26 de marzo de 2013

La tarjeta como herramienta de venta

Aún en la era digital, nuestra tarjeta es un elemento fundamental para el marketing de nuestro despacho. El impacto que podemos generar en un potencial cliente o futuro colaborador con esta pequeña herramienta no debe subestimarse. La tarjeta forma parte de la imagen de tu despacho y debe ser coherente con la misma. Tu tarjeta dice mucho de ti y de cómo haces los cosas, por lo que merece la pena dedicarle su tiempo a decidir sobre el papel, el diseño y todos los elementos fundamentales a incluir. Además es importante que siempre lleves tarjetas contigo como instrumento para entablar nuevas relaciones profesionales, es clave a la hora de generar una buena impresión y, fundamentalmente, de asegurarte de que se llevan tus datos de contacto. 

Puestos a diseñar tu tarjeta, hay una serie de factores clave a decidir de cara a lograr que cause un impacto en quién la reciba y no pase al montón de tarjetas en el olvido:
  • La calidad del papel. El gramaje o grosor de la tarjeta es un aspecto fundamental, ha de transmitir la idea de calidad, que será asociado a profesionalidad. 
  • El diseño. Plantéate si la tarjeta de un abogado o de una abogada tiene que ser aburrida o anticuada, en la creencia de que la seriedad refleje esa idea de buen hacer profesional. Considera tener un logo propio que identifique tu marca o bien incluir el color en tus tarjetas. Otra opción interesante es imprimirlas a dos caras. ¿Y qué tal decantarse por esquinas redondeadas? Evidentemente todas estas opciones harán que la impresión resulte menos económica, pero tienes que considerar qué imagen quieres que comuniquen de tu despacho y tu trabajo. Es tu primera carta de presentación, una herramienta de venta y sólo esto justifica el que inviertas algo más en su creación.
Aquí tienes un ejemplo de una tarjeta moderna de un abogado en materia de energías renovables, creadas a través de la popular empresa online de tarjetas Moo. Sus características: color, esquinas redondas, impresión a dos caras, diseño modernos y de impacto.
The energy imagery reflects both my practice focus and my enthusiasm for what I do. My tag line, "cases of first impression and last resort" is the common theme running through the wide variety of cases that I handle.    Self-design using www.moo.com

Otro ejemplo curioso y más rompedor, es esta de un abogado matrimonialista (para verla en un tamaño mayor haz clic en la imagen, merece la pena ya que los datos aparecen al rasgar el corazón):
Business card: divorce lawyer
Entre este último ejemplo y la plana tarjeta en blanco y negro, hay todo un mundo de posibilidades. Para ver más modelos en los que inspirarte, puedes acceder a este enlace a Pinterest con múltiples ejemplos.
  • La imprenta. Elige una copistería o imprenta de calidad. Pide que te impriman una prueba de tu tarjeta y no des el OK si el resultado no te convence plenamente. La calidad de las tarjetas de empresas como Moo o El Calotipo transmitirá un mensaje muy positivo sobre tu despacho y tu forma de trabajar.
  • La información a incluir. Además de los datos básicos, plantéate quién es tu potencial clientela para, por ejemplo, decidir si merece la pena traducirla a otros idiomas.
Según fuentes consultadas, la forma más habitual de marketing de un despacho sigue siento el contacto directo con los futuros clientes. La tarjeta, elemento fundamental y diferenciador de tu marca profesional o branding, será sin duda el vehículo que llevará a ese potencial cliente a volver a contactar contigo. Procura que no te ocurra lo de "es que me he quedado sin tarjetas" y aprovecha cada oportunidad para entablar lazos profesionales, transmitiendo a través de tu tarjeta la imagen de tu buen hacer profesional.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustaría leer
- Conoce mejor a tus clientes
- CRM para la gestión de tus clientes
- Buenas prácticas en la gestión del despacho: ¿qué dice tu sala de reuniones de ti?


22 de marzo de 2013

La solución arbitral en las participaciones preferentes

Ángel Yagüe y José Miguel Cabezas durante su ponencia

"Las participaciones preferentes ni son participaciones, ni son preferentes."  Con esta contundente afirmación comenzaba su intervención Ángel Yagüe en la Jornada sobre arbitraje de Consumo y participaciones preferentes, organizada por la Sección de Derecho de Consumo del Colegio de Abogados de Málaga y celebrada el pasado viernes 15 de marzo, coincidiendo con la celebración del Día del Consumidor.
Ángel Yagüe y José Miguel Cabezas, del Instituto Andaluz de Estudios Financieros, dedicaron su ponencia a tratar el controvertido tema de las participaciones preferentes.
El origen de este producto se encuentra en la necesidad de las entidades bancarias de cumplir los Acuerdos de Basilea II, que les exigían demostrar su solvencia. Los bancos (como Banco de Santander o BBVA) pudieron cumplirlo recurriendo a ampliaciones de capital. El problema surgió para las Cajas de Ahorros, que no podían acceder a esos mercados financieros organizados. Las cajas encontraron una vía a través de la Ley de Economía Sostenible, que permitía que participaciones preferentes (préstamos de los usuarios a las Cajas de Ahorro sin fecha de amortización) computasen como  recursos propios de la entidad.
Las cajas se centraron en pequeños ahorradores, mayoritariamente en enclaves rurales, de avanzada edad y que suelen tener sus ahorros en depósitos a plazo fijo.
Durante un breve período de tiempo, el mercado de las preferentes funcionó bien, hasta que empezó a estallar la crisis. Es en ese momento cuando los pequeños ahorradores que eran avalistas de sus hijos intentan disponer de su dinero y se encuentran con que ya no pueden acceder a ellos porque habían invertido en preferentes.
Además se aprueban los Acuerdos Basilea III que cambian los requisitos previamente existentes, lo que supone que las Cajas ya no pueden cumplir con las nuevas exigencias, y el sistema empieza a desmoronarse.
Los ponentes destacaron la responsabilidad de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV en lo sucesivo) por su deficiente labor informativa. El grado de supervisión de la comercialización de las preferentes ha sido muy pobre.
Se trata de un producto complejo, con un difícil grado de recuperación, que se ha vendido al cliente equivocado.
José Miguel Cabezas añadió no obstante que la nueva dirección de la CNMV ha apostado por cambiar esta actitud y mantener una política de información proactiva.  Por eso es tan importante insistir en la formación de los consumidores, como se está empezando a hacer ahora con el nuevo producto de moda, los pagarés.
En el caso de las preferentes se han producido grandes abusos. Uno de los elementos fundamentales a considerar es la concentración del riesgo. Una persona que tradicionalmente ha sido un ahorrador conservador, que ha invertido en depósitos a plazos fijo, de repente invierte todo en preferentes. Detrás de ese cambio y de esa concentración del riesgo, hay una comercialización agresiva por parte de la entidad bancaria. José Miguel Cabezas  pone de manifiesto que incluso se ha despedido a  directores de sucursal por no cumplir con los objetivos de venta de preferentes.
Para José Miguel Cabezas y Ángel Yagüe está claro que el mejor sistema para la solución del problema de las preferentes es el arbitral, aunque se plantean algunas dudas sobre su funcionamiento. La primera, evidente:
¿Quién va a pagar este arbitraje? ¿El FROB? ¿La UE (que ya ha dejado claro que no)?
Como se puso de manifiesto en otros momentos de la Jornada, muchas grandes empresas se muestran reticentes a adherirse a sistemas arbitrales de consumo. Esto ocurre también con algunas entidades bancarias, que son conscientes de que con un arbitraje  en equidad tienen muchas posibilidades de que fallen en su contra.
Las tres entidades que de momento se someten obligatoriamente al arbitraje, según lo establecido por el FROB son Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia.
¿Cómo se accede al arbitraje? Es una carrera de fondo para los afectados, ya que serán seleccionados por una entidad independiente. Cada uno de estos bancos ha contratado los servicios de una consultora externa (por ejemplo, KPMG en el caso de Bankia) que decidirá si se cumplen los requisitos para acceder al arbitraje.
Estos filtros dificultan el acceso del consumidor al arbitraje.
Un segundo filtro es de la Comisión de Seguimiento. La Comisión de Seguimiento ha sido creada y está presidida por la CNMV. En ella participan también el Banco de España, el Instituto Nacional de Consumo  y las Secretarías del Tesoro y Política Financiera.
Otra dificultad es la cantidad de reclamaciones (sólo en Bankia hay aproximadamente  200.000 personas afectadas) frente a los pocos recursos con los que cuenta el Sistema Arbitral de Consumo.
Si el consumidor queda fuera de ese sistema de arbitraje tendrá que acudir a la vía judicial en la que la tendencia es claramente favorable a los preferentistas. Los argumentos jurídicos se basan fundamentalmente en vicio en el consentimiento y en la vulneración de las instrucciones de la Directiva MIFID (sobre Mercados e Instrumentos Financieros).
Para los ponentes, sigue existiendo cierto temor por parte de los consumidores a reclamar a las entidades bancarias.
A pesar de las dificultades expuestas, Ángel Yagüe y José Miguel Cabezas apostaban por la solución arbitral como la mejor para  el caso de las preferentes, ya que la vía judicial es más costosa y más lenta.

ACTUALIZACIÓN: Publicado el Real  Decreto-ley 6/2013, de 22 de marzo, de protección a los titulares de determinados productos de ahorro e inversión y otras medidas de carácter financiero.
 

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:


19 de marzo de 2013

¿Abogacía slow?

En una entrada anterior del blog, titulada "Productividad vs multitarea",  os hablábamos ya del movimiento Slow, una tendencia en aumento a nivel internacional que aboga por dedicarle a las cosas el tiempo que precisan. Este movimiento nació en 1986 en Italia como Slow Food, siendo el objetivo de su fundador, Carlo Petrini, proteger y potenciar el consumo de los productos estacionales, frescos y autóctonos frente a la comida rápida, promover el gusto por la buena mesa, por cocinar de forma sana y dedicar tiempo a nuestras comidas mientras disfrutamos de ellas también socialmente. Desde el Slow food se ha pasado a muchos otros ámbitos. Se crearon así las Slow cities, ciudades cuyos alcaldes abanderaron los postulados de Petrini, creando espacios proclives a un desarrollo desacelerado. En estas ciudades, los centros históricos son espacios peatonales en los que el tráfico y el ruido asociado desaparecen, fomentando el paseo tranquilo. Frente a as grandes superficies se potencia el pequeño comercio local, favoreciendo los productos autóctonos. Hoy se habla de slow work, slow sex o slow schooling... El libro que ya citáramos "Elogio de la lentitud" del periodista canadiense Carl Honoré, hace un buen repaso a los distintos aspectos de nuestra vida (todos, a decir verdad) en los que la cultura de la prisa se ha instalado con fuerza. 
Si enlazamos esta filosofía con nuestra profesión, ¿es posible aplicar sus postulados a la forma de ejercer la abogacía? ¿Es posible una abogacía slow? ¿Qué implicaría ser un abogado slow? El Slow Work se alinea con la idea de que una mayor inversión de tiempo no garantiza una mayor productividad; sino todo lo contrario. ¿Es posible para un abogado hoy en día dejar de hacer las cosas lo más rápido posible?

Hagamos una lista de posibles acciones que permitirían ejercer una abogacía slow y saquemos conclusiones:
  1. El enfoque es la base del Slow Work, dedicar el 100% de nuestra atención a lo que estemos haciendo en cada momento, sea redactar un escrito, atender a un cliente, leer un artículo, etc. Erradicar la multitarea porque hacer varias tareas a la vez es no hacer ninguna bien. Date permiso para hacer lo que tengas que hacer en cada momento, y no estar pensando en todo lo demás por hacer. En resumen: apuesta por una productividad de calidad, pero desacelerada.
  2. Disfrutar con tu trabajo. Si nos concedemos el tiempo necesario para cada tarea, indudablemente disfrutaremos más de ellas, evitando mirar a cada cosa por hacer como algo amenazante en nuestra lista de cosas pendientes.
  3. Evitar las interrupciones. Es difícil concentrarse en algo concreto con tantos reclamos luchando por nuestra atención: whatsapps, emails, llamadas, etc
  4. Descansar frecuentemente para revitalizar la creatividad. 
  5. Seguir nuestro ritmo natural: abordar las tareas complejas durante las horas en las que tenemos más energía y guardar para las horas bajas las tareas más fáciles.
  6. Fomentar relaciones a largo plazo, más valiosas y rentables a la postre que las "ventas" rápidas y dar un servicio mediocre. La calidad es más importante que la cantidad. 
  7. Establecer objetivos claros y priorizar las tareas que mejor ayuden a lograr estos objetivos.
  8. Desconectar de nuestros smartphones y tabletas y respetar nuestros espacios para la familia y los amigos 
Sí, efectivamente, todo cosas que ya sabemos, más fáciles de decir que de hacer en el mundo en el que vivimos, con un culto a la prisa como eje central de nuestro trabajo y nuestras vidas y con un volumen de información constante que hace difícil concentrarse en algo.  Pero hacer las cosas bien, revierte positivamente. Dedicarnos a nuestros clientes marca una diferencia frente a un trato más superficial que no conecta. La pericia profesional se nos presupone, ¿cómo nos podemos diferenciar del resto? Quizá la respuesta esté en practicar una abogacía slow. ¿Qué opinas?

Si te gustó este post, quizás te interese leer:


15 de marzo de 2013

Aula de inglés jurídico (VII): Land law

En esta entrada vamos a referirnos al Derecho inmobiliario inglés, no exento de cierta complejidad de cara a entender alguna de sus figuras jurídicas. De conformidad con éste, existen dos tipos de derechos (two types of estates): freehold y leasehold. Dejando de lado el hecho de que en última instacia todo pertenence a la Corona -si bien sus súbditos desconocen por regla general esta relación con su soberana-, freehold parece claramente corresponder a nuestro derecho de propiedad, tal y como nosotros lo entendemos. Si eres el propietario (freeholder) de un inmueble (premises), lo eres hasta que falleces o decides disponer de dicho bien (until you decide to dispose of it). El concepto que ofrece una mayor dificultad a la hora de entenderlo y tratar de trasladarlo a nuestro ordenamiento para encontrar una equivalencia es el leasehold. En una primera acepción, lease es sinónimo de tenancy agreement, lo cual nos lleva al concepto de arrendamiento. Pero cuando nos encontramos con que alguien "compra un leasehold" por 99 ó 999 años, esta equiparación queda fuera de juego.
Para poder entender mejor esta segunda acepción del leasehold tenemos que referirnos a la propiedad horizontal en el ordenamiento objeto de estudio. Hasta 2004, en que se aprobó la ley de propiedad horizontal (the Commonhold Act was passed)  no existió en Reino Unido una regulación específica de la misma. Tengamos en cuentra que la mayor parte de los ciudadanos británicos viven en casas, no en pisos; pero no es menos cierto que también existen los bloques de viviendas. Esto se regulaba a través de la figura del leasehold. Aparentemente lo que sucede es lo siguiente: el dueño de un terreno que decide construir en él un bloque de pisos (a block of flats) continúa siendo dueño de la superficie, del terreno (ground) y otorga (grants) los leaseholds sobre los pisos por periodos que frecuentemente son de 99 ó 999 años, cobrando a los leaseholders una cantidad por el mantenimiento de las zonas comunes (communal areas) y a veces una renta por el terreno (a ground rent). La explicación más sencilla que podemos encontrar y dar es que el leasehold y el freehold se diferencian fundamentalmente en que el primero tiene siempre un límite temporal (is limited in time), más o menos extenso como vemos. Desconocemos la implantación y penetración que haya podido tener la Commonhold Act de cara a regular la propiedad horizontal.  Como curiosidad, señalar que para comunicarnos con nuestros clientes anglosajones aquí en España, quizá nos interese leer el libro "You and the law in Spain" de David Searl, "la Biblia para los extranjeros en España" según "The Times", y para nosotros una explicación en inglés de nuestro propio sistema que puede resultarnos muy útil. 
Centrándonos en el contrato de arrendamiento (tenancy agreement or lease), podemos distinguir entre arrendamiento de vivienda y para otros usos distintos (residential lease and commercial lease). El tipo de cláusulas que habitualmente se dan en este contrato, y que en inglés suelen ir precedidas por un título son, entre otras: 
  • Partes (parties)
  • Descripción del inmueble (description of premises)
  • Inventario (inventory)
  • Uso (Use of premises)
  • Renta (rent)
  • Duración (term)
  • Forma de pago (method of payment)
  • Disfrute pacífico (quiet enjoyment)
  • Resolución del contrato (termination)
  • Derecho aplicable (Relevant or applicable law)
Interesante, para terminar, hacer una mención a la expresión "AS IS" cuyo uso entendemos equiparable de alguna manera a la expresión española "como cuerpo cierto". En inglés se emplea para indicar que el vendedor no se hace responsable del estado del inmueble, que lo entrega "como está" (in as is condition) y es competencia del comprador saber exáctamente en qué condiciones está el mismo. 


Imagen inicial tomada de www.thesustainablelawblog.com

12 de marzo de 2013

Los derechos del detenido. Directivas europeas vinculantes

Fernando Piernavieja, en VIII Café Criminis

La VIII Edición de Café Criminis, organizada por la Sección de Derecho Penal del Colegio de Abogados de Málaga, tuvo como ponente al abogado Fernando Piernavieja Niembro. Fernando es presidente de la Comisión de Acceso a la Justicia, Derecho Penal y Derechos Humanos del Consejo de la Abogacía Europea.
La ponencia, celebrada el pasado 20 de febrero, analizó los derechos del detenido en el ámbito de la Unión Europea a la luz de las dos principales Directivas que regulan esta materia y que actuaron como ejes de su intervención:
  • la Directiva  2010/64/UE  sobre derecho a  interpretación y  traducción en procesos penales (ya en vigor)
  • y la Directiva 2012/13/UE sobre el derecho a información en los procesos penales (entrará en vigor en 2014, una vez transpuesta)
A modo de introducción, Fernando Piernavieja llamaba la atención sobre el hecho de que el Consejo de la Abogacía es una institución generalmente desconocida, tal vez como reflejo del escaso conocimiento de las instituciones y políticas comunitarias, a pesar de que nos afectan en nuestra vida cotidiana. A continuación pasó a recordar los momentos más importantes en esta evolución legislativa.
En 2009, en Estocolmo, comenzó a fijarse la hoja de ruta de los derechos del detenido. El antecedente inmediato era la Orden europea de detención y entrega, que data de 2002. Para Piernavieja, esta orden limita claramente el derecho de defensa del detenido. En realidad, el germen de toda esta normativa fue la Sentencia Salduz, dictada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2008. En esta sentencia, el Tribunal condenó a Turquía por entender que se había violado el derecho de defensa del sr. Salduz, al que, imputado en vía penal se le había denegado la asistencia a un abogado durante su detención y al que igualmente se le había denegado la comunicación (ante el Tribunal de Casación) del escrito de conclusiones del fiscal.
La legislación española es claramente garantista en esta materia en comparación con el resto de países de la Unión Europea. Sin embargo, hay una gran distancia entre la letra de la ley y su aplicación práctica. Este fenómeno se reproduce en otros países comunitarios. En este sentido, el ponente afirmaba que en España "la auténtica revolución sería el cumplimiento de la ley".
En relación con la primera de las Directivas, ya en vigor, Piernavieja reiteró la importancia de contar con una buena interpretación para garantizar el derecho a la defensa. En esta línea, el ponente puso de manifiesto la difícil situación de la interpretación judicial en España, aspecto que analizamos en este blog en una entrada anterior . Igualmente destacó la dificultad de traducir términos procesales específicos en cada ordenamiento jurídico. De ahí la necesidad de trabajar en la llamada armonización, para que los ciudadanos europeos tengan los mismos derechos.
El Anteproyecto de reforma de la Ley de Enjuiciamiento criminal en España se verá afectado por la transposición y contenido de las dos Directivas citadas. Por eso es absolutamente imprescindible su lectura y estudio por parte de toda la abogacía. La transposición concretamente de la Directiva sobre el derecho a información en los procesos penales afectará por ejemplo al art. 520 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. El ponente insistía en la necesidad de que tanto los letrados como los Colegios hagan "lobby" en los grupos parlamentarios  para que se garantice el derecho de defensa en esta reforma. Cabe recordar que esta reforma se ha articulado en torno al principio de presunción de inocencia.
La Directiva sobre derecho a información recoge lo que Fernando Piernavieja calificó durante su exposición como "verdades del barquero":
  1. Acceso al detenido
  2. Entrevista previa a la declaración policial
  3. Acceso al atestado policial (especialmente importante)
Un aspecto novedoso de la Directiva es la inclusión  de  un Anexo que es un modelo de carta de derechos para el detenido. Lo más importante es que se le entregará por escrito y el detenido podrá conservar el documento durante todo el proceso. En esa carta de derechos ocupa un papel destacado el derecho al acceso a los documentos relacionados con el proceso. Para Piernavieja, entre esos documentos estaría el atestado policial. Esto supondrá que como abogados, llegamos a comisaría, cogemos el atestado,lo estudiamos y es entonces  cuando hablamos con el detenido. Este punto del acceso a los documentos no está incluido en el texto de Anteproyecto de reforma de la Ley de Enjuciamiento Criminal, por eso es importante que en aspectos como este se ejerza presión sobre los grupos parlamentarios en el momento de la transposición.
El ponente presentó al abogado como la primera y la última línea de batalla del derecho a la defensa.  Es importante comprender que si no se interiorizan los principios que se recogen en ellas, estas Directivas se convertirán en papel mojado.
Por último, en esta edición de Café Criminis se trató también la Directiva relativa al derecho de  acceso  a un abogado, que se encuentra  en fase de propuesta. Inicialmente debía formar parte de una Directiva en la que se trataría el derecho a la Asistencia jurídica gratuita, que finalmente se regulará mediante Recomendación. Esto se debe en parte a las grandes diferencias existentes en la regulación de los sistemas de asistencia jurídica gratuita en el seno de los países de la Unión Europea, lo que aumen la dificultad para llegar a un acuerdo.
En la tramitación de la Directiva sobre derecho de acceso a un abogado hay varios puntos de discrepancia fundamentales. Entre ellos:
  • la confidencialidad, defendida por el Consejo de la Abogacía Europea
  • la posibilidad de renuncia a la asistencia letrada en determinados asuntos. De nuevo el Consejo de la Abogacía Europea se ha negado a aceptar este extremo, considerando que en ningún caso se puede renunciar a la asistencia letrada.  
El ponente también adelantó que la comisaria, Vivienne Reding está intentando potenciar la creación de una Oficina del Fiscal Europeo.
Como conclusión, Fernando Piernavieja compartió una reflexión acerca de la situación actual, en la que dijo: " Estamos en la Europa de las naciones, y deberíamos estar en la Europa de los pueblos".
Para saber más y profundizar sobre este tema, os recomendamos la bibliografía  (accesible desde la Biblioteca del Colegio) seleccionada por nuestra compañera de Biblioteca, Alicia López, que podéis consultar en  este enlace.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:

8 de marzo de 2013

El fenómeno coworking en Málaga


En nuestra entrada del mes pasado "Despacho compartido vs coworking" analizábamos las diferencias entre ambas opciones de trabajo, planteábamos el coworking como una posibilidad económica abierta también a los abogados y terminábamos el post prometiendo una futura entrada dedicada a los espacios de coworking existentes actualmente en nuestra provincia. Hemos contactado con los gestores de los distintos espacios para que nos cuenten cómo funcionan, qué disponibilidad tienen y cuál es su principal valor.

Para saber en primer lugar dónde están estos espacios de coworking, sólo tenemos que irnos a la plataforma Coworking Spain, un directorio de todos los existentes en nuestro país, con los cuales se puede contactar a través de la propia plataforma. Cuando introducimos "Málaga" en el buscador, el resultado de la búsqueda nos devuelve cuatro espacios en Málaga, uno en el PTA, dos en Marbella y otro en Fuengirola. De los existentes en la capital, Nido ya no existe y de Diseño Social En Positivo no hemos encontrado ninguna información.
Vamos a describir a continuación   brevemente cada uno de ellos:
MÁLAGA CENTRO
En el centro de la ciudad contamos actualmente con dos espacios de coworking, que son precisamente de los que mejores tarifas ofrecen junto con el de Promálaga en el PTA:
Grupo BAU
Situado en la Calle Victoria, el Grupo Bau ofrece espacios por tan solo 75€/mes. Realmente es un centro de negocios más que un espacio de coworking ya que no desarrolla verdaderamente las actividades propias de la filosofía de coworking, pero es sin duda una opción muy interesante por su precio tan económico que te permite tener tu propia oficina en el centro de la ciudad sin hacer una gran inversión. Cuenta tanto con despachos como con zona diáfana de puestos flexibles. En total 25 puestos (20 fijos y 5 variables). Su gestor, Daniel Megía, nos cuenta que este centro de negocios, que inició su andadura en 2011, ha ido modificando su oferta en atención a las necesidades y circunstancias del momento. Entre sus coworkers cuentan con un perfil variado que va desde un psicólogo a un economista, pasando por una inmobiliaria o un negocio de importación-exportación. Ofrecen también la opción de alquilar salas de reuniones y aulas. Como gran valor de este espacio, su gestor destaca el precio, la ubicación y el estado de las instalaciones. Podéis acceder a su web desde aquí.
The Translation Factory


Espacio de coworking recién abierto este mes de febrero, situado en la plaza del Teatro Cervantes y gestionado por la empresa Educación Digital.  Ubicado en un edificio histórico, dispone de once puestos, de los cuales cinco ya están ocupados pese a su reciente apertura, con perfiles que van desde traductores, a docentes,  pasando por una copywriter y una empresa de marketing online. El precio por un puesto residente es de 130€/mes. Igualmente dispone de una sala de reuniones que se alquila por horas. Sus gestoras se precian de haber creado un espacio con mimo, en el propósito de crear un lugar de trabajo que inspire a los coworkers cada día. Desarrollan una verdadera filosofía de coworking al programar actividades cada mes para fomentar los contactos, el intercambio, la formación y la creatividad. Podéis ver las fotos de este espacio singular y atractivo en su web
MÁLAGA TEATINOS Y PTA
Coworking Teatinos

Sin duda una buena opción para los abogados por su ubicación próxima a la ciudad de la justicia. No hemos logrado comunicarnos con su gestor, por lo que no podemos informar aquí sobre su disponibilidad actual. De la información de su web podemos extraer que ofrecen una gran variedad de tarifas, siendo el precio de un escritorio full time  150€/mes. El perfil de sus coworkers actuales (los que figuran en la web) es fundamentalmente tecnológico (diseño web, community managers, etc). Está ubicado en una urbanización con piscina y paddle y tiene terraza, si bien sus instalaciones parecen quizás menos apropiadas que otras de cara a establecer allí un despacho de abogados.
Coworking Promalaga
Este espectacular espacio de coworking gestionado por Promalaga ofrece un precio fabuloso a cambio de unas instalaciones sin competencia (no en vano su puesta en marcha ha contado con financiación pública). Su ubicación en el PTA puede constituir una ventaja o una desventaja según se mire. Equipado con la última tecnología (se accede por medio de huella digital), dispone tanto de un amplio espacio diáfano (a 100€/mes el puesto) como de pequeñas oficinas (300€/mes), salas de reuniones y aulas. Moderno y funcional, una opción muy recomendable si no te importa tener tu despacho fuera de la ciudad.
MARBELLA
En Marbella en teoría hay dos espacios de coworking, si bien nosotros sólo hemos logrado encontrar y contactar con uno de ellos.

Diweb Cowork Solutions
Ya desde el nombre se puede apreciar que este espacio tiene un enfoque muy tecnológico, pero están abiertos a todo tipo de profesionales. Llevan abiertos tan sólo cinco meses, y de los nueve puestos de que disponen (cuatro fijos y cinco compartidos), el perfil de los cinco coworkers actuales engloba a desarrolladores web, community managers o desarrolladores de apps para móviles. Su gestor, Marcos Quintanilla, buscó crear un lugar en el que surjan sinergias de trabajo y complementarse con otros profesionales. No desarrollan aún actividades de networking y filosofía de coworking propiamente dicha, siendo de momento principalmente una oficina compartida, pero Marcos nos manifiesta su intención de cambiar esto en el futuro próximo. Puedes visitar su web aquí.
FUENGIROLA
En Fuengirola existe un único espacio de coworking, ya completo, lo cual demuestra que es una alternativa intersante para compartir gastos en la ciudad.
Coworking Fuengirola
Lleva un año abierto y tiene todos los puestos cubiertos, con coworkers de un perfil esencialmente tecnológico. Ubicado encima de la estación de autobuses, su precio es 220€/mes. Desarrollan una actividad de encuentro profesional cada dos jueves. Su gestor, Alejandro Oliva, destaca como valor de su espacio el sentirse parte de un equipo y las sinergias de colaboración que se generan entre los miembros de este coworking.  Podéis acceder a la información sobre este espacio desde Coworking Spain, que os llevará a su web de servicios online.

Hasta aquí el repaso prometido. Como podéis ver, desde 75€/mes podéis tener vuestra propia oficina en Málaga. Los espacios de coworking son hoy sinónimo de tendencia y modernidad. Establecerse como abogado/a en uno de ellos supone un ligero cambio de mentalidad, pero también la posibilidad de aprovechar la existencia de perfiles variados para ofertarles nuestros servicios así como beneficiarse de las sinergias de trabajo que se pueden generar cuando el espacio desarrolla una verdadera filosofía de coworking que lo diferencie del despacho compartido de toda la vida.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gustará leer:
-Despacho compartido vs coworking
-Montar un despacho en plena crisis: recursos