8 de noviembre de 2012

El ¿secreto? sumarial: VI Café Criminis



Carlos Larrañaga Junquera
En esta entrada recuperamos la VI edición de Café Criminis, actividad organizada por la Sección de Derecho Penal del Colegio, que  se dedicó al análisis del secreto sumarial.  La ponencia corrió a cargo de Carlos Larrañaga Junquera, abogado  y profesor de Derecho Penal en la Universidad de Málaga.

A modo de introducción, Larrañaga  advertía de que el análisis del secreto sumarial debe realizarse bajo un prisma constitucional.  El centro de su intervención residía en la quiebra del principio acusatorio en nuestro proceso penal, debido al uso indebido del secreto sumarial, como síntoma de una concepción errónea de la labor del juez de instrucción. Carlos Larrañaga comentó además que pensó en el tema del secreto sumarial ante la posible reforma anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

El secreto del sumario está contemplado en dos artículos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: (LECr) arts 301 y 302 . Tal y como está prevista ahora mismo, la prórroga del secreto sumarial queda al arbitrio del juez de instrucción. La jurisprudencia del TC sobre la prórroga del secreto se ha basado en el "valor justicia”. Pero ese valor no es un principio constitucional. No deberíamos olvidar que los derechos fundamentales, en este ámbito, se establecen a favor del imputado.

Otro problema que se plantea son los juicios paralelos. La instrucción es secreta, pero vemos continuamente en la prensa como se habla de procesos de instrucción. En el 301 LECr se contempla  “…las diligencias serán secretas hasta la apertura del juicio oral”.  Este es el llamado secreto subjudice, que es violado casi a diario. Además, hay compañeros que salen en la prensa "comentando la jugada". Ante esto, Larrañaga reclamó una intervención más activa de los Colegios de Abogados, sancionando este tipo de conductas.

Larrañaga afirmaba que  la Ley de Enjuiciamiento Criminal es un texto magnífico, pero se ha "parcheado", creando contradicciones que afectan al imputado. Recomendó la lectura de su Exposición de Motivos a todos los asistentes.

La policía hace un oficio dirigido al juez instructor en el que le da conocimiento de un presunto hecho delictivo. Para Larrañaga, el juez viola el art. 118 LECr (derecho de defensa en los juicios criminales)  al no comunicarlo al abogado. No puede hacerse una instrucción prospectiva: “a ver qué pasa, a ver qué encuentro”.    Una vez demostrado que hay indicios, entonces, y sólo entonces podría limitarse el art. 118 a través del 302 LECr. Sin embargo, en el inicio de la investigación policial se solicitan las escuchas telefónicas, y en ese momento se abre el secreto. Larrañaga cree que esto se debe a cierto "aroma inquisitorial" que tiene el proceso en España. El ponente se planteaba incluso el sentido de la Audiencia Nacional, tribunal especial cuyo origen está en el Tribunal de Orden Público.

Larrañaga destaca que en Málaga hay procesos que llevan años en secreto sumarial, y sin motivación de la prórroga. No hay que olvidar que lo que subyace bajo el secreto es el derecho de defensa.

El instructor es más policía que juez. Pretender que el imputado declare una vez declarado el secreto genera indefensión, para Larrañaga es absolutamente insólito que pretenden que se produzca esa declaración con el secreto activo. Como abogados ¿qué debemos hacer? La opción del ponente es clara: prefiere que su defendido no declare, asumiendo el riesgo de que vaya a prisión.

En el turno de debate, surgió una interesante cuestión: ¿Tenemos posibilidad de ganar si recurrimos el secreto sumarial? Larrañaga aconseja  plantear la nulidad vía cuestiones previas, no recurriendo el auto de declaración del secreto de sumario, debe jugar la garantía del proceso.

Larrañaga concluyó con una pregunta  a los asistentes, que nos gustaría trasladar a nuestros lectores ¿qué les parece que el juicio comience con la declaración del imputado?

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!