3 de mayo de 2013

Hipotecas: La "famosa" Sentencia del TJUE del jueves 14 de marzo

Autor: Gustavo Calero Monereo
Abogado, socio en C&D Solicitors


Hace poco más de un mes se creó un gran revuelo en muchos medios de comunicación españoles por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, sentencia que ha tenido su origen en una cuestión prejudicial planteada por el juzgado mercantil nº 3 de Barcelona, a raíz de un procedimiento de ejecución hipotecaria entre un particular y la entidad bancaria La Caixa, que pretende aclarar si la ley española se ajusta a las exigencias de protección del consumidor impuestas por la Directiva 93/13/CEE, dicha directiva se aprobó con el fin de que el consumidor pueda quedar protegido frente a la situación de inferioridad que este tiene respecto a un profesional en la contratación de ciertos servicios.
En síntesis lo que se quería dilucidar ante el TJUE era:
Primero, en relación al proceso civil español en los procedimientos hipotecarios, si la normativa española en los procedimientos de ejecución hipotecaria vulnera dicha Directiva Europea que protege a los consumidores ya que el ejecutado (deudor hipotecario) en España no puede alegar en dicho procedimiento judicial la existencia de una cláusula abusiva en dicho contrato. En España si el deudor hipotecario quiere alegar la existencia de dichas clausulas debe de iniciar otro procedimiento judicial independiente el cual no puede paralizar los efectos del procedimiento hipotecario, es decir que puede darse la situación de que se subaste un bien inmueble por impago de una hipoteca y que ese deudor hipotecario obtuviese una sentencia favorable declarando nulo el contrato de hipoteca que ha acabado con la subasta de su vivienda, ya que no era posible paralizar el procedimiento ejecutivo a pesar de la posibilidad de que el contrato fuese nulo.
Segundo, en relación al fondo del asunto, se intenta aclarar el concepto de cláusula abusiva de la Directiva con el fin de poder valorar si tienen carácter abusivo la clausulas que constituyen el objeto del pleito principal, que es el contrato de hipoteca suscrito entre un particular con una entidad bancaria, siendo estas: el vencimiento anticipado de los contratos de larga duración, la fijación de intereses de demora y el pacto de liquidez, clausulas que son corta y pega (similares) en cualquier contrato de hipoteca que ustedes tengan firmado con su entidad bancaria.
Pues bien a la primera cuestión, el TJUE viene a sentenciar de manera clara e inequívoca que el régimen procesal español menoscaba la efectividad de la protección que pretende garantizar la Directiva ya que:


  • No permite que ninguna alegación en relación a la impugnación de algunas de las clausulas del contrato principal que puedan ser abusivas, sean alegadas en el mismo procedimiento de ejecución hipotecaria, el cual siempre suele acabar con la subasta del inmueble.
  • No permite que el juez que esté conociendo del procedimiento iniciado por el deudor para impugnar las clausulas que entiende abusivas, pueda paralizar el procedimiento hipotecario cuando puedan existir dichas clausulas abusivas en el contrato de hipoteca.

Hay que decir que en virtud de una reiterada jurisprudencia europea, el juez nacional está obligado a apreciar de oficio el carácter abusivo de todas las clausulas contractuales comprendidas en el ámbito de aplicación de la directiva.
A la segunda cuestión, la respuesta dada por el TJUE no es demasiado reveladora, o al menos de manera automática, a efectos de saber si una clausula es abusiva o no pues entiende el Tribunal que el juez nacional es el único competente para interpretar y aplicar el Derecho nacional. Ahora bien dice la sentencia que para determinar si una clausula causa en detrimento de un consumidor un desequilibrio en relación con la entidad bancaria: deben de tenerse en cuenta las normas que existen en derecho nacional si no se hubiese firmado ese acuerdo entre las partes, el juez deberá estudiar si esa clausula deja al consumidor en una situación jurídica menos favorable que la prevista por el Derecho nacional vigente si no existiera dicha clausula. Por ejemplo, si la clausula que establece los intereses de demora en el contrato de hipoteca (normalmente alrededor del 20%) es una excepción y no existe en el derecho nacional un interés legal parecido (por ejemplo el interés de demora aplicable a las operaciones comerciales es del 7,75%) pues tal vez la misma pudiera ser abusiva……¿Blanco y en botella?, juzguen ustedes mismos.
Por último, en relación a cómo va afectar esta sentencia a los procedimientos hipotecarios españoles que hay en marcha y que se puedan iniciar en el futuro, solo decir que al menos ya hay dos resoluciones judiciales en las tres últimas semanas que han declarado nula la hipoteca porque los intereses de demora eran abusivos.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustaría leer:

Imagen inicial tomada de http://www.touteleurope.eu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!