18 de octubre de 2012

Hijos mayores y alimentos: ni buenos estudiantes ni ninis



Autor: Juan José Reyes Gallur, abogado.
Sección de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Málaga


Todos sabemos que teniendo en cuenta la edad y las actuales condiciones del mercado laboral, se considera conveniente mantener la pensión de alimentos de los hijos mayores de edad hasta terminar la formación, más concretamente la  académica que le permita acceder al mercado de trabajo.

El problema es hasta cuándo. En aras de evitar mantener "sine die" a los hijos mayores de edad, parece beneficioso establecer una limitación temporal con respecto a la obligación de pago de los alimentos, porque de esta forma se crea en el acreedor una motivación para conseguir un estatus económico independiente, y ello  para que se le pueda aplicar la referencia del artículo 142 Civil.

Hay sentencias, que establecen un límite de edad para fijar la causa de extinción de la obligación de alimentos y articulan distintas edades (AP A Coruña, Sec.  1ª, Sentencia de 27 de mayo de 2003. Ponente: Ilmo. Sr. D. Ángel Maria Judel Prieto (29 años); Audiencia Provincial De La Rioja, Sección Única, AC 1998\4585, SENTENCIA de 1-4-1998, núm. 174/1998 ( 27 años)  Audiencia Provincial de Palencia AC 1998\546,SENTENCIA de 24-3-1998, núm. 81/1998.( 26 años); Ap Madrid, Sec. 22, Sentencia de 3 de Julio de 2001.Ponente: Ilmo. Sr. D. Eduardo Hijas Fernández (25 años).

En Aragón, la obligación legal de prestar alimentos a los hijos mayores se extingue al alcanzar éste la edad de 26 años. (Artículo 69 del Decreto Legislativo 1/2011, de 22 de Marzo, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba con el Título de «Código Del Derecho Foral De Aragón», El Texto Refundido de Las Leyes Civiles Aragonesas (Boa Del 29))

Pues bien, tal y como mantiene la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón 11/2011 de 30 de noviembre, basándose en ese criterio legal, se acuerda que, a pesar del maravilloso expediente académico, el padre ya no está obligado a costear más estudios o carreras.

Si nos trasladamos al lado opuesto, es decir, a los que ni estudian ni trabajan, tenemos la reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga, sección sexta, de fecha 19 de julio de 2012, que nos dice, con acertado criterio que: "De la interpretación conjunta de los artículos 142 y 152.5 del Código Civil,  puede concluirse, que si un hijo, ya mayor de edad,  muestra desidia en su formación, es decir, en la dedicación a los estudios necesarios para acceder al mundo laboral,  no finalizando esos estudios en un plazo razonable por no mostrarse lo suficientemente aplicado cual es el caso que nos ocupa, sin duda, cesa la obligación de los padres en orden a los alimentos, ya que no puede imponerse a unos padres que sean víctimas de la mala conducta o inaplicación del hijo".

En esta materia, como casi siempre en el derecho de familia, cada caso ha de obtener una respuesta personalizada, pero no estaría de más adecuar, una vez más el Derecho Común al Derecho Foral, y trasladar las novedades que allí se han introducido, al objeto de dar una mayor seguridad jurídica al justiciable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos aquí tu comentario. ¡Gracias por participar en la conversación!