2 de noviembre de 2012

¡No hay otro momento mejor que éste! (las nuevas competencias del abogado)



"Si no puedo explicar mi trabajo, es que mi trabajo no es importante”
Groucho Marx, citado por Fernando Bayón




Fernando Bayón Mariné, durante su ponencia
En el marco del 8º Congreso Jurídico de la Abogacía Malagueña,celebrado los pasados 18 y 19 de octubre, la Sección de Gestión de Despachos de nuestro  Colegio propuso la ponencia titulada: “Lo que debes saber y poner en práctica en tu despacho”, a cargo de Fernando Bayón Mariné. Para el título de esta entrada, sin embargo, hemos elegido una frase con la que el ponente motivó a todos los asistentes: ¡no hay otro momento mejor que éste! (para actuar). No nos quedemos paralizados  por la crisis, no permitamos que la prima de riesgo, el rescate, nos paralicen: no los usemos como excusa.

Bayón es Doctor en Derecho y Catedrático de Organización de Empresas y actualmente es el director de la Escuela de Organización Industrial. Es considerado  además  un    pionero del coaching en España, siendo autor de numerosos libros sobre este tema y sobre gestión de recursos humanos.

Desde el inicio de su ponencia, Fernando Bayón advertía que  el  primer concepto que hay que cambiar es el de "nuestros despachos". Como abogados somos emprendedores: “voy a poner un despacho, voy a montar un negocio”. El 98 % de los despachos son pymes. El problema es que  no estamos acostumbrados a gestionarnos a nosotros mismos. En nuestros despachos lo hacemos todo, cosas distintas, esto nos complica la vida: como hemos comentado en otras ocasiones, la dictadura del día a día laboral nos impide planificar y gestionar mejor nuestro trabajo.

Puesto que soy a la vez empresario, personal laboral, administrativo, todo, lo más importante de mi despacho debería ser yo. Deberíamos encontrar tiempo para pensar, para establecer estrategias. Para triunfar el abogado no necesita ser el que más sabe de la Ley Hipotecaria: necesita desarrollar competencias como empresario y como directivo.

No hay que olvidar el contexto en el que vivimos, que para Bayón está dominado por dos elementos: la tecnología y la ausencia de distancias. La distancia ya no existe, ha dejado de ser un factor condicionante precisamente gracias a la tecnología. No podemos negar ninguno de estos elementos y no podemos utilizarlos como límites. Debemos adaptarnos al nuevo entorno que dibujan. Nace un nuevo mundo de relaciones personales: proveedores, clientes, familia.

Como ejemplo de esta necesidad de cambiar y adaptarse a un nuevo entorno, el ponente nos habló del caso de Coca-Cola, que fue durante 60 años la marca más importante del mundo. Sin embargo, en ese momento álgido, decidieron cambiar. No es un cambio radical. Desde hace ocho o diez años, la empresa  está empezando su transformación, cambiar para adaptarse.

Los abogados que se incorporan al actual entorno tienen que distinguirse por sus capacidades y competencias. La capacidad es diferente de la habilidad, subyace a la persona. La habilidad está más relacionada con  la forma de interpretar   las situaciones.

Las competencias "clásicas" del directivo en nuestro país: liderazgo, toma de decisiones, trabajo en equipo. Si nos quedamos en ellas, no avanzaremos. En su intervención, Fernando Bayón sintetizó siete competencias que podríamos llamar “nuevas”:
  1. Visión estratégica global: el objetivo ha de ser un negocio que se mantenga en el tiempo, cambiar la visión a corto plazo del negocio.
  2. Gestión de la incertidumbre: Capacidad de tomar decisiones eficaces en situaciones de riesgo.
  3. Desarrollo y actualización. O te actualizas o mueres. Actualización en gestión de personas, gestión bancaria, no solo en nuestro tema. En este sentido, coincidía con la necesidad que comentaba el magistrado Juan de Dios Camacho Ortega: “El jurista no debe quedarse en el estudio de las actualizaciones legales, en el conocimiento de la última reforma legislativa. Debe ir un paso más allá: estudiando y conociendo otras disciplinas” y de la que nos hicimos eco en una entrada anterior en este blog.
  4. Nuevas Tecnologías: utilizar las TIC: como filosofía y no como herramienta, no debemos quedarnos en el aspecto técnico, sino incorporarlas como parte de nuestra estrategia. La velocidad del siglo XXI es la del clic, no podemos darle la espalda a este hecho. Si no estás en las redes sociales,  no existes. Es un elemento esencial de gestión.
  5. Creatividad: Bayón la destaca especialmente entre las nuevas competencias. Como componentes de la creatividad enumeró:  investigación, innovación, desarrollo, imaginación Lógicamente, la creatividad también tiene sus límites, pero el ponente nos hizo una propuesta: cambiar una sola cosa, pequeña, cada día.
  6.  Diversidad. Para aceptar y gestionar la diversidad tenemos que ser empáticos.
  7. Networking: establecer redes de colaboración en el trabajo. Fernando Bayón incidió especialmente en esta competencia afirmando: “Aunque este solo en mi despacho, tengo que hacer networking, no puedo perder la oportunidad de conectar, relacionarme”. 
Estas son las siete competencias que deberíamos desarrollar como responsables de nuestros negocios.Para concluir, vamos a utilizar este tuit de nuestro compañero Ruiz Rey, abogado presente en la sala, que entendemos resume muy bien el mensaje de la ponencia: "Despertando las conciencias de los abogados, organización y adaptación".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!