciones, como los bancos, con el fin de financiarse se “inventaron” la venta de un producto llamado participaciones preferentes.
Podemos definirlas  como emisiones de deuda sin un plazo definido en las cuales la entidad paga una rentabilidad según sus resultados, e incluso puede no dar nada, por lo que a pesar de que se ofertaban con intereses de hasta el 7%, al estar condicionado el pago a los beneficios de la entidad, con la caída del mercado inmobiliario y de las pérdidas de las Cajas, los beneficios fueron nulos. Además por si esto fuera poco, ni tienen derecho a voto, ni están garantizados con el Fondo de Garantía de depósitos el cual cubre hasta 100.000 euros y tienen vencimiento infinito, es decir son perpetuas. La mayoría de los inversores que adquirieron estas participaciones preferentes fueron minoristas, clientes de la propia entidad y la mayoría pensaba que eran similares a un depósito con renta fija. En la mayoría de los casos hablamos de clientes con nula cultura sobre  riesgo financiero, que no arriesgaban en sus ahorros, pues su dinero lo tenían en depósitos a plazo fijo, pero que un día recibieron la llamada de una persona del banco que les convenció de las “bondades” de contratar participaciones preferentes, aunque sin explicarle la mayoría de los contras, seguramente porque ni el propio empleado del banco sabía lo que vendía pues este seguiría las instrucciones de la propia entidad. 
RESULTADO: Hablamos de unas 300.000 personas afectadas por la adquisición de estas participaciones que pueden suponer unos 30.000 millones de euros, aunque probablemente la cifra sea superior. Para que una entidad financiera pueda vender este tipo de producto de alto riesgo, tiene que llevar a cabo la siguientes acciones: estudiar el perfil del inversor y llevar a cabo el llamado test de idoneidad, y es evidente que en la mayoría de estos casos si las entidades hubieran cumplido con sus obligaciones no deberían haber vendido dichas participaciones a la mayoría de los inversores minoristas que las compraron pues estos ni encajaban con el perfil para ese producto ni eran idóneos pues sus ahorros eran limitados y siempre se habían invertido en productos conservadores como depósitos a renta fija. 
Los propietarios de dichas participaciones tienen las siguientes opciones:

a) Acudir al mercado secundario para su venta pero venderían a pérdidas, teniendo en cuenta las actuales circunstancias. 
b) Canjear las mismas por acciones de la entidad (solución dada por la propia Caja de Ahorros), también canjearía a pérdidas, como ha pasado con Bankia hace un par de semanas habiendo perdido estas personas hasta el 70% de lo invertido en dicho canje. 
c) Acudir al arbitraje facilitado por el Gobierno, sinceramente desconfío de los resultados del mimo y el cliente también deberá asumir importantes pérdidas. 
d) Acudir a la vía judicial en vía civil para pedir la nulidad del contrato que sirvió de base para la contratación de las preferentes. Esta es la vía más aconsejable para todos los afectados pues las sentencias que se están conociendo están siendo favorables a los perjudicados y, aunque pueda llevar mayor tiempo recuperar el dinero invertido, el resultado será mucho más favorable.

Como recomendación final, si usted se encuentra dentro de los afectados por este asunto lo mejor que puede hacer es asesorarse antes de tomar una decisión para así estudiar en su caso particular todas sus opciones posibles.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
-Malas noticias, buen cine: V Ciclo de Cine y Derecho

Imagen superior tomada de http://www.resume.liberation.fr

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!