25 de octubre de 2012

La marca personal del abogado


El pasado 19 de octubre estuvimos en el Congreso Emprende Social Media (EmprendeSM) en el cual nos empapamos de espíritu emprendedor y grandes ideas, algunas de las cuales vamos a ir transmitiendo desde el blog. Hoy en concreto vamos a referirnos a la marca personal, eso del personal branding que posiblemente hayáis escuchado mencionar en los distintos medios, y que encaja perfectamente en la esfera del marketing jurídico. Y vamos a trasladar aquí las ideas expresadas por Óscar del Santo en su estupenda presentación, adaptándolas a nuestro contexto profesional y entrelazándolas con otras reflexiones.

Empecemos por recordar que los abogados somos en definitiva emprendedores, esto es algo en lo que siempre insistimos mucho en este blog. Y como tales tenemos dos marcas: la personal y la del despacho. Y tenemos que cultivar las dos. Las dos marcas tienen que trabajar en sincronía, es decir, no se deben contradecir. Además cultivar tu marca personal tiene de bueno que si un día dejas de ser parte de ese despacho, te permitirá ser reconocido igualmente y no ser absorbido por la marca de la empresa/despacho. Porque los clientes, ¿a quién contratan, al abogado o al despacho? En la mayor parte de los despachos (fuera de lo que son las grandes firmas que tienen una clara estrategia de marca), el cliente suele elegir al abogado antes que al despacho. Así, cuando hablamos de coherencia, nos referimos a que esa visibilidad personal no debe dejar en entredicho la profesional. Qué duda cabe que el área de contacto entre lo personal y lo profesional es muy delicada. Y qué duda cabe que lo primero que hacemos hoy en día es buscar a la gente en Google y ver qué información nos devuelve el buscador sobre por ejemplo un posible candidato a integrar nuestro equipo en el despacho o sobre un abogado que un cliente quiera contratar. Razón de más para cuidar esa marca personal. Citando a Miguel Ángel Pérez de la Manga, de Pérez and Partners: 
Los servicios profesionales tienen un alto componente de confianza, esencial en la relación cliente-abogado (no hay cliente si no confía en el abogado), y si el despacho no tiene el tamaño suficiente para que sea la marca quien genere la confianza en los potenciales clientes, serán los abogados quienes la transmitan.

Por lo tanto, es fundamental que diseñemos y cultivemos esa marca personal. Oscar del Santo nos habló de los cuatro ases de la misma: valores, estilo, objetivos y estrategia. Nos insistió en la importancia de nuestros valores, de que estos se reflejen en nuestra marca personal. En resumen, hablamos de coherencia. Pensemos por ejemplo en la foto nuestra que podamos tener en la web del despacho, esa foto puede ya decir tanto de nosotros que es una auténtica pena desaprovechar esa oportunidad. Podemos escatimar gastos en otras áreas, pero nunca en las fotos de la web.
Óscar nos habló de cinco pasos en el establecimiento de la marca personal:
  1. Diseñar una estrategia de networking y redes sociales para conseguir contactos estratégicos de calidad. Esto ha de hacerse permanentemente, tanto offline como online. Lo offline sigue siendo fundamental: se trata de acudir a congresos, impartir seminarios por ejemplo de forma gratuita para determinados colectivos que podamos tener como posibles futuros clientes, etc. 
  2. Establecer tu credibilidad y entusiasmo. Esto es la clave de todo, eres tú quien debe transmitir esos valores y hacerlos creíbles.
  3. Establecerte como referente o experto en tu área (si realmente lo eres, recordemos que esto de la marca personal va sobre ser coherente y transmitirlo). Tan sencillo como tener tu propio blog, compartir información especializada por éste u otros canales, contribuirá indudablemente a posicionarte com referente en tu área de especialidad.
  4. Identificar a los influencers. Aquellas personas que dado el número de seguidores en las redes pueden hablar bien de tí y contribuir a dar difusión a tu trabajo.
  5. Crear un ecosistema a tu medda en redes sociales. Vamos a emplear las redes para ganar visibilidad profesional, estamos de acuerdo, pero ¿todas? Identificar en qué redes y medios te interesa tener presencia y cómo vas a gestionar dicha presencia.¿Para quiénes vas a hablar? ¿Para clientes o para otros abogados?
Si queréis profundizar más en este tema, os recomendamos por ejemplo la lectura del Ebook gratuito de Óscar del Santo: Reputación online para todos que podéis descargar desde aquí.

Si te gustó esta entrada, tal vez te interese leer:
-Buenas prácticas en la gestión del despacho: la hoja de encargo 
-Aula de tecnología para abogados (I): las alertas de Google
-Montar un despacho en plena crisis: recursos

Imagen superior tomada de: http://www.modernicolas.com


2 comentarios:

  1. Muchas gracias por este post, me alegro de que mi ponencia os diera ideas

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Oscar, esperamos poder traerte alguna vez al Colegio para que inspires a nuestros colegiados. Un saludo.

    ResponderEliminar

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!