29 de noviembre de 2012

¿Por qué tu despacho debe tener una web optimizada para móvil?


Dada la popularidad evidente de los smartphones y tablets, los abogados no deberíamos descuidar tampoco las técnicas de marketing móvil, máxime si tenemos en cuenta las estadísticas y estudios sobre cómo accederemos cada vez más a internet vía dispositivos móviles. Es un  hecho que cada vez más personas emplean su teléfono móvil para navegar por internet y sin embargo las webs tradicionales están diseñadas para verse en el ordenador, no en la pequeña pantalla de tu dispositivo móvil. Si ya es una verdad que no son muchos los despachos que tienen web profesional, igualmente cierto es que muchos menos son los que tienen su web optimizada para el móvil. En el blog de Google podemos leer lo siguiente:
Solo en los dos últimos años, el tráfico de búsqueda en dispositivos móviles se ha multiplicado por cinco. Los clientes buscan tu empresa desde sus teléfonos móviles y necesitas atraerlos con una experiencia para móviles diseñada con la finalidad de realizar tareas desde sus pequeñas pantallas.
Que tu web  se pueda ver desde el móvil, no significa que esté adaptada para móviles. La creación de un sitio web optimizado para móvil debería convertirse, por tanto, en una prioridad para tu despacho. Lo importante es que tu web tenga lo que se denomina un diseño adaptable, de tal manera que se adapte al dispositivo desde el que se visualice, sea ordenador, móvil o tableta. Si aún no tienes página web y la vas a crear (por cierto, haz de esto tu buen propósito para 2013), habla con el diseñador web para que el diseño sea adaptable. Si ya tienes web y no está optimizada para dispositivos móviles, un desarrollador web podrá adaptar tu sitio, obviamente cobrando por este servicio.

¿Cuáles son los beneficios de tener una web optimizada para dispositivos móviles? He aquí una relación de ventajas:
  • Portabilidad y accesibilidad. Todos llevamos nuestro móvil a todas partes hoy en día; incluso volvemos a casa a por él cuando nos lo hemos dejado olvidado. Navegamos por internet desde el móvil y si accedemos a una web incómoda en la que hay que usar los dedos para ampliar y poder leer, la abandonamos pronto. Si quieres mantener una presencia móvil adecuada, tienes que tener una web móvil.
  • Búsquedas desde el móvil. Los smartphones vienen ya equipados con aplicaciones para buscar lo que necesitas desde tu teléfono, como por ejemplo Google search. De esta manera, tus potenciales clientes podrán encontrarte y leerte fácilmente desde sus teléfonos. 
  • Fácil localización. Lógicamente si tu web está adaptada para móvil, será más fácil para tus clientes localizarte y leer tu información sobre servicios y contacto. Se lo tienes que poner fácil o pasarán al siguiente. Imagina que un usuario de móvil quiere saber como llegar a tu despacho, podrá buscarte en tu web y seguir fácilmente las indicaciones con Google maps. Pónselo fácil para que desde tu web enlacen con tu página de Facebook o tu cuenta de Twitter, todo ello desde sus móviles.
  • Posicionamiento en buscadores: En términos de ventajas para el posicionamiento en buscadores, podemos también hablar de cómo puede mejorar incluso nuestro posicionamiento SEO al disponer nuestra web de una versión específica para móviles que mejore la experiencia del usuario en página y la legibilidad. No tenemos que saber de todo, pero hay que tener en cuenta que Google premia tanto tiempos de carga óptimos de una página web como la experiencia del usuario en nuestra página. Tener una web con una versión para móviles aumenta las visitas provenientes de móviles y el tiempo de estancia en la página. 
¿Quieres saber cómo se ve tu web desde el móvil? Puedes hacer la prueba  desde tu smartphone, o, si no tienes uno, puedes probarlo desde esta web que Google pone a nuestra disposición para hacer el test: www.haztuwebmovil.es. ¿Cuál es el veredicto?

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

Imagen inicial tomada de: http://noticias.omdream.com

27 de noviembre de 2012

Patria potestad y custodia: dos conceptos interrelacionados

Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado.
Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga

Breakfast table political argument, Norman Rockwell
En cuestiones de familia, como en cualquier otro ámbito del derecho, los conceptos jurídicos son fundamentales, pues de su conocimiento, de su análisis y de su naturaleza jurídica se  extraerán las consecuencias que cada uno conlleva.

En nuestro derecho tenemos como sabemos dos conceptos, el de patria potestad y el de custodia, que aun siendo similares y complementarios, su contenido es muy distinto,  lo que en muchas ocasiones ha llevado a confundirlos.

La patria potestad es el derecho pleno, entendido como el conjunto de derechos y deberes que la ley confiere a los padres sobre los hijos menores no emancipados, y salvo que se conceda el ejercicio exclusivo a uno de los cónyuges o se prive al otro de la misma, se mantiene la atribución a ambos  progenitores.
 
La custodia, o acción de custodiar, es el cuidado o vigilancia de los menores que están a cargo de una persona o institución, de ahí que las resoluciones que ponen fin a una relación, establezcan que la custodia se atribuya  a uno o a ambos padres.  (La realidad es que sin que se diga nada, la custodia la tienen durante más tiempo el colegio).

La distinción entre ejercicio conjunto de la patria potestad  y atribución del mismo a uno solo de los progenitores viene regulada como sabemos en el artículo 156 del Código Civil, disponiendo para el caso de que vivan separados  que la patria potestad se ejercerá por aquél con quien el hijo conviva, salvo que el Juez determine el ejercicio conjunto.

La confusión es mayor si  añadimos el concepto de guarda y custodia, que se identifica  erróneamente en muchas ocasiones con el del ejercicio de la patria potestad, de manera que en los supuestos en que legalmente tiene atribuido uno de los progenitores la custodia, viene a creerse que el conjunto de decisiones que en el futuro hayan de adoptarse en relación con el hijo menor competen solo a él, olvidando que la patria potestad es y se mantiene compartida con el otro progenitor.

Afortunadamente, ya algunos juzgados en sus autos de medidas y en sentencias de divorcio y separación distinguen qué actos son de guarda y custodia, y por tanto puede realizar uno sin consentimiento del otro, y cuáles son decisiones de patria potestad (cambios de domicilio, cambios o ingreso de centro escolar, determinación de clases extraescolares, actos médicos no urgentes, etc.) y por consiguiente no puede adoptarlas unilateralmente.

Y centrándonos en los traslados de domicilio, había Audiencias que estimaban que el cambio de domicilio era decisión de patria potestad ( AP Tenerife, entro otras) y otras que eran decisiones del progenitor custodia  ( entre ellas la seccion 6 de la AP de Málaga).

Pues como no podía ser de otro modo, el Tribunal Supremo vuelve a sentar doctrina y unificar criterios, y así en la recentísima sentencia de fecha 26 de octubre de 2012, siendo ponente Seijas Quintana, viene a concluir que el cambio de domicilio es una decisión de patria potestad, que a falta de acuerdo ha de ser resuelta por el Juez.
Así nos indica que:
“La ruptura matrimonial deja sin efecto la convivencia y obliga a los progenitores a ponerse de acuerdo para el ejercicio de alguna de estas facultades que traen causa de la patria potestad, entre otra la de fijar el nuevo domicilio y, como consecuencia, el de los hijos que se integran dentro del grupo familiar afectado por la ruptura coincidente por lo general con el de quien ostenta la guarda y custodia. Estamos, sin duda, ante una de las decisiones más importantes que pueden adoptarse en la vida del menor y de la propia familia, que deberá tener sustento en el acuerdo de los progenitores o en la decisión de uno de ellos consentida expresa o tácitamente por el otro, y solo en defecto de este acuerdo corresponde al juez resolver lo que proceda previa identificación de los bienes y derechos en conflicto a fin de poder calibrar de una forma ponderada la necesidad y proporcionalidad de la medida adoptada, sin condicionarla al propio conflicto que motiva la ruptura.
Es cierto que la Constitución Española, en su artículo 19, determina el derecho de los españoles a elegir libremente su residencia, y a salir de España en los términos que la ley establezca. Pero el problema no es este. El problema se suscita sobre la procedencia o improcedencia de pasar la menor a residir en otro lugar, lo que puede comportar un cambio radical tanto de su entorno social como parental, con problemas de adaptación. De afectar el cambio de residencia a los intereses de la menor, que deben de ser preferentemente tutelados, podría conllevar, un cambio de la guarda y custodia.”

Tomemos nota, recordemos que no todo lo que afecte al menor lo decide el custodio y que para todas aquellas decisiones que puedan afectar al menor es preciso contar con el consentimiento del otro progenitor.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

Imagen inicial tomada de www.wikipaintings.org

23 de noviembre de 2012

El concepto de urgencia en vital en las reclamaciones por gastos sanitarios




Autor:  Francisco Damián Vázquez Jiménez, 
vicedecano del Colegio de Abogados de Málaga

El caballo de batalla en las reclamaciones de reintegro de gastos sanitarios y el término más utilizado siempre es el de URGENCIA VITAL, habiéndose suavizado sus exigencias a lo largo del tiempo en base a la jurisprudencia aplicable.
Citemos una sentencia que data del año 1993, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en supuesto de reintegro de gastos sanitarios por problemas de  visión en un ojo, en el que se desestima el recurso interpuesto por la Seguridad Social y da la razón al paciente:
Sentencia 1627/1993, de 16 de Marzo: siguiendo la doctrina jurisprudencial que ha precisado que la expresión "urgencia vital" no debe limitarse a cuando se halle en peligro la propia existencia sino también cuando esa premura influya en algún daño irreparable a la integridad física y siempre que exista imposibilidad de resolverlo con la misma urgencia por los servicios que a tal fin tiene establecidos la Entidad Gestora.
La sentencia del Tribunal Supremo de 25 de marzo de 2004 ( RJ 2004, 2048)  ha tenido ocasión de precisar que el artículo 102.3 de la Ley General de la Seguridad Social ( Texto Refundido de 30 de mayo de 1974 [ RCL 1974, 1482]  , no derogado por el Real Decreto Legislativo 1/1994 [ RCL 1994, 1825]  ) dispone que «las entidades obligadas a prestar asistencia sanitaria no abonarán los gastos que puedan ocasionarse cuando el beneficiario utilice servicios médicos distintos de los que hayan sido asignados, a no ser en los casos que reglamentariamente se determinen». Ese anunciado desarrollo reglamentario se halla en el Real Decreto 63/1995 de 20 de enero, que modificó el Real Decreto 2766/1967 ( RCL 1967, 2236 y RCL 1968, 150)  , que en su artículo 18 contenía normas sobre la materia y que, en su artículo 5.3 señala que «en los casos de asistencia sanitaria urgente, inmediata y de carácter vital, que hayan sido atendidos fuera del Sistema Nacional de la Salud, se reembolsarán los gastos de la misma, una vez comprobado que no se pudieron utilizar oportunamente los servicios de aquel y que no constituye una utilización desviada o abusiva de esta excepción». Norma que tiene una doble finalidad: evitar la elección voluntaria de la medicina privada, orillando inmotivadamente los servicios médicos y hospitalarios públicos y continuar dispensando la protección mediante la correspondiente compensación económica de gastos cuando, en casos de urgente gravedad, el Sistema Nacional de la Salud no hubiera atendido la situación del beneficiar
La jurisprudencia del Tribunal Supremo, interpretando esta normativa, ha definido la urgencia vital como «la existencia de un riesgo inminente de vida o la pérdida de órganos o miembros fundamentales para el desarrollo normal del vivir» ( S. de 6-3-1985 [ RJ 1985, 1285]  ), o «como una situación objetiva de riesgo que se traduce en la imposibilidad de utilizar los servicios sanitarios de la Seguridad Social, porque la tardanza en obtener la asistencia de esos servicios o el hecho de que éstos no estén en condiciones de prestarla en la forma requerida pongan en peligro la vida o curación del enfermo» ( S. de 15-1-1987 [ RJ 1987, 286]  , 22-10-1987 [ RJ 1987, 7186]  ). De tal doctrina se desprende que la expresión urgencia vital no debe limitarse a aquellos casos en que se halle en peligro la propia vida, sino también cuando esa premura influya en algún daño irreparable a la integridad física y siempre que exista la imposibilidad de resolverlo con la misma urgencia por los servicios médicos que a tal fin tiene establecido la Entidad Gestora. La expresión «urgencia vital» implica perentoriedad y supone que la medida terapéutica es inaplazable, hasta el punto de que, cualquier demora determina grave peligro para la integridad del paciente con imposibilidad de utilizar los servicios de la medicina oficial.
El TS en otras sentencias refiere que el reintegro de gastos no sólo procede en casos de urgencia vital, sino también cuando por la inasistencia o el error se pone en peligro la curación definitiva o la vida del paciente.
Por tanto se renueva la doctrina del TS al incluir en el concepto de Urgencia Vital, aquellos supuestos en los que las listas de espera pueden menoscabar la integridad física o corporal del beneficiario de la sanidad pública. La doctrina del TS cobra una nueva perspectiva al anudar el derecho de reembolso a que la intervención en el hospital privado sea inaplazable desde el punto de vista médico, aunque no haya riesgo vital.
 Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
 Imagen inicial tomada de http://redsalud.uc.cl

20 de noviembre de 2012

Nuevos escenarios, nuevos retos

Este fue el título de la presentación de Enrique Dans en el I Congreso de Derecho Digital al que asistimos hace unos meses en el Colegio de Abogados de Barcelona, al que ya hicimos referencia en dos crónicas anteriores en el blog. Continuamos en esta ocasión aplicando parte de lo aprendido en el Congreso para poder extraer enseñanzas prácticas para nuestro despacho.

La ponencia de Enrique fue a nuestro entender muy práctica y directa, planteando en primer lugar cuál es la realidad actual y a continuación qué retos nos plantea la misma de cara a estar presentes en internet; es decir, empezó por definir por un lado el escenario y se centró después en lo que podemos hacer en él.
¿Y cuál es ese escenario? Todos lo conocemos: hay toda una nueva generación educada en conectividad permanente, una generación que se altera cuando no hay wifi, que no navega por internet, sino que no se desconecta.  Para Mark Zuckerberg, creador de Facebook, la privacidad es una anomalía histórica. y va a desaparecer como tal. Sus opiniones han sido tomadas por toda una generación de gente para la que la privacidad ha dejado de importar, una generación para la que si no puedes contar lo que estás viviendo, tu experiencia es incompleta. Y no son unos enfermos ni unos raros, es normal dado el entorno en el que han crecido donde la conectividad está siempre ahí.
Segunda parte del escenario: desde la invención de google, un algoritmo que redefinió la web en su conjunto, cuando pensemos en la web hay que pensar en una web social.  Lo que define si aparecemos en la primera página de Google es el número de enlaces entrantes que tengamos desde otras páginas (es un algoritmo social).  Todo nuestro esfuerzo para estar en la red (y no estarlo, según Dans, es peor que el ostracismo), tiene que ir dirigido a orientarnos en una web social donde todo tu posicionamiento viene condicionado por quien te enlaza. Esto es un importante condicionante.
Otro condicionante es la evolución de la web en su conjunto: de la web 1.0 en la que muy poca gente producía información y lo que hacíamos era leer; a la web 2.0 que genera una caída de las barreras de entrada y en la que  todos podemos producir. Después de Blogger cualquiera puede tener un blog, después de Wordpress cualquiera puede tener una web, después de Facebook cualquiera puede tener presencia en internet y con Twitter esto se consigue simplemente escribiendo mensajes de 140 caracteres.  La web actual es una web con mucha más gente y donde lo que hace esa gente es crear contenido.  Hoy en día crea contenido cualquiera y precisamente cuanto más hay en la red mejor funcionan los algoritmos de búsqueda y mejor encontramos lo que buscamos, algo paradójico. Cualquiera puede ser persona del año de la revista Time, cualquiera puede crear una página y convertirse en centro de atención si lo hace bien. Hoy en día estamos en un entorno conversacional. Este panorama  que se completa con la realidad de que todo lo que hacemos en internet puede ser trazado: es decir, seguido desde su origen.
Este es el entorno en el que tenemos que pensar en una estrategia para nuestro despacho, una estrategia en su conjunto.
Lo primero es el contenido: tenemos que ver qué contenido somos capaces de producir. Esto empieza a su vez por cómo absorbemos y organizamos esos contenidos (RSS, etc). Si leo una web interesante ¿cómo puedo volver luego a ella? Si organizamos mal nuestra absorción de contenidos, mal podremos producir información.  Para producir información  hay que pensar qué temas les pueden resultar interesantes a otros. Si no produces contenidos y otros no lo enlazan, en la web no existes.
Siguiente cuestión: conseguir enlaces, son fundamentales.  Dans nos aconseja: si hablan de ti en un periódico, cuelga ese artículo en pdf en tu web porque el permalink o enlace permanente no quieres que lo tenga el periódico sino tenerlo tú en tu página. Habla sobre ello y conviértelo en un enlace en tu página que capitalice esa atención.
Y a partir de ahí  ver cómo llegar a tu público. En su caso, él escribe todo en su blog, que está sincronizado con su LinkedIn. Después manualmente (son 3 minutos nos dice) lo pone en su Twitter, donde  aparece como enlace acortado y automáticamente le devuelve tráfico. Después lo manda a Facebook, a Google+ y a Pinterest, 3 redes que está viendo si funcionan o no. ¿Cómo lo sabe? Gracias a las métricas.  
Por tanto los tres pasos fundamentales para tu estrategia dado el escenario actual:
  1.  crear contenido, 
  2.  situar bien ese contenido (SEO) y 
  3.  métricas y gestión de comunidad.
Éstos son para él los elementos de una estrategia. Enrique terminó diciendo una verdad fundamental: "si no  estáis listos para esto, os toca poneros las pilas". 
Podéis ver la grabación de la ponencia en Lawyerpress Televisión en este enlace

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:

Imagen incial tomada de Icontexto.blogspot.com