10 de mayo de 2013

Malas noticias, buen cine: V Ciclo de Cine y Derecho

Fernando Grande-Marlaska durante la presentación
El V Ciclo de Cine y Derecho organizado por el Colegio de Abogados de Málaga arrancó ayer de nuevo en el Cine Albéniz  con la presencia de Fernando Grande-Marlaska, presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, como ponente.Queremos agradecer un año más la labor de Francisco Fernández Zurita y Carlos Font Felíu al frente del equipo que trabaja en la organización de este ciclo.
La película elegida para la primera sesión  fue Malas noticias (Too big to fail, Curtis Hanson, 2011). En la trayectoria de Curtis Hanson destacan sobre todo títulos como L.A. Confidential (1997) y Jóvenes prodigiosos (Wonder boys, 2000). La película (producida por HBO y concebida en principio como una mini serie) se basa en el best-seller  de Andrew Ross Sorkin, que participó además en el guión. 
Malas noticias es una película con un ritmo frenético que a lo largo de hora y media cuenta la caída de Lehman Brothers y la gestión de la crisis por parte del Secretario del Tesoro,  Hank Paulson (interpretado por William Hurt). De hecho, la historia muestra una continua negociación entre Paulson y su equipo, por un lado y,  en el otro extremo, los presidentes y directivos de los principales bancos y empresas de servicios financieros del país. Completan el cuadro el Presidente de la Reserva Federal, y los congresistas republicanos y demócratas en el tramo final de la cinta, con el objetivo de dar respaldo legislativo al plan de Paulson y su equipo.  La película se apoya en un reparto coral que combina a viejos conocidos como James Woods,  Bill Pullman, Mathew Modine, Edward Asner (el mítico Lou Grant) interpretando a Warren Buffet, con rostros más jóvenes como Topher Grace o Billy Crudup. 
El título en inglés  “too big to fail” (demasiado grande para fracasar) hace referencia a los bancos y empresas del mercado financiero que se vieron implicadas en el estallido de la crisis de 2008 en Estados Unidos (además de Lehman Brothers Merryll Lynch, Goldman Sachs, Morgan Stanley o la aseguradora AIG, entre otras). Detrás de ese “demasiado grande” se encuentran, como iremos descubriendo a medida que avance la historia los intereses  de los grupos de poder  económico y sus vínculos con todos los estamentos de las instituciones gubernamentales y políticas del país.

Grande-Marlaska insistió en dos conceptos durante el coloquio posterior a la proyección:
  • Desregularización: la ausencia de algún tipo de normativa por parte del Estado que protegiese los derechos de los ciudadanos tanto en la prevención de las conductas abusivas como en la protección frente a las consecuencias que finalmente terminan haciéndose realidad tras los desmanes de las empresas implicadas.
  • Confianza: la necesidad absoluta de generar confianza  para mantener la economía a salvo. Confianza e inyección de capital a los bancos para volver a poner en marcha la concesión de créditos. El Presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke (interpretado con exquisita sutileza por Paul Giamatti, quien fue nominado a un Globo de Oro como mejor actor secundario)  afirma en un momento crítico de la película que la necesidad de generar crédito era absolutamente vital para mover la economía, citando el ejemplo de la Gran Depresión de los años 30. Bernanke, al igual que  otras figuras relevantes, sigue desempeñando su cargo en la actualidad, bajo la administración Obama.
Para Grande-Marlaska, la película hace que nos planteemos qué tipo de sociedad queremos. ¿Podemos regular la economía de mercado?  La economía de mercado es un bien jurídico protegido en el art. 38 de la Constitución, pero no hay que olvidar que los derechos que se ven afectados por ella también gozan de protección constitucional.En la película, vemos como se ofrece una solución, pero ¿hasta cuándo es válida esa solución y cuál es su precio?
Cabe resaltar además la figura del  del presidente del SEC (equivalente a nuestra Comisión Nacional del Mercado de Valores) y su reticencia a participar en la estrategia  emprendida por Paulson. Como se comentó en el coloquio, se cuestiona la diligencia de actuación de este organismo (algo que también se ha planteado en nuestro país, por ejemplo con el caso de las preferentes).
Grande-Marlaska recuperó al final de su intervención las dos ideas que destacó ya en la presentación anterior a la proyección: ¿Cuál debe ser el papel del Estado en la economía? ¿Qué conductas deben ser punibles en este tipo de situaciones?
Además insistió en el importante papel de la prevención, que funcionen realmente los órganos reguladores y de control, y no sólo actuar a posteriori en la represión de dichas conductas. Llamó la atención sobre la importancia de una adecuada labor docente en este sentido. En muchas ocasiones se destacan como positivos los valores o principios de los llamados “tiburones financieros” cuando las cosas van bien. Pero hemos de tener cuidado con ese tipo de modelo.  Es importante recuperar la idea de una ética pública: educar en valores. Esta educación en valores se aplicaría al Derecho mediante la Sociología jurídica.
Nos gustaría destacar igualmente  la idea de responsabilidad, en la que también hizo hincapié Fernando Grande-Marlaska a lo largo de la tarde. Responsabilidad de todos los agentes implicados en la génesis, gestión y solución de la crisis. Y como plantea de forma inquietante la película en su última  escena ¿podemos confiar en que van a cumplir su parte del trato?

Otras películas y documentales relacionados:
  • Inside Job (Charles Ferguson, 2010) (documental)
  • Margin call ( J.C. Chandor, 2011)
  • Enron: los tipos que estafaron a América (Alex Gibney, 2005). Hemos incluido este documental también ya que, aunque se sitúa en un momento anterior a la crisis de 2008, creemos que merece la pena revisarlo por su interés.
 Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!